El Manchego luce poderío para batir al líder

Raúl Fernández Ciudad Real
Dieguito, uno de los mejores del Manchego, trata de irse de un jugador del Toledo / Foto: J. Jurado

Dieguito, uno de los mejores del Manchego, trata de irse de un jugador del Toledo / Foto: J. Jurado

Un gol de Mathias Pogba, en su estreno anotador, da al equipo mancheguista un justo y convincente triunfo frente a un Toledo que llegaba invicto (1-0). Los de Sergio Inclán mostraron una gran versión de solidez y esfuerzo colectivo para frenar al rival.

MANCHEGO
1
TOLEDO
0
Pedro, Álvaro, Pascu, Sebas, Cedric, Fernando, Coki (Sota, 77′), Rafa García, Pogba (Maikel, 73′), Rubén Gómez y Dieguito (Mamadou, 90′). Olmedo, Álex Alonso (Renato, 65′), Álex Cortijo, César Ortiz, Esparza, Robles (Mario Serrano, 77′), Álvaro Antón, Fran Montavez, Pituli (Álex Pérez, 53′), Álex Jiménez y Fran Cortell.
ÁRBITRO
Toledo Galindo, asistido por Ruiz Manzanedo y Martínez Giménez. Amarilla a los locales Sebas y Coki; y al visitante Fran Montavez.
GOLES
1-0 (47′) Pogba.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la sexta jornada en el Grupo XVIII de Tercera División, disputado en el Estadio Rey Juan Carlos I de Ciudad Real.

El Manchego desplegó una muy buena versión para vencer con justicia al Toledo, un equipo que llegaba a Ciudad Real líder e invicto. A base de solidez y de trabajo colectivo aguantó las ofensivas mínimas de un rival bloqueado. A la vez esperó su oportunidad para marcar y tuvo varias para ello. La encontró al fin Mathias Pogba, en su estreno goleador, al rematar un córner en el inicio del segundo tiempo. Fue el premio merecido para un equipo que sacó a relucir su gran poder competitivo frente a un serio aspirante al play off de ascenso, siguiendo la tónica que ya se dio el pasado curso de que juega mejor y suma más puntos ante rivales de arriba que frente a los de abajo. De momento, el Manchego salió feliz de este partido y llenó de alegría a su hinchada con tres puntos muy merecidos que le meten en la zona alta.

Con las ideas muy claras comenzó el Manchego: líneas juntas, robo y salida rápida al ataque. Eso lo hizo bien ante un Toledo que quería la posesión, pero que no estaba cómodo en un tramo inicial parejo, de disputa y sin ocasiones. Eso, ante el líder, le venía bien a los azules, que gozaron de la primera oportunidad clara, una media volea dentro del área de Rubén Gómez que sacó el meta Olmedo.

Rubén Gómez protege el balón / Foto: J. Jurado

Rubén Gómez protege el balón / Foto: J. Jurado

Siguió bien asentado el Manchego en el césped, pero poco a poco fue dando el balón casi por completo al Toledo, lo que le dejó sin apariciones arriba. A la vez, el rival tocaba y tocaba sin encontrar rendijos en un duelo que estaba sin nada de picante, espeso y soso para el espectador.

Fue a la media hora cuando llegó un destello, un ¡uy! en la grada, el que provocó un gran disparo de Pascu desde fuera del área que se estrelló en el larguero. El Manchego daba el dominio al Toledo, pero a la vez avisaba de que tendría sus opciones. Las únicas oportunidades, hasta el momento, eran suyas.

Curiosamente, a renglón seguido fue el Toledo el que puso el susto en la grada. Tuvo que ser a balón parado, en una falta lateral que remató César Ortiz cruzado y rozando el palo de la portería de Pedro, nuevamente titular bajo los palos mancheguistas tras su estreno el jueves en La Solana. Se animó el choque en el tramo final del primer tiempo, especialmente porque los locales volvieron a recuperar bien la pelota y a alcanzar el área toledana. Pero cuando mejor parecía estar el Manchego, llegó el descanso sin goles.

Grada Joven del Manchego / Foto: J. Jurado

Grada Joven del Manchego / Foto: J. Jurado

El segundo tiempo arrancó muy bien para el Manchego. Mathias Pogba apareció para rematar de cabeza un saque de esquina y poner el 1-0 en el marcador. Era el primer gol del delantero con la camiseta azulona, cuya aportación había sido muy escasa en la Liga hasta este momento. Se desquitó así ante su hinchada dando ventaja a los suyos.

Y el Manchego pudo ampliar la ventaja poco después, pero Pascu, en un remate fácil dentro del área, disparó excesivamente cruzado. Los locales superaban claramente a un rival dormido y frenado tras el descanso, que tuvo entonces que mirar hacia arriba con más ambición, pero que chocó siempre con un bloque azul sólido y que siguió muy bien posicionado en el campo. Incluso, el gol estaba más cerca de la portería toledana, como una contra por izquierda que culminó Dieguito con un tiro alto. El ariete, con sus desmarques y movilidad, se convirtió entonces en el gran arma local y en la pesadilla de la zaga visitante, aunque no lograba definir sus buenas acciones.

Coki trata de robar un balón / Foto: J. Jurado

Coki trata de robar un balón / Foto: J. Jurado

Pasaban los minutos y los de Inclán seguían cómodos, con el control. Sin la posesión, pero la que tenía el Toledo era vacía, sin mordiente frente a la solidez local. Maikel entró entonces  en el campo por un Pogba que se llevó un sonoro aplauso de una afición que antes de su gol no parecía por sus expresiones tan contenta con su labor. Es lo que tiene marcar, que cambia las opiniones.

Sin encontrar huecos, el Toledo tuvo varias disparos lejanos con cierto peligro en su arreón final que no rompió el justo resultado. Pero los del sancionado Manu Calleja vieron cómo se terminaba el duelo con otra oportunidad mancheguista en las botas de Maikel para haber sentenciado antes un más que justo triunfo de los de Ciudad Real. Feliz se fue el equipo y la afición. El Manchego desplegó su mejor imagen que permite así generar más ilusión.

RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN