Cautela en el BM Alarcos ante un partido decisivo para sellar el play off

Raúl Fernández Ciudad Real
El técnico Javi Márquez y el jugador argentino Martín Molina han hablado en la previa del encuentro

El técnico Javi Márquez y el jugador argentino Martín Molina han hablado en la previa del encuentro

El técnico Javi Márquez recuerda que en la liga "no hay enemigo pequeño" y que será "díficil" ganar este sábado en la pista del colista Ikasa Madrid, triunfo que certificaría matemáticamente el billete para la fase de ascenso a Asobal.

La motivación es máxima en el seno del Vestas BM Alarcos, en donde la plantilla y cuerpo técnico desean ya con ganas que empiece el partido de este sábado, correspondiente a la penúltima jornada de la División de Honor Plata masculina de balonmano. Será en Madrid en donde a partir de las 19 horas (horario unificado para los encuentros con algo en juego), el equipo de Ciudad Real se medirá con el colista de la tabla y ya descendido hace tiempo. El triunfo supondrá seguro certificar la clasificación para el play off de ascenso a Asobal, una oportunidad que, por supuesto, no quiere desaprovechar.

“Seguiremos fieles a nuestro discurso de ir partido a partido. Sí que este tiene esa más trascendencia, pero esta competición nos ha enseñado que no hay enemigo pequeño y que cualquiera puede ganar a cualquiera”, apunta con su habitual prudencia el técnico Javi Márquez, que pide a sus jugadores “la mayor concentración. Vamos a ir allí pensando que será dificil”.

El colista Ikasa BM Madrid hace semanas que selló su descenso, por lo que el míster alarquista teme que “sin presión y sin tensión puedan hacer un buen partido”. En este sentido, ya ha avisado a los suyos de que “no vamos a a ganar el encuentro en el minuto 5. Va a ser un partido que tenemos que ir elaborando, trabajando y adaptarnos a las situaciones. Creo que será igualado, con distintas dinámicas y el que sea paciente se llevará los dos puntos”.

Para este decisivo duelo en el que el BM Alarcos puede sellar el play off de ascenso, dos jugadores arrastran molestias y no han entrenado con normalidad esta semana: el portero Fran Revuelta y el lateral Robert Giménez. Sin embargo, Márquez confía en que puedan ayudar al equipo sobre la pista.

Martín Molina ya tiene el alta médica

El que lo hará seguro será Martín Molina, que el pasado martes recibió el alta médica tras perderse tres encuentros por lesión. El lateral argentino destacó “la motivación” con la que la plantilla afronta este encuentro y coincidió con su entrenador en que “no va a ser fácil el partido. Estamos a un paso de conseguir el objetivo, el equipo está bien, con muchas ganas y vamos a tratar de lograr los dos puntos”, concretó.

Horarios de la penúltima jornada y clasificación