La fe empuja al Almagro

Chicastro Almagro
Ureña celebra el primer gol del partido/Foto: Elena Rosa

Ureña celebra el primer gol del partido/Foto: Elena Rosa

Un gol de Raúl a dos minutos del final dio la victoria al equipo encajero ante el Manchego en un derbi igualado.

ALMAGRO
2
MANCHEGO
1
Astillero, Raúl, Buda (Pablo 62’), Juanpe, Alexis, Carlos Ramos (Salas 66’), Gascón, Vilchez, Othmane, Ureña (Malaguilla 84’) y Ferrán. Sergio, Miguel (Jesute 81’), Fernando, José Arturo, Rafa Álvarez, Javi Ramiro, Abraham (Camacho 45’), Rafa García, Antonio (Lucas 86’), Biho y Pascu.
ÁRBITRO
Sandoval Marchante, del colegio castellano manchego. Amonestó por parte local a Pablo  y por parte visitante a Abraham. Expulsó por doble amonestación a Othmane, del Almagro, y con roja directa a Rafa Álvarez.
GOLES
1-0. Min 24. Ureña (p). 1-1. Min 40. Abraham. 2-1. Min 88. Raúl.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la décimo sexta jornada de liga del Grupo XVIII de Tercera División disputado en el Manuel Trujillo de Almagro ante unos 400 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones en una tarde soleada y apacible.
Rafa el roba el balón a Viches/ Elena Rosa

Rafa el roba el balón a Viches/ Elena Rosa

La fe movió al Almagro y Raúl se contagió de ella. O mejor dicho, Raúl contagió a su equipo de fe, casta y coraje en una acción aislada a dos minutos del final que parecía no tener consecuencias y que terminó dando la victoria al conjunto encajero.

Corría el minuto 88 de partido y el marcador olía a empate tras lo visto. Surgió Raúl por la banda izquierda y con el ‘2’ a la espalda corrió por el carril como si fuera el último balón del mundo. Apuró hasta la línea de cal evitando que saliera el balón por la banda, le metió más revoluciones a sus piernas y corrió con toda la fe del mundo. Ante la salida de un adversario se llevó el balón y se plantó dentro del área ante el jaleo de la grada. Se dirigió al palo corto de Sergio y, en lugar de servirla, prefirió pegarla con esa fe que le empujó en la carrera. Era el 2-1. Gol y victoria. La grada del Trujillo se volcó y los jugadores rojillos se abrazaron al de Malagón como si de un héroe se tratara. El Almagro volvía a la senda del triunfo siete jornadas después y la plantilla se quitaba un gran peso de encima.

Ureña y Pascu luchan en un balón aéreo/Foto: Elena Rosa

Ureña y Pascu luchan en un balón aéreo/Foto: Elena Rosa

Intenso y disputado

El partido no se movió ni un ápice del guión establecido. Se esperaba un derbi intenso, disputado, correoso, de poco juego. Y así fue. Sobre todo en el primer tiempo donde cada balón dividido era una auténtica batalla. Vilchez luchó contra Rafa García. Alexis se las vio con la sangre caliente de Abraham en un duelo que echaba chispas. Fernando con Carlos Ramos por el costado y Pascu con Raúl y Juanpe por el otro costado. Fue una batalla bonita y disputada.

Abraham consiguió el empate para el Manchego/ Elena Rosa

Abraham consiguió el empate para el Manchego/ Elena Rosa

En esa guerra, el Almagro tenía mucho que ganar y más aún viendo los resultados que se estaban dando en la jornada. Comenzó bien el equipo de Javi Bermúdez que reflejó un cambio de aires en cuanto a intensidad. Los rojillos querían pero no podían, entre otras cosas porque Sergio Inclán, desde el banquillo, movió a sus pupilos como fichas de ajedrez. Todo organizado. Todo medido. Todo, más o menos, controlado.

En los primeros compases, Biho avisó con un disparo alto, mientras que Gascón ponía la réplica con un zapatazo lejano que obligó a Sergio a detener en dos tiempos. En plena igualdad, y llegados al ecuador de la primera mitad, Carlos Ramos pujó un balón dentro del área del Manchego. Ambos jugadores caían al suelo y el colegiado no dudaba en pitar la pena máxima. Ureña, desde los once metros, la pegaba perfecta para subir el primero al marcador.

Más tarde, lo intentó Raúl con un centro envenenado que obligó a Sergio a detener con dificultades. Y así, hasta que en la recta final del primer acto, el Manchego ponía la igualada con una gran volea de Abraham que se colaba en la portería de Astillero. El cancerbero pudo hacer algo más, pero quizá el sol le puso la puntilla. Antes del descanso, en una disputa en el centro del campo, Rafa Álvarez se iba a vestuarios por dar un manotazo a Othmane. Acto seguido, el colegiado le sacaba la segunda amarilla al delantero marroquí para igualar las fuerzas y dejar a ambos equipos con diez sobre el terreno de juego.

Sandoval Marchante expulsó a Othmane y a Rafa Álvarez /Foto: Elena Rosa

Sandoval Marchante expulsó a Othmane y a Rafa Álvarez /Foto: Elena Rosa

Partido abierto

En el segundo tiempo avisó Gascón con un tiro lejano que atrapaba Sergio, pero minutos más tarde, el Manchego volvió a pecar de falta de pegada al no materializar las tres claras que tuvo. Dos de ellas fueron para Antonio, pero Astillero le adivinó sus intenciones cuando estaba solo para marcar. Tampoco fue capaz Pascu, que volvió a tenerla clara para haber puesto el 1-2.

Como no marcó el Manchego, el Almagro se vino arriba y empezó a creer en la victoria. Primero fue Ferrán el que servía un pase que se paseó por el área pequeña sin encontrar rematador y tampoco fue capaz el debutante Salas que mandaba a las nubes las dos que tuvo.

Sin embargo, a dos para el final, Raúl se erigió como la estrella del encuentro para pegarse la carrera de su vida, irse de todo lo que se puso por delante y pegarla con todo para poner el definitivo 2-1 en el marcador.

Al final, victoria de un Almagro que lo intentó con fe hasta el final y que toma aire para intentar salir del pozo. La próxima semana, duelo directo en el Manuel Trujillo ante el Atlético Tomelloso y donde una victoria rojilla podría suponer salir del pozo. El Manchego, en la zona templada, trata de encontrar solución a esos problemas de pegada que tanto le está condenando en los últimos encuentros.

Público asistente al partido / Elena Rosa

Público asistente al partido / Elena Rosa

RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN