A por el sueño del ascenso

Chicastro Villarrubia de los Ojos
Celebración del Villarrubia de la clasificación para la eliminatoria final / Foto: Dxt campeón

Celebración del Villarrubia de la clasificación para la eliminatoria final / Foto: Dxt campeón

El Formac Villarrubia viaja a Matapiñonera para encarrilar el sueño del ascenso. En frente estará un poderoso Alcobendas Sport que solo piensa en la categoría de bronce.

Once meses después, el sueño del Formac Villarrubia está más cerca de la realidad. Después de nadar un largo océano en forma de sesiones de trabajo, viajes y partidos, el equipo de Javi Sánchez quiere llegar a la otra orilla para hacer historia y plantarse en la categoría de bronce del fútbol español. Y es que a estas alturas de la película no hay rival grande ni pequeño. Ni favoritos ni menos favoritos. Ni tapados ni cenicientas. Llegados a la ronda final, dieciocho equipos luchan por un sueño de bronce en el que solo quedarán nueve.

Este domingo, a partir de las 11:30 de la mañana, el Formac Villarrubia viaja a Matapiñonera para medirse al Alcobendas Sport, un equipo que apeó en primera ronda a La Hoya de Lorca y que se quitó de un plumazo a todo un gallito como el Zamora. Por su parte, el equipo blanquiazul, que no gana fuera de casa desde el pasado 18 de abril, ha dejado en el camino a dos equipos como Coria y Bergantiños que, a pesar de no tener demasiado nombre, tuvo que tirar de sangre, sudor y lágrimas para llegar a la gran final.

A punto de llegar al mes de julio, las piernas están cansadas en el Formac Villarrubia, pero la ilusión de un pueblo y las ganas de un equipo por seguir haciendo historia, mantienen el motor a toda mecha.

En el capítulo de bajas, Charlie se perderá el encuentro por su lesión en el talón de Aquiles. Además, Nando Copete, que apenas se ha ejercitado, piensa más en el partido de vuelta. Por si acaso, Juanma Barbero afila el cuchillo para volver a hacer historia como ya lo hiciera hace un año en las filas del Don Benito.

En frente estará un Alcobendas que llega a la cita con todo salvo con la duda de Barca, un delantero que, junto a Roberto o Arribas son lo más peligroso del equipo madrileño. En este sentido, se espera una eliminatoria igualada, que se definirá por pequeños detalles y donde el que menos se equivoque tendrá muchas papeletas para plantarse en Segunda B.

“La semana ha ido bien, con muchas ganas y mucha ilusión, pero sobre todo, con ganas de competir y disfrutar. Estamos cansados de entrenar pero la ilusión nos mantiene y no nos podemos quedar aquí, queremos subir. No nos escondemos a la hora de reconocerlo”, subrayaba Javi Sánchez en la previa del encuentro.

En cuanto al rival, el técnico toledano, que ya jugó hace quince años en Matapiñonera en las filas el Sanse, aseguraba que “Madrid tiene mucho nivel y sabemos que va a ser difícil”, pero matizaba que “es un campo grande, con poca presión y lo mejor de todo es que la afición va a estar a nuestro favor”. Con todo ello, vaticinaba “una eliminatoria muy igualada, más parecida al Coria que a la del Bergantiños, pero en cualquier caso, nos hemos hecho respetar”.

Por último, no dudaba en señalar que “nuestro objetivo es ganar. Luego pasará lo que tenga que pasar, pero vamos a por todas y a ganar”.

Afición, divino tesoro

Mientras tanto, la expedición del Formac Villarrubia partía este sábado hacia la capital de España justo después de comer. Además, el club ha fletado 9 autobuses más otros cuantos que viajarán en coches particulares. Con todo esto, se espera que en torno a 900 aficionados del Villarrubia se den cita en Matapiñonera para arropar al equipo de cara a conseguir el sueño del ascenso.