Nadie quiere perderse el partido ante el Ikasa

Francisco J. Otero Ciudad Real
Martín Molina intenta anotar ante César Díaz/ E. Rosa

Martín Molina intenta anotar ante César Díaz/ E. Rosa

El Alarcos tiene varios tocados, pero todos podrían llegar para un choque que puede valer un play off.

El BM Alarcos puede sacar este sábado el billete para el play off de ascenso a ASOBAL. Lo hará si consigue la victoria en Madrid, ante un Ikasa colista, descendido hace tiempo y que suma diez derrotas consecutivas. Vamos, que el Alarcos lo tiene todo a favor para regresar de Madrid con una enorme sonrisa dibujada en el rostro y una fiesta en el autobús. Nadie quiere perderse el partido y lo que venga después, si es que el equipo de Javier Márquez resuelve el choque como espera. La Batalla ha organizado un viaje para que los jugadores y el cuerpo técnico no estén solos.

Tampoco los lesionados y tocados quieren perderse el choque. En este sentido, todas las miradas se centran en tres hombres.

El primero es el lateral argentino Martín Molina, cuya lesión muscular le ha mantenido apartado del equipo las últimas jornadas, pero que esta semana ha empezado a entrenar con el grupo y va cogiendo ritmo. El cuerpo técnico espera que pueda entrar en la convocatoria para ir teniendo minutos.

El  segundo es el primera línea Róber Giménez, que en Aranda terminó con molestias en el aductor. El equipo también confía en que pueda estar listo el sábado.

Y el último es el meta Fran Revuelta, que terminó el choque contra el equipo burgalés con unas molestias en el codo que en principio no parecen importantes y que le permitirán defender la portería ciudadreleña, si no ocurre nada raro.

Horarios y clasificación