España no despierta tampoco ante Rumanía

Europa Press Nancy
Las Guerreras durante su partido ante Rumanía

Las Guerreras durante su partido ante Rumanía

La selección española femenina de balonmano continuó en su mala dinámica en el Campeonato de Europa que se está disputando en Francia y encajó este martes una nueva derrota al perder por 25-27 ante Rumanía, en un partido donde no pudo sacar partido al mal inicio de su rival.

RUMANÍA
27
ESPAÑA
25
Dedu, Udristioiu, Geiger (2), Buceschi (4), Neagu (7, 2p), Perianu (1), Laslo (1), Ardean-Elisea (2), Pintea (6), Florica (3), Bacaoanu, Chiper (1) y Dragut. Silvia Navarro, Mercedes Castellanos, Carmen Martín (3, 1p), Eli Cesáreo, Sara Gil, Paula García, Nerea Pena (5), Lara González, Soledad López (1), Alicia Fernández (5), Ana Isabel Martínez, Almudena Rodríguez, Ainhoa Hernández (4), Paula Valdivia y Mireya González (6)
ÁRBITRAS
Ana Vranes y Marlis Wenninger (AUT). Excluyeron a Perianu (2) y a Florica por Rumanía, y a Almudena Rodríguez, Carmen Martín, Eli Cesáreo por España.
PARCIALES CADA 5 MINUTOS
3-1, 5-1, 7-3, 9-6, 11-8, 12-10 –descanso–; 14-12, 15-14, 17-17, 19-21, 22-24 y 25-27
INCIDENCIAS
Partido correspondiente al segundo partido del Grupo II de la segunda fase del Campeonato Europeo de Balonmano Femenino celebrado en el Palacio de los Deportes Jean Weille.

Ya eliminadas de la pelea por las medallas, las de Carlos Viver no pudieron contra las de Ambros Martín, que se jugaban sus opciones de entrar en la pelea por las medallas y que en la segunda mitad mejoraron tras unos primeros 30 minutos plenos de errores para endosar la cuarta derrota seguida a unas ‘Guerreras’ que siguen sin levantar cabeza y que tratarán de despedirse del torneo ganando este miércoles a Noruega, su ‘bestia negra’.

Poco rédito sacó España a la mala primera parte de su rival, todo un carrusel de pérdidas (13), sin contar con la mejor versión de su líder, una Cristina Neagu bien detenida por la defensa de Carlos Viver, pero que al descanso mantenía sus opciones en un partido.

La puesta en escena fue prometedora tras los dos últimos encuentros ante Hungría y Alemania yendo a remolque muy pronto. En esta ocasión, el equipo de Ambros Martín, el que más se jugaba, no salió ‘enchufado’ y se enredó en la defensa rival. Sin encontrar el lanzamiento de su estrella ni a Buceschi, Rumanía se quedó sin poder ofensivo, mientras que en el combinado nacional, Alicia Fernández dirigía con acierto las operaciones ofensivas.

El 5-1 inicial obligo al seleccionador rumano a parar el partido, pero no tuvo demasiado éxito y España continuó con el mando hasta que su lastre en el torneo, las pérdidas, hicieron acto de aparición. Rumanía no lo desaprovechó y logró apretar el marcador (8-6). Viver paró el choque y el arreón final de Fernández con dos goles seguidos (12-8) no tuvo premio al descanso (12-10).

RUMANÍA ENDURECE LA DEFENSA

Las rumanas elevaron su tono defensivo tras la reanudación y el ataque español comenzó a atascarse. Los goles caían con cuentagotas en ambos lados y eso mantenía a las ‘Guerreras’ con la iniciativa, aunque acechadas por su rival donde Neagu era más protagonista y terminaba por poner las tablas con un siete metros (15-15).

El combinado nacional sufría en ataque y sus ocho minutos sin anotar la ponían por detrás por primera vez en todo el encuentro. Carmen Martín y Silvia Navarro acudían al rescate en este primer complicado momento, pero, sin soluciones ofensivas desde la primera línea, el panorama se ensombreció con un duro 0-4 de parcial de las de Ambros Martín (17-20) donde Pintea hacía mucho daño con su corpulencia en la zona de pivote.

España intentó agarrarse al partido (20-21), y aunque no pudo corregir sus errores ofensivos, pudo entrar en la recta decisiva con opciones (22-24, min.55) y en superioridad. Sin embargo, Rumanía jugó con paciencia e impuso su mayor necesidad de victoria.