Lanza Digital

Leonor Gallardo: futbolera con clase

Madrid 26 de abril de 2011. Leonor Gallardo, profesora titular de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha publicado junto al profesor Juan Carlos Cubeiro, presidente de Eurotalent, el ensayo “Mourinho versus Guardiola” (Alienta editorial), la mejor e imprescindible obra para conocer a estas dos fieras de los banquillos, y las diez cualidades del buen entrenadorFOTO MIGUEL BERROCAL ARCHDC

Leonor Gallardo tiene un hablar jovial y contundente, una combinación muy atractiva cuando se habla de deporte en general y de fútbol en particular, cuando se discute con datos, tratando de ponerle racionalidad a lo que es todo pasión, cuando se trata de dibujar “el planeta fútbol” con las herramientas de la ciencia. Desde su puesto en la Universidad de Castilla-La Mancha o al frente de la spin off IGOID Sportec, esta albaceteña pretende que los protagonistas del deporte, desde los entrenadores a los directivos, desde los alcaldes a los jugadores, tengan en cuenta que para crecer de verdad, de manera sostenible, no pueden hacerlo de espaldas a la tecnología, que detrás de cada historia épica hay mucho trabajo, con ordenadores y petos, con GPS y robots. No es el mundo del futuro: es el tiempo que nos ha tocado vivir, aunque no todos se hayan dado cuenta y menos en una comunidad a la que cuesta ponerse en la proa del barco.

“Como de política, todo el mundo habla de deporte, pero no todo el mundo tiene en cuenta el esfuerzo que implica el ser un deportista de primer nivel y la multiplicidad de factores que abarca. Yo estoy bastante enfocada en el liderazgo. Desde la Universidad trabajamos mucho en todos estos apartados y los entrenadores cada vez están más preparados para llevar a cabo una labor muy compleja”, explica Gallardo, autora de más de 25 libros, algunos de ellos de mucho éxito. Guardiola y Mourinho son sus “personajes” favoritos. Sobre ellos ha escrito en Liderazgo Guardiola, Los mosqueteros de Guardiola, Mourinho versus Guardiola o Código Mourinho.

Leonor Gallardo durante su visita a Lanza

“Mourinho y Guardiola se parecen mucho más de lo que se puede imaginar. Son personas cultas, muy inteligentes y se rodean de los mejores. Ambos tienen muy claro que no quieren junto a ellos personas tóxicas”, comenta esta doctora en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Castilla-La Mancha, donde es profesora titular desde 2008, que no tiene dudas al afirmar que “a mí, personalmente, me va más el perfil de Mourinho que el de Guardiola. Me gusta la gente que se equivoca y no tiene miedo”. Hay, con todo, un tipo intermedio, con un perfil diferente, de liderazgo tranquilo, como Del Bosque o Hierro”.

Hay que vencer algunos recelos cuando se oye hablar de liderazgo, porque da a menudo la impresión de que le van a vender a uno esos elixires de las ferias del Oeste, que lo mismo limpiaban la plata como te curaban la diarrea. Coelhos o Jodorowskis subidos a púlpitos hechos con un par de tablas en tiempos de coaching. En el caso de Leonor, el liderazgo deportivo parece funcionar como una metáfora para explicar la necesidad de crear equipos que funcionen. No solo en el deporte, sino en cualquier ámbito de nuestra vida. “Nos dedicamos a todos los deportes, pero nos centramos especialmente en el fútbol porque todo el mundo lo conoce. He estado hace poco en África y los niños saben perfectamente quiénes son Cristiano Ronaldo o Messi”, apunta Gallardo. “Ser un líder es ser capaz de construir un equipo”, sentencia con una sonrisa. No hay líder sin equipo, no se puede ser líder de uno mismo, sino de los otros. Y no duda Gallardo en citar el ejemplo de su spin off, puesta en marcha no hace demasiado, IGOID Sportec, una asesoría integral de servicios deportivos, en la que ella comanda un equipo multidisciplinar, salido de las aulas de nuestra universidad. Asesoría en campos de césped artificial y hierba natural, apoyo tecnológico y asesoramiento físico-deportivo a clubes de fútbol, gestión de la seguridad, auditorías y planes de seguridad, servicios de economía y calidad, diseño de ciudades saludables y formación son las áreas principales de actuación de IGOID y de Leonor. En definitiva, se trata de poner las herramientas académicas a disposición de los diferentes actores del mundo del deporte.

