La Solana presenta a sus dos nuevos refuerzos, Lander y Didier

Aurelio Maroto La Solana
Didier y Lander junto al presidente, Patricio Peinado

Didier y Lander junto al presidente, Patricio Peinado

Ambos jugadores, que podrán debutar este domingo en Mora, expresaron su ilusión por un reto que les motiva.

Lander Hernández y Didier de la Cruz ya visten de amarillo. Los dos futbolistas fueron presentados este jueves en la sala de trofeos de La Moheda y expresaron su ilusión por un reto que les motiva. Saben dónde vienen, cuál es el objetivo y se muestran convencidos de que el equipo saldrá adelante.

Lander (San Sebastián, 1996) es delantero centro, aunque aterriza conceptuado como segundo punta, como hombre de enganche. Tras una temporada excelsa en el Atlético Albacete, en Tomelloso no ha encontrado su sitio. “No siempre las cosas salen como quieren y he visto la oportunidad de afrontar un nuevo reto en La Solana”. La llamada del nuevo entrenador amarillo, al que conoce de su etapa en el Alba, ha pesado en su decisión. “Carlos [Gómez] es un hombre fantástico y me costó poco decidirme después de una época dura en Tomelloso”. “Vengo ilusionado y con ganas de dar el máximo”. Se define como un jugador al que le gusta tener el balón y buscar portería, aunque también defender, “somos un equipo y la clave es estar juntos”. Ya entrenó el martes y afirma que se sintió muy a gusto. “Me he encontrado un vestuario fantástico, con muy buena gente, y a la afición le digo que siga viniendo para ayudarnos a salir de ahí”.

Didier (Xirivella, Valencia, 1999) es lateral zurdo. A punto de cumplir 20 años, salió del Albacete para jugar en el Paterna, en la 3ª División valenciana, pero tampoco se sentía cómodo allí. “No estaba a gusto en el Paterna”. El reclamo del entrenador ha hecho el resto. “Vengo a un club humilde, con buena afición y un buen campo, ni me lo pensé”. Resuelto, parece tener muy claro quién es en el campo. “Soy un jugador intenso, duro y agresivo, me encanta defender y echarle huevos”.

Carlos Gómez está encantado con ambas llegadas. Desde que llegó no ha parado de decir que no ficharía nada que no mejorara de verdad el equipo. “Hemos tenido suerte de poder contar con los dos jugadores que queríamos”, afirma.

“Didier era una necesidad porque nos hacía un lateral izquierdo específico que aportara solidez defensiva y fuera un buen complemento a Manuel, otro zurdo con más recorrido ofensivo”. En cuanto a Lander, “nos faltaba ese jugador de enganche, con llegada y con gol para esos días en los que hay que jugar más por abajo y proponer más; es un jugador muy completo que puede abarcar mucho campo”.