“’Vinum vita est’ muestra la importancia histórica y la dimensión social del vino en la región”

Julia Yébenes Ciudad Real
Martínez Arroyo (c) durante el recorrido / J. Jurado

Martínez Arroyo (c) durante el recorrido / J. Jurado

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha visitado la exposición que acoge el Museo Provincial de Ciudad Real

La muestra recoge vestigios de la cultura del vino / J. Jurado

La muestra recoge vestigios de la cultura del vino / J. Jurado

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, se ha mostrado orgulloso de haber recorrido la exposición ‘Vinum vita est’, expuesta en el Museo Provincial de Ciudad Real desde hace varios meses, porque está dando a conocer tanto a mayores como a los niños “el significado de lo que representa históricamente el vino en Castilla-La Mancha, desde cuando no existía el nombre pero sí la tierra”.

En declaraciones a lanzadigital ha recordado que el sector vinícola “da trabajo a mucha gente, ha generado mucha mano de obra y es el sustento de muchas familias”, además de ser un resorte para “que esta tierra esté poblada”.

Ha reiterado la importancia de una sector “muy social”, tal y como “se aprecia en la exposición”, que recoge la presencia de viña en la Reconquista y el impulso que dio a la repoblación del territorio de la comarca natural de La Mancha.

Sobre las visitas escolares, Martínez Arroyo, que ha atendido a las explicaciones de José Ignacio de la Torre, director del Museo, ha destacado “los muchos atractivos que tiene” porque les permite conocer “la cultura del vino que viene de antiguo”.  De hecho, ha comentado varios momentos de la muestra que recogen que en el siglo IV antes de Cristo se producía vino en la región, y en el siglo VIII se consumía.

José Ignacio de la Torrre (d) ha ilustrado sobre los detalles de la muestra / J. Jurado

José Ignacio de la Torrre (d) ha ilustrado sobre los detalles de la muestra / J. Jurado

Por ello, se ha mostrado orgulloso “de hacer este recorrido” porque “queda mucho por hacer en una región que no puede entenderse sin el vino”.

250 piezas

La muestra está compuesta por más de 250 piezas arqueológicas y etnográficas originales, procedentes de toda la región, muchas de ellas inéditas, que sirven de hilo conductor tiene como objeto explicar, difundir e impulsar uno de los valores patrimoniales esenciales de Castilla-La Mancha como es el vino.

La exposición propone al visitante un viaje por el tiempo en el cual se muestra, además de la riqueza arqueológica de la región, una historia completa de la vid y el vino en el territorio, desde el origen de su consumo y comercialización en época ibérica, hasta la producción vinícola actual en la región.

La propuesta acoge la evolución cultural del vino en la región a través de los vinos procedentes de las figuras de calidad representados por las nueve Denominaciones de Origen de Castilla-La Mancha y la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vino de la Tierra de Castilla.