El Villarrubia pone un pie en Segunda B

Chicastro San Sebastián de los Reyes
El Villarrubia cuajó un partido serio en Alcobendas /Foto: Alcobendas Sport

El Villarrubia cuajó un partido serio en Alcobendas /Foto: Alcobendas Sport

El equipo blanquiazul realizó su enésima remontada después de cuajar un partido muy serio. Nando Copete, con un doblete, y Piojo, fueron los goleadores de la mañana. El Alcobendas, de más a menos.

ALCOBENDAS SPORT
2
FORMAC-VILLARRUBIA  CF
3
Toni Lechuga, Gallardo, Marcos, Rangel, Ramos, Amores, Leo, Pituli (Kan 62’), Arribas, Roberto (Fa 85’) y Maganto (Barca 58’). Manolo, David, Carlos Martínez, Víctor Algisí, Toni, Dieguito (Barbero, 84’), Arroyo, Copete, Pablo (Piojo, 63’), Rui y Fran Minaya (Diop, 61’).
ÁRBITRO
El Ouazghari Morad, del colegio de Melilla. Amonestó por parte local a Toni Seoane, Nando Copete y Pablo, y por parte visitante a Gallardo, Marcos, Pituli y Rangel.
GOLES
1-0. Min 10. Víctor Algisí (p.p). 2-0. Min 12. Roberto. 2-1. Min 35. Nando Copete. 2-2. Min 37. Nando Copete. 3-2. Min 79. Piojo.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la ida de la final por el play off de ascenso a Segunda B disputado en el campo de Matapiñonera de San Sebastián de los Reyes. Unas 1000 personas se dieron cita con más de 800 llegados desde Villarrrubia de los Ojos. Terreno de juego en buenas condiciones en una mañana calurosa.

El Formac Villarrubia va en serio. Muy en serio. Una vez más, tiró de coraje, de confianza y de fe ciega para darle la vuelta al partido y remontar por enésima vez en esta temporada, en el momento más oportuno. No ganaba el equipo de Javi Sánchez lejos de casa desde que lo hiciera en La Moheda el pasado 18 de abril y tuvo que ser en una calurosa mañana del mes de junio cuando los blanquiazules dieron el golpe de autoridad que necesitaban. 2-3 en Matapiñonera y un pie en Segunda B.

Dos goles de Nando Copete y uno de Piojo arreglaron el desaguisado de los primeros minutos. Y es que cuando se quiso dar cuenta, el Alcobendas ya iba 2-0 por delante sin apenas haber ofrecido grandes argumentos. Sin embargo, el Villarrubia mantuvo el mismo ritmo y la misma intensidad durante los noventa minutos. Luego apareció el factor psicológico y mental, ese que se ha convertido en una virtud en el cuadro villarrubiero para no ponerse nervioso ante las adversidades.

Inicio injusto

Saltó muy bien al campo el Villarrubia desde el minuto uno. Desde el principio, el Alcobendas permitió a los de Javi Sánchez hacer lo que mejor saben; jugar, tener la posesión y buscar la espalda de los laterales para tener protagonismo en el área adversaria y coleccionar las mejores ocasiones. En este sentido, Víctor y Rui apenas se complicaron en defensa. Toni Seoane y Arroyo volvieron a tomar el timón del barco villarrubiero y Fran Minaya y Dieguito volvieron a ser puñales para trabajar por Nando Copete, el mejor del partido y pieza clave en el equipo.

Cuando mejor estaba el Villarrubia y mientras cocinaba el partido, llegaron dos minutos tontos que casi condena al equipo. Apenas corría el minuto 10 cuando Víctor Algisí remató en propia puerta un córner botado por Pituli. Era el 1-0. Dos minutos más tarde, y sin tiempo para la reacción, una mala decisión en defensa la aprovechó Maganto para dejar un rechace y ponerla en bandeja a Roberto que fusilaba a Manolo para hacer el 2-0. Esto fue todo lo que hizo el Alcobendas que fue de más a menos durante el partido.

Mientras tanto, el Villarrubia, se echó las manos a la cabeza miró al cielo y suspiró por una nueva remontada. No hicieron falta demasiadas palabras. Javi Sánchez y Guti arengaban a los suyos desde el banquillo con unas palmas que invitaban al optimismo. Bajó la intensidad del partido y Carlos Martínez, Dieguito y Copete avisaron seriamente de que el partido no había terminado.

Remontada

Entonces llegaron los minutos mágicos del Villarrubia. Concretamente, dos. Dos minutos en los que la pelota sí quiso entrar para poner la eliminatoria patas arriba. A diez minutos del descanso, Nando Copete ganó la espalda al central y ante la salida de Toni Lechuga la picó al palo largo para poner el 2-1. Dos minutos más tarde, de nuevo Copete en una jugada de ratón en el área, metió la cabeza para poner el empate a dos con el que se llegaría al descanso.

En el segundo tiempo, el Villarrubia salió a por todas con la intención de poner más tierra de por medio en el marcador. A pesar del respeto entre ambos, el equipo de Javi Sánchez demostró su ambición y su hambre. Copete tuvo el tercero en sus botas, pero su disparo con la zurda lo atrapó bien el bueno de Lechuga. También la tuvo Diop en una contra de libro, pero Marcos se cruzó providencial cuando Copete esperaba con la caña en el segundo palo.

Por su parte, el Alcobendas también la tuvo por medio de Arribas, pero en dos buenas internadas mandó el balón lejos de la portería de Manolo. Así, hasta que a diez minutos del final, Piojo, que acababa de salir, culminó una bonita jugada que comenzó Copete, siguió Diop y culminó Piojo con un disparo al palo largo.

Con poco tiempo para más, estuvo más cerca el cuarto del Villarrubia que el empate del Alcobendas, pero ni Dieguito ni Piojo fueron capaces de batir a Toni Lechuga.

Al final, buena renta del Villarrubia para el partido de vuelta gracias al 2-3. El próximo sábado, a partir de las 20 horas, el equipo blanquiazul puede hacer historia y plantarse de lleno en Segunda B. De momento, ya tiene un pie puesto.