El BM Alarcos dice adiós a la Copa del Rey

Raúl Fernández Ciudad Real
Victoriano Alises lanza tras penetrar en la defensa del Sinfín / Foto: Elena Rosa

Victoriano Alises lanza tras penetrar en la defensa del Sinfín / Foto: Elena Rosa

El equipo de Ciudad Real cede ante el Cantabria Sinfín por 30-33 y se queda apeado en la segunda ronda copera. Los de Javi Márquez, que fue expulsado con cartulina roja y posterior azul, se recompusieron a un mal inicio para llegar igualados hasta el tramo final, en el que los visitantes decidieron el triunfo a su favor.

VESTAS BM ALARCOS
30
CANTABRIA SINFÍN
33
Óscar Ruiz, Gonzalo Almansa, Jota Serrano (2), Eloy Krook (4), Brian Negrete (4), Sergi Mach y Josh da Silva -siete inicial- Kotanidis, César Beret (2), Victoriano Alises (3), Manu Díaz (9), Asier Uraín, Javi de la Cruz, Martín Molina (2), Héctor González (2) y Pepe Mora (2). Mile Mjuskovic, Alejandro Blázquez Barco (1), Ander Torriko (3), Carlos Lastra (5), Ángel Basualdo (4), Jorge Silva (3) y Darko Dimitrieski (5) -siete inicial- Alberto Pla, Sergio Rosa, Leo Alonso (1), Nicolás Zungri (2), José Manuel Herrero Lon, Nacho Vallés (6) y Ángel Iglesias (3).
ÁRBITROS
Soria Fabián y Monjo Ortega.
PARCIALES CADA 5 MINUTOS
1-5, 3-7, 4-9, 7-12, 11-14 y 14-18 (descanso); 17-20, 19-21, 22-24, 26-27, 28-30 y 30-33 (final).
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la segunda ronda de la Copa del Rey, disputado en el pabellón Quijote Arena de Ciudad Real ante unos 600 aficionados, muchos de ellos niños y niñas de las Escuelas de Balonmano de localidades como Bolaños, Malagón, Puertollano, Herencia, Manzanares o Pedro Muñoz, que se desplazaron en autobuses fletados por la Diputación Provincial.

Aficionados en el Quijote Arena / Foto: Elena Rosa

Aficionados en el Quijote Arena / Foto: Elena Rosa

La ilusión del Vestas BM Alarcos por la Copa del Rey se desvaneció este miércoles. No pudo pasar a la tercera ronda el equipo de Ciudad Real al perder por 30-33 frente al Liberbank Cantabria Sinfín, un rival de ASOBAL al que tuteó para rozar la sorpresa. Los alarquistas pelearon hasta el final tras un mal inicio de encuentro que les llevó a un 1-6 en contra. Se recompusieron a base de constancia y lucha, para llevarlo igualado a los últimos minutos, en los que varias decisiones polémicas de los colegiados y el mayor acierto visitante le evitaron avanzar en la competición copera. Ahora, por supuesto, toca centrarse en la liga, lo más importante.

Asier Uraín celebra un gol tras el técnico Javi Márquez / Foto: Elena Rosa

Asier Uraín celebra un gol tras el técnico Javi Márquez / Foto: Elena Rosa

A los tres minutos del partido tuvo que llegar el primer tiempo muerto del técnico local Javi Márquez. El Alarcos había comenzado con muchos problemas para superar la defensa cántabra. ‘Jota’ Serrano ocupó en ataque el puesto de pivote ante las bajas de Lumbreras y Carles Asensio y ni él ni sus compañeros podían romper la barrera de un rival que, con ataques rápidos, se colocó con un 0-3 a favor. Lo dicho, había que parar el partido.

Pasado el minuto 4:30 llegó el primero gol alarquista. El del propio Jota que era entonces el 1-4. El meta Mijuskovic sacó un contraataque claro de Gonzalo Almansa que pudo recortar la distancia y luego siguió la sangría, con un 1-6 para el Sinfín.

Aficionados de la Peña La Batalla / Foto: Elena Rosa

Aficionados de la Peña La Batalla / Foto: Elena Rosa

Dos goles de Brian Negrete, ambos de lujo desde el extremo, acercaron al Alarcos al rival. Pareció entonces asentarse algo más la defensa local, más intensa y agresiva que en el inicio, pero el ataque seguía errático, sin lucidez y con fallos en el lanzamiento. Y eso impedía bajar la ventaja visitante de tres goles. No solo eso, sino que el Sinfín alcanzó su máxima de seis goles jugando, incluso, en inferioridad numérica (4-10, min. 16).

Una mejoría ofensiva y varias paradas de Óscar Ruiz, titular bajo los palos y que fue elegido MVP del partido, permitió una pequeña reacción del Alarcos para colocarse a tres, esa barrera que parecía no poder bajar en ningún momento. Y opciones hubo para ello, pero no lo consiguió, al menos, antes del descanso (14-18).

Óscar Ruiz cuajó un buen partido / Foto: Elena Rosa

Óscar Ruiz cuajó un buen partido / Foto: Elena Rosa

Segunda parte

Con defensa 5-1 apareció el Alarcos en la segunda parte en busca de cambiar algo y equivocar al ataque del Sinfin. Y con eso consiguió en el inicio de la segunda mitad colocarse a dos goles (17-19, min. 34). Había partido, más todavía cuando varios errores en el ataque visitante, ya con el 6-0 defensivo de nuevo, un gol de Eloy Krook dejó el marcador en el 19-20 que alimentaba todavía más la esperanza en la victoria y en el pase de ronda.

El choque entró entonces en un intercambio de goles y también de errores, que mantuvo el electrónico ajustado, siempre con ventajas mínimas para el Sinfín. No terminaba el Alarcos de encontrar el psicológico empate, pero a base de resistencia y de aguantar lo logró a falta de doce minutos (24-24). Y una contra posterior la culminó Manu Díaz, autor de nueves goles en el duelo, para colocar el 25-24 y llevar el delirio al Quijote Arena. Era la primera ventaja a favor en todo el partido.

Una defensa del BM Alarcos / Foto: Elena Rosa

Una defensa del BM Alarcos / Foto: Elena Rosa

El momento fue muy dulce, pero duró poco. Un 0-2 del Sinfín le volvió a colocar por delante y con 26-27 se entró en los últimos diez minutos, en los que el entrenador Javi Márquez fue expulsado con cartulina roja y posterior azul (puede llevar sanción) por protestar una clara falta no señalada a Manu Díaz. Para colmo y con inferioridades, el Sinfín logró llevar la renta dos arriba, poca ventaja que parecía, sin embargo, un mundo y más cuando no erraba sus ataques en esta fase decisiva del encuentro. Esa diferencia la subió más ya en los minutos finales y, aunque Brian Negrete tuvo un lanzamiento para ponerse a uno con tiempo aún, la competición de la Copa del Rey se terminó yendo esta temporada de Ciudad Real con un 30-33 final.