Santi Urdiales: “Nuestra casa tiene que ser un fortín, hay que darle una alegría a los nuestros”

Menchu Jiménez Ciudad Real
Martín Llopis y Santi Urdiales ante los medios/Elena

Martín Llopis y Santi Urdiales ante los medios/Elena

El BM Caserío quiere seguir con la línea de partido que le dio la victoria ante el Benalmádena (27-34) la pasada jornada y ganar en casa al Club Balonmano Villafanca Extremadura.

Este domingo 2 de diciembre a las 12:00 horas tiene lugar el encuentro de la undécima jornada de Primera Nacional entre el BM Caserío de Ciudad Real y el Club Balonmano Villafanca Extremadura en el pabellón Quijote Arenas. Este fin de semana el equipo de Ciudad Real tiene la oportunidad de enlazar una racha de buenos resultados, el conjunto extremeño solo ha ganado dos encuentros de las diez jornadas disputadas.

El conjunto de Santi Urdiales viene de ganar al Benalmádena por 27-34, después de perder cuatro jornadas consecutivas. “Veníamos de una situación muy complicada y probablemente sea uno de los partidos más complicados que hemos ganado como Caserío por la mochila de las derrotas, la ansiedad y el madrugón”, asegura el técnico cántabro. Urdiales se muestra optimista con esta victoria porque  “se vieron mejoras en la precipitación, en las pérdidas que habíamos recalcado que teníamos que mejorar”.

Respecto al Club Balonmano Villafanca Extremadura, que ocupa los últimos puestos de la tabla, Urdiales sabe que en esta liga cualquier equipo puede ganar, y por ello, afirma el técnico, “tenemos que seguir con la línea que hicimos con el Benalmádena, de no precipitarnos tanto. Hemos tratado de bajar un poco el nivel de contraataque de velocidad, de ataque, de ser más pacientes, de leer mejor el partido para no entrar en esas crisis”.

En cuanto a su equipo, el técnico quiere volver a su seña de identidad, “tener un poco más de paciencia, un poco menos de velocidad, tratar de construir otra vez, y sobre todo lo que nos preocupa es el tema defensivo que seguimos estando no al nivel que queremos”. Por otro lado, Urdiales desea que en el partido contra los extremeños “nuestra casa tiene que ser un fortín, ya hemos perdido tres veces y hay que darle una alegría a los nuestros”.

Por otra parte, Martín Llopis, que fue jugador del Club Balonmano Villafanca Extremadura, quiso comentar sus impresiones al recibir a un equipo que conoce bien, “un partido contra muchos amigos, será un partido especial para mí”, y asegura que el partido va a ser duro porque “el  Villafanca siempre plantea un partido muy fuerte en defensa y son muy rocosos. Pero haciendo un partido como el que hicimos el otro día en Málaga le podemos poner en bastantes problemas”.

Por último, cabe destacar que el conjunto capitalino tiene la baja de Kike Torres debido a una rotura parcial del ligamento cruzado.