Lanza Digital

El Alarcos sufre mucho para ganar a un gran Caserío en una emocionante final

Alarcos-Caserío

BM ALARCOS

28

BM CASERÍO

27

Roberto Rodríguez, Beret (4), Toni Sarió (1), Lumbreras, Gonzalo Almansa (4), Manu Díaz (3), Asier (2), Javi de la Cruz (1), Martín Molina (5), Jota Serrano (1), Fran Revuelta, Brian Negrete (3), Lewis Parker (3), Álex Plaza, Carlos Fernández y Da Silva (1). Santamaría, Óscar Ruiz, Álex Abad (3), Alberto Ruiz (4), Jaime Torres (1), Óscar Pinilla (5), Velascoin, Aguado, Echevarría (4), Javi Pérez, Prieto (2), Abad, Llopis (3), Pablo Arreaza, Pérez (1), Enrique Torres, Aranda (3) y David Gallego (1).
ÁRBITRO
Manuel Mohedano y Jesús Valencia.
PARCIALES CADA 5 MINUTOS
2-3, 3-7, 5-8, 7-10, 9-11 y 10-15 (descanso); 13-17, 18-19, 21-21, 24-24, 26-25 y 28-27.
INCIDENCIAS
Final del Trofeo Diputación de balonmano disputada en el pabellón Puerta Santa María de Ciudad Real. Buen ambiente de animación en las gradas.

El Vestas BM Alarcos reeditó victoria en el Trofeo Diputación de balonmano. Lo hizo en una gran y emocionante final, porque su rival, el Caserío, de una categoría inferior, plantó más que cara y tuvo buenas opciones de triunfo. Los de Santi Urdiales disputaron un excelente encuentro y llegaron a ir seis arriba justo en el inicio de la segunda parte, aunque los de Márquez reaccionaron después para ganar de un gol (28-27) un duelo que se pudo llevar cualquiera. El derbi de la capital, tres años después, dejó un gran sabor de boca en los aficionados que acudieron pabellón al Puerta Santa María y que, aunque no en gran número, generaron un buen ambiente. Un derbi que, sin duda, dignificó este Trofeo Diputación.

Trofeo_Dipu_subcampeon_(ER)_1

De sobresaliente fue la primera parte del Caserío. El equipo amarillo comenzó con más ímpetu que un Alarcos que a los ocho minutos se encontró cuatro abajo en el marcador (3-7). Los de Santi Urdiales rompían bien la defensa de un conjunto alarquista que, por contra, se mostró fallón y muy acelerado en la ofensiva. Por eso, Javi Márquez tuvo que pedir un tiempo muerto.

Ese parón valió para que el Alarcos redujera a dos la distancia (5-7). Pero el Caserío continuó empujando con fuerza, con desparpajo y con acierto, ante un rival que empezó un poco a desquiciarse (6-10, minuto 19).

La salida en portería de Javi de la Cruz, que anotó un gol desde su área en superioridad, alentó algo más al bloque alarquista, que nuevamente se colocó a dos. Pero un arreón final del Caserío, unido a otro frenazo en seco del ataque rival, colocó la máxima diferencia al descanso (10-15). En la pista no se había visto nada la diferencia de categoría de uno y otro. Es más, el bloque de Urdiales se mostró claramente superior en el juego.

Una acción del partido / Foto: Elena Rosa

Bien comenzó el Caserío la segunda parte, con un gol que le llegó a los seis de ventaja (10-16) y una exclusión rival. Pero después, tras el 11-17 comenzó la remontada del Alarcos, que ajustó su defensa, cerró mejor su portería y comenzó a correr. Con el extremo Gonzalo Almansa, un ex del Caserío, como estandarte en ataque, el Alarcos endosó un 7-1 de parcial para igualar el electrónico a 18. Y después se puso por primera vez por delante en el 13 de la segunda parte. 43 minutos necesitaron los de División de Plata para liderar el marcador (21-20).

A partir de ahí el juego se igualó, con ventajas de un gol para uno y otro bando. Porque el Caserío no se vino abajo y se mantuvo firme sobre la pista. Con 24-24 se entró a falta de nueve minutos y dos goles de Martín Molina llevaron el 26-24. Parecía que podía valer esa ventaja al Alarcos, pero el Caserío, liderado por un gran Óscar Pinilla, MVP del partido, volvió a igualar a cuatro minutos de final.

Óscar Pinilla cuajó un gran partido / Foto. Elena Rosa

Así se entró en el minuto final con 27-27, el Caserío en inferioridad y el BM Alarcos con una posesión. No falló el argentino James Parker, que aunque tocado en la rodilla se elevó para soltar un latigazo y poner el 28-27 a falta de segundos. Hubo tiempo aún para un tiro final de Llopis para el cuadro del Caserío que sacó el meta Fran Revuelta. El Alacos se llevó así un nuevo Trofeo Diputación. Y el Caserío, el orgullo de haber hecho un partidazo sin premio final.

Brian Negrete y Juan Lumbreras recogen el trofeo de campeón / Foto: Elena Rosa