Carlos Gómez pide “un pasito más” para crecer en Tercera División

Aurelio Maroto La Solana
Carlos Gómez con su pequeño Lucas, de amarillo, este domingo / Foto: Gaceta

Carlos Gómez con su pequeño Lucas, de amarillo, este domingo / Foto: Gaceta

El entrenador de La Solana termina con satisfacción la temporada al lograr la permanencia con 25 puntos en los últimos 12 partidos, a la vez que apela a que "nadie se conforme para dar un salto el año que viene". El técnico se sentará con el club para hablar sobre su renovación.

La Moheda era una fiesta al término del último partido contra el Almagro (3-0). Proliferaban los abrazos, las sonrisas. Los jugadores se resistían a abandonar la hierba que tanto les ha visto sufrir, y disfrutar. La afición jaleaba el inmortal ¡Solana, Solana! La tarde caía, como la temporada. Y nadie se quería ir. La plantilla se fotografiaba en el centro, incluido el entrenador Carlos Gómez y su segundo. A tiempo llegó Patricio Peinado, un presidente feliz.

Los jugadores locales quisieron inmortalizar su propio momento. Tenían derecho a recordar que nadie más tiene tanta sangre propia. Eran 9, y eso que faltaba Raúl Delgado, lesionado. El resto aprovechaba para saludar a los aficionados, definitivamente rendidos a una remontada para los anales. ¡25 puntos en 12 partidos! “Si nos piden esa cifra en noviembre no habríamos firmado”, admitió Carlos Gómez en la sala de prensa.

El míster se sentía pleno tras seis meses brutales en todos los sentidos. “La competición nos ha exigido hacer un sobreesfuerzo y hemos respondido; otros equipos también lo han intentado y lamentablemente van a descender, así que chapó para los chicos”.

Era una tarde para disfrutar, sin olvidarse de ganar. Sacó a siete canteranos en el once, aunque la media no ha bajado de cinco toda la temporada. “Tenemos la gran suerte de tener mucha gente local que compite a buen nivel, y ha sido la tónica repetida semana tras semana”. Era el primer guiño de complicidad. El segundo guiño fue sustituir a Miguel Fuentes (13 goles) y al capitán Sancho. “Sé que existe una gran conexión de la grada con Miguel y se merecía esa ovación, igual que Gabi [Sancho] por todo lo que trasmite como capitán y por todo lo que nos ayuda”.

¿Y ahora qué?, le cuestionábamos. “Ahora a descansar, a estar con la familia, aclarar ideas y recargar pilas”. Pero la pregunta iba más allá, naturalmente.  “Nosotros tenemos una disposición muy buena y el club también. Sólo tenemos palabras de agradecimiento para esta directiva que nos permitió entrenar en Tercera División”. “Nos juntaremos seguro y veremos si los caminos confluyen”. Pero dejó muy clara una cosa: “No debemos precipitarnos, ni ellos ni nosotros”.

Igual que la semana pasada, pidió “un pasito más” de todos. “Que nadie se conforme, la próxima temporada tiene que haber cien socios más y veinte empresas más que apoyen”. “Esta categoría engaña porque parece amateur pero hay mucha gente que se dedica de manera profesional a esto”. El joven entrenador albaceteño insiste: “Este club tiene unas posibilidades tremendas para dar un salto y el año que viene mirar del diez para arriba y no del diez para abajo”. “Lo tienen todo para crecer en Tercera División”.

A la espera de acontecimientos, Carlos Gómez termina pleno de satsfacción. Sabe muy bien que ha capitaneado una hazaña en su primer intento de hacerse un hueco en los banquillos senior. Esa partida, de momento, la ha ganado. Y además de eso, ha salido por la puerta grande de La Moheda. Dos orejas que añaden un componente sentimenal. “Hasta mi mujer me comentaba que le hemos cogido cariño a La Solana”. “Ha sido un sitio muy especial y es de agradecer que la gente te quiera”.