Almarcha se rompe el tendón de Aquiles

Aurelio Maroto La Solana
Almarcha, en un partido con el CF La Solana / Foto: La Gaceta

Almarcha, en un partido con el CF La Solana / Foto: La Gaceta

El centrocampista del CF La Solana sufrió la grave lesión durante el entrenamiento del pasado viernes y tendrá posiblemente que pasar por el quirófano.

El CF La Solana ha recibido una enorme bofetada. El centrocampista Almarcha tiene roto el tendón de Aquiles y su regreso al fútbol de competición puede estar en entredicho. Así de crudo, pero así de real. El emblemático jugador amarillo notó un fuerte latigazo en el entrenamiento del pasado viernes. Él solo, sin nadie al lado. El chasquido lo escucharon todos sus compañeros, que rápidamente acudieron en su auxilio. Se echó mano a su talón izquierdo y todos se percataron de que podía ser grave, empezando por el propio Almarcha, que ya no pudo apoyar el pie.

La noticia corrió como reguero de pólvora y el sábado, en el partido de semifinales de la Copa de 1ª Nacional de baloncesto en el pabellón La Moheda, el jugador estaba muleta en mano, explicando lo sucedido y sus malas sensaciones. “Veremos si vuelvo a jugar”, exclamaba a este periodista con los ojos humedecidos.

A esas horas todo el mundo le daba ánimos, muchos confiando en que solo tuviera un daño parcial. Pero el lunes por la mañana llegó la ecografía y reveló lo peor: rotura del tendón de Aquiles en la inserción con el hueso. Este jueves visitará al traumatólogo para afinar el diagnóstico y planear una más que probable intervención quirúrgica.

A sus 28 años (cumple 29 en agosto), Almarcha afronta una de las lesiones más temidas para un deportista. Nunca es bienvenida, y menos cuando todavía estás en plenitud física, como es el caso. Se trata de uno de los jugadores más idolatrados por La Moheda, que no ha abandonado desde que se puso la amarilla como juvenil. Su nivel de compromiso, unido a su manera de ser y, por supuesto, a su calidad como jugador le han granjeado una gran reputación. Aquel gol en mayo de 2018 acabó de catapultarle a la eternidad del balompié solanero.

Desde el punto de vista anímico es un palo para el club y para la afición. En lo deportivo es un contratiempo para Pepe Berja, que pierde un pulmón en el centro del campo. Un sustituto podría estar al caer, según hemos podido conocer.

Pero lo importante ahora es seguir la evolución de Almarcha y, sobre todo, desearle una pronta y efectiva recuperación. Esta mañana, hablando con él, nos daba una pista cuando le pedíamos que no se rindiera para volver a pisar el verde de La Moheda: “Haré todo lo posible”. Fuerza al héroe del último ascenso.