Carlos Lavado, el técnico de un Valdepeñas líder al que el coronavirus ha golpeado muy cerca

Raúl Fernández Ciudad Real
El técnico Carlos Lavado, junto a su abuela Carmen

El técnico Carlos Lavado, junto a su abuela Carmen

El entrenador ha sufrido el fallecimiento de su abuela Carmen durante esta situación de crisis en la que deja el fútbol a un lado con los suyos al frente del Grupo 2 de Primera Autonómica y con el ascenso a Preferente bien encarrilado. En cualquier caso, asegura que "lo justo sería terminar la Liga jugando y si no tendrían que prevalecer los méritos de los que lo han hecho mejor".

Carlos Lavado es el entrenador del Valdepeñas, el equipo líder del Grupo 2 de la Primera Autonómica. Es un amante del fútbol, pero ahora eso ha pasado para él a un segundo plano. Más todavía cuando esta maldita pandemia del coronavirus le ha golpeado muy cerca. Su abuela Carmen, a punto de cumplir los 94 años, falleció el pasado lunes en el Hospital de Ciudad Real víctima del COVID-19. «Lo ves en la televisión, pero no piensas que te va a tocar a tí», lamenta Carlos Lavado.

Un golpe muy duro al que se añade más dolor todavía por el hecho, como cuenta Carlos Lavado, «de no haber podido despedirnos de ella». «Te anuncian el fallecimiento y tienes que estar en casa. No hay misa, no hay cura, no puedes velarla», relata así una realidad que es la que están padeciendo las miles de personas con fallecidos en estos días de estado de alarma. «Solo puedes ir a la puerta del cementerio, bajan el féretro del coche y directamente lo meten hacia dentro. Son solo diez o quince minutos», añade un Carlos Lavado que quiere que esta información «sea un homenaje a mi abuela», una de las tantas víctimas que está dejando la pandemia.

Aspecto deportivo

En un segundo plano, como ya se ha apuntado, Carlos Lavado no olvida el fútbol y que su equipo, el Valdepeñas, comanda la clasificación con nueve puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el Herencia, y tres sobre el tercero, el Atlético Pedro Muñoz. En esa posición, el ascenso a Preferente, algo que consiguen los dos primeros, está muy bien encaminado para su equipo, pero existe la gran incertidumbre de qué pasará con las Ligas.

«Lo justo sería terminar el año jugando, aunque no sé cómo podría hacerse. Si no, tendrían que prevalecer los méritos de los equipos que lo han hecho mejor hasta ahora», opina el entrenador del Valdepeñas, que afirma que «no queremos que nos den el ascenso por ser primeros, no lo saborearíamos igual. Si ascendemos, queremos hacerlo jugando». En este sentido, Carlos Lavado cree que «nos quedan siete jornadas y nuestra competición tenía que haber acabado el 3 de mayo. No hay que jugar play off, luego creo que sería posible terminarla».

De momento, sus jugadores siguen un plan de trabajo que el preparador físico ha tenido que reestructurar, «porque en un principio creíamos que iba a ser para dos semanas, pero esto se va a alargar», sentencia Carlos Lavado. La incertidumbre sobre lo que pueda pasar con la competición radica en un Valdepeñas líder de su categoría y con un ascenso muy bien encarrilado. Aunque esto no es lo más importante para ellos en una situación de crisis por un coronavirus que puede golpear a cualquiera.