El XLI Festival de Almagro apostará por montajes latinoamericanos

Julia Yébenes Ciudad Real
Presentación del nuevo director del Festival de Teatro de Almagro / Lanza

Presentación del nuevo director del Festival de Teatro de Almagro / Lanza

El nuevo director del Festival de Teatro de Almagro, Ignacio García, se enfrenta a la XLI edición del certamen con una mirada integral, artística y logística, para reforzar su proyección internacional y lanzar Almagro como referente mundial de la dramaturgia del Siglo de Oro.

El nuevo director del Festival de Teatro de Almagro, Ignacio García, se enfrenta a la XLI edición del certamen con una mirada integral, artística y logística, para reforzar su proyección internacional y lanzar Almagro como referente mundial de la dramaturgia del Siglo de Oro.

Con vasta cultura sobre los clásicos y gran proverbialidad, García asegura en una entrevista a lanzadigital.com que analizará todos las piezas que estructuran y engrasan un festival destinado a ser el centro neurálgico del pensamiento teatral clásico español, al igual que es Stratford en torno a la figura de Shakespeare o Salzsburgo con la obra de Mozart.

Mantendrá las iniciativas impulsadas por Natalia Menéndez, la anterior directora, enfocados a promover la creación y afición teatral entre los niños y los jóvenes con los certámenes Almagro off y Barroco Infantil, así como ampliará la presencia de montajes de países latinoamericanos “para reflexionar sobre las distintas miradas del teatro en español”.

El teatro es, asegura, en la cultura iberoamericana un elemento “transformador profundo de la sociedad” y por eso su objetivo es mantener “un diálogo con América Latina” no de manera excepcional, sino como “parte de la identidad del festival en los próximos años”.

Mantendrá “un diálogo con América Latina” no de manera excepcional, sino como “parte de la identidad del festival en los próximos años”

Para ello García aportará su propia experiencia profesional, como director de la programación artística en el Festival Internacional de Dramaturgia Contemporánea DramaFest de México, y las colaboraciones habituales con el Teatro Colón de Bogotá, el Gran Teatro Nacional de Perú y la Compañía Nacional de Teatro de México.

“Quiero sumar y atraer proyectos en español con otra visión”, señala este director de escena que siempre “ha vendido” Almagro en el extranjero no sólo con los botes de berenjenas que ha regalado entre colegas y artistas, sino con el cocinado del plato de la hortaliza aliñada “al estilo almagreño”.

Y es que el certamen creado hace 40 años, su misma edad, lo tiene seducido desde hace tiempo, según relata, pues ha tenido un significado “muy especial” en su carrera, tras haber dirigido novedosas puestas en escena, espectáculos operísticos, y donde ha sido autor de bandas sonoras y encargado de producciones de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC).

En lo personal está “ilusionado, alegre y orgulloso” con el nombramiento como máximo gestor del ciclo encajero, ya consolidado y saneado, y aunque últimamente pasaba 10 meses del año fuera de España con sus proyectos de zarzuela o lírica, “ahora me mudo a España”.

García señala que en cuanto a la programación artística aún es pronto para adelantar contenidos, aunque fomentará lazos culturales y artísticos con “montajes y miradas” de otras latitudes.

También auspiciará géneros y estilos “menos transitados” como la poesía satírica o la mística, o aprovechará efemérides de obras de Vicente Espinel, el inventor de la décima.

En el terreno económico, agradece a Menéndez “el trabajo para dejar la deuda a cero”, así como dice que buscará incentivos fiscales, y llamará a empresas privadas para que colaboren, además de ejercer el principio de solidaridad entre países, mientras que en cuanto a la logística, organización y personal mantendrá “una línea continuista”, con algún cambio puntual.

“Mi intención es aunar muchas voluntades y escuchar a todo el mundo: al equipo, a los componentes del patronato y a la gente de Almagro y de su Ayuntamiento, para analizar todo y poder mejorar el festival”, sostiene.

Así, visitará la localidad en unos días para iniciar la “radiografía” del festival.

Sin producción propia

Por otro lado, en su mandato de cinco años no priorizará la producción propia, la espina que le quedó pendiente a Menéndez, pues considera más acertado establecer sinergias “entorno al patrimonio cultural y sus distintas formas de expresión”.

Respecto al público, García implementará medidas para “estimular” la presencia de espectadores de comunidades como Extremadura o La Rioja, cuya asistencia es menor que la de Argentina o México.

Transición no traumática

También pone en valor la “transición no traumática en la dirección del certamen clásico, pues se reunirá con Natalia Menéndez para hacer un traspaso “maduro y constructivo”, ya que “manejamos un patrimonio que no es nuestro”.