Subcampeón con orgullo

Chino celebra el empate a uno anotado de penalti / Foto: RFEF

Chino celebra el empate a uno anotado de penalti / Foto: RFEF

El Viña Albali Valdepeñas se queda a un gol del título al empatar la final con Movistar Inter (3-3), un resultado que por su primer puesto en la liga regular sirvió a los madrileños para sumar su 14º entorchado.

MOVISTAR INTER
3
VIÑA ALBALI VALDEPEÑAS
3
Jesús Herrero, Pola, Borja, Pito y Ortiz -cinco inicial- Humberto, Bebe, Raya, Jon, Bruno, Marlon, Elisandro, Ricardinho y Álex (p.s.). Edu Sousa, José Ruiz, Chino, Cainan y Pablo Ibarra -cinco inicial- Catela, Juanan, Manu García, Dani Santos, Terry, Buitre, Nano, Rafa Rato y Coro (p.s.).
ÁRBITROS
Aitor Felipe Madorrán y David Urdanoz Apezteguia. Amarilla a Elisandro, Pito por el Movistar Inter; a José Ruiz, Nano, Dani Santos, por Valdepeñas.
GOLES
1-0 (1′) Pito. 1-1 (9′) Chino, de penalti. 2-1 (18′) Borja. 3-1 (20′) Pito. 3-2 (27′) Cainan. 3-3 (39′) Dani Santos.
INCIDENCIAS
Final del play off por el título de Liga de Primera División, disputada a puerta cerrada en el pabellón Martín Carpena de Málaga.

Lamentablemente la historia se repitió en el pabellón Martín Carpena. Volvió a llevarse el Viña Albali Valdepeñas todos los elogios del fútbol sala nacional, pero no pudo levantar el gran título, esta vez el de la Liga después de ceder también hace más de tres meses en la Copa. Con orgullo, cabeza alta y a solo un gol para romper el empate final acabó el conjunto de David Ramos el choque más importante de su historia, pero que finalizó de nuevo con el sabor agrio de un empate favorable al Movistar Inter por su condición de primero en la liga regular (3-3), en una oportunidad única para escribir el mejor capítulo. Grandioso ha sido lo que han hecho los azulones otra vez, que hace dos temporadas peleaban en Segunda División, la pasada lo hizo en Primera para luchar por la permanencia hasta la última jornada y ahora son los subcampeones de la mejor liga del mundo. Esto era impensable, casi utópico, pero es real. Cierto que ahora mismo la sensación es dura por la pérdida de una final y solo queda ese regusto amargo. Pero lo firmado quedará en la historia de un equipo llamado a escribir todavía más letras victoriosas en el futuro.

El verdugo fue el Movistar Inter, que se quedó así con un 14º entorchado. Lo hizo con el empate que le servía en una final que Valdepeñas peleó hasta el último segundo, como siempre hace, y que tuvo la posibilidad de ganar de nuevo a la épica, después de un primer periodo en el que el rival se marchó ganando por 3-1. En este resultado fue clave el minuto final antes del descanso, en el que los de Tino Pérez marcaron dos goles. Luego los vinateros empujaron con fuerza, apenas dejaron jugar al rival y llegaron a empatar a 1:10 para el final. En esa vida que quedaba no pudo llegar el gol que faltó para el título.

Por eso la rabia es todavía mayor al haberlo tenido tan cerca, a tiro, a un pequeño paso para la gesta que volvió a tener cruz en la segunda final de la temporada. El «We are the Champions» sonó para coronar al Inter. Pero el Viña Albali es también un campeón. Y así lo sabe todo el fútbol sala nacional y puede que el europeo, a expensas de lograr la plaza si Barcelona o ElPozo no ganan en octubre esa Final Four de la Champion.

_2RS7615

_2RS7615

El partido

Mal comenzó el encuentro. Al minuto y medio en una estrategia Pito hizo el 1-0 al empujar un balón de saque de banda. Cuesta arriba se ponía de inicio una final en la que el empate valía a los madrileños, que pudieron hacer el segundo en un balón claro de Borja que envió fuera.

Pito bate a Edu Sousa / Foto: RFEF

Pito bate a Edu Sousa / Foto: RFEF

Catela probó por primera vez a Jesús Herrero. Había que meterse en el choque. Después Chino tuvo otra franca que volvió a sacar el meta rival. Mejoraba el Valdepeñas con las rotaciones e Inter ya no estaba cómodo.

Insistía el Viña Albali con algún susto del conjunto madrileño, en el que Edu Sousa tenía que intervenir con acierto poco antes del empate: una gran acción colectiva acabó en un penalti sobre Cainan que revisó el soporte tecnológico por la posibilidad de ser fuera. Chino puso el 1-1 de la ilusión.

Nano trata de robar el balón a Borja / Foto: RFEF

Nano trata de robar el balón a Borja / Foto: RFEF

Más metido estaba el equipo de David Ramos, que rozó el gol con una acción de Chino que salió rasita y pegada al palo. Cainan tuvo un mano a mano con Jesús Herrero que sacó el portero. Valdepeñas con juego colectivo dominaba a un Inter a base de individualidades. Era el momento de los vinateros, que tuvo que parar Tino Pérez, el técnico adversario, con un tiempo muerto.

Rafa Rato tuvo el segundo gol cantado que echó fuera. Respondió con idéntico resultado Humberto en la portería contraria. Se igualó más el juego en el tramo final y a falta de 1:50 David Ramos paró el encuentro. Después llegaron dos palos gordos antes del descanso que resultaron claves en el partido. Primero con el 2-1, una gran diagonal que cabeceó Pito para que Borja batiera Edu. Luego el segundo, cuando ambos jugadores intercambiaron papeles para finalizar Pito una contra a falta de tres segundos. Con el 3-1 en contra se llegó el descanso. Estaba el duelo complicado, aunque Valdepeñas nunca se rinde.

José Ruiz tapa a Pito / Foto: RFEF

José Ruiz tapa a Pito / Foto: RFEF

Segunda parte

Había que acortar pronto la ventaja en la segunda parte. Lo intentó el Valdepeñas a base de tiros lejanos que no encontraban el gol. Apretaban los ‘rosas’ con insistencia, empujaba toda la localidad vinatera, pero resistía sin encajar el Movistar Inter.

No dejaban resquicios los de Torrejón. Hasta que Cainan, en un tiro de falta desde la frontal, soltó un zapatazo para recortar al 3-2. Quedaban más de 12 minutos, todo un mundo para otra épica.

Cainan festeja su gol / Foto: RFEF

Cainan festeja su gol / Foto: RFEF

Juanan se chocó con el palo a falta de 10. Seguía y seguía sin parar Valdepeñas hacia arriba. Dos goles necesitaba para el título y así se entró en los últimos cinco minutos. Pocos segundos después Dani Santos salió de portero jugador. Había ya que ir a por todas.

El propio Dani Santos empató a 1:10 para el final. Se podía. Valdepeñas lo intentó hasta el último segundo, pero el sueño se esfumó de nuevo. A un gol se quedó del título. Da igual, ellos también son campeones, aunque ahora el sabor fue muy amargo, pero el orgullo que se quedó volvió a ser muy grande.