MÁS DE 25 LIBROS PUBLICADOS
Leonor Gallardo es una autora de éxito. Ha publicado más de 25 libros con varias editoriales. Sus publicaciones se centran en dos ámbitos: gestión deportiva y talento y fútbol. Es en este último donde el duelo de estilos entre Mourinho y Guardiola ha acaparado varios de sus títulos. Pero no solo ha tratado del éxito de ambos entrenadores, sino que Leonor, en solitario o como coautora, ha analizado el éxito de la selección española o lo que significan Messi y Cristiano Ronaldo.
En lo que respecta a la gestión deportiva, Leonor ha tratado multitud de temas, como El césped artificial. La revolución del pavimento en el fútbol, La administración y gestión deportiva, La gestión de los servicios deportivos municipales, La gestión del deporte a través de la calidad o Liderazgo, empresa y deporte. Este último recibió el premio Ensayo Everis (Fundación Everis) en el 2007.
Los libros de Leonor han sido traducidos a varios idiomas, entre ellos el japonés.

Y todo ello en un contexto en el que muchas cosas están cambiando. “Los medios importan en el fútbol, menos que el fin. Hay que meter la pelotita. Llevamos siete u ocho entrenadores destituidos en Primera y Segunda División esta temporada. Eso no pasa en otros deportes, pero tiene mucho que ver con el dinero que se mueve y con la estructura empresarial de los equipos. Los inversores solo quieren ganar y no hay paciencia. Cada vez habrá menos proyectos a medio y largo plazo y más a corto plazo. Quizás también se amplíen los horizontes y los clubes dejen de estar tan enfocados exclusivamente en el fútbol. Nuevas realidades como los e-sports tienen mucho futuro. Eso también implica un cambio en las infraestructuras, en las instalaciones”, describe Leonor Gallardo, un panorama en el que los datos, la información, cada vez tiene más espacio.

“La corriente anti-dato solo se explica por el desconocimiento, porque los datos hablan. Cuantos más tengamos, mejores decisiones podemos tomar”, le apoya Tato, el que fuera entrenador del Almagro, que fue, además, alumno de Gallardo.
Pero, ¿en qué se concreta esa aspiración de asociarse con los diferentes actores del mundo del deporte que pone sobre la mesa Gallardo? Vamos por partes:

Clubes y entrenadores: El big data puede marcar las diferencias entre los equipos que tengan acceso a él y los que no, como el acceso a los datos que proporcionan los GPS y el equipamiento tecnológico relacionado con el rendimiento deportivo. “Tenemos equipamiento muy caro que un equipo no puede tener, pero que podemos alquilar”, comenta Gallardo, que hace un llamamiento a los clubes para que aprovechen los servicios que puede ofrecerles: “La Universidad de Castilla- La Mancha es pionera en el trabajo científico deportivo, pero es una pena que los equipos de nuestra región no aprovechen nuestro trabajo”. Vamos a los datos: el alquiler de equipos de GPS para monitorizar a los jugadores durante los entrenamientos cuesta 18.000 euros al mes. Evidentemente, no es posible para equipos de Tercera División e incluso para equipos de Segunda B. El acceso por medio de la Universidad y su spin off IGOID sería mucho más asequible. Tanto Leonor como Tato, presente en la conversación, ponen de relieve la figura del Sport Scientist, “un complemento para el entrenador”. “En Castilla-La Mancha estamos muy atrasados en eso”, es la conclusión de Gallardo.

Formación. Desde IGOID diferentes cursos formativos en varios aspectos, pero al margen de eso, Gallardo rompe una lanza por la formación de los entrenadores y los que los rodean, al tiempo que pone en entredicho la “hiperinflación” de títulos como la denomina Tato. “Siguiendo con Guardiola y Mourinho, los mejores entrenadores son gente curiosa, que no desprecia la novedad y la formación. Antes al contrario, las buscan, pero siempre de calidad, siempre pensando en qué puede aportarles. Y son consciente de que no pueden abarcarlo todo, así que tienen que delegar en especialistas. Con Guardiola hay unas 20 personas trabajando”, recuerda Gallardo.

Infraestructuras. La asociación con la administración es fundamental en cuestiones de infraestructuras. Gallardo y su equipo trabajan mucho con las diferentes superficies en las que se practica el fútbol y otros deportes. Conviene escucharla. “Somos el único laboratorio en España acreditados por el ENAC. Un campo de césped artificial medio es mejor que un campo de hierba natural medio, porque no podemos mantenerlos. Es como si tienes un Ferrari y no le puedes echar gasolina, ni cambiar el aceite, ni pagar el seguro o cambiarle las ruedas… Los gestores tienen que tener muy presente los gastos de mantenimiento de cada uno, porque los dos tienen, pero es mucho menor el del césped artificial. (Lesión de Dembelé). Un campo de césped artificial bueno puede costar más que uno de césped natural. Mantener un campo de césped artificial en buenas condiciones cuesta 10.000 euros al año y un césped natural son 50.000. Teniendo en cuenta que en un campo de césped natural solo se puede entrenar una hora al día, y a veces ni eso, lo normal es que si quiero tener un campo en el que entrenen los chavales, se juegue al hockey, al rugby… lo haga de césped artificial. Eso sí, hay que mantenerlo, no puedo no contemplar los 10.000 euros de mantenimiento”. Y aun hay más: “Cuando se hace un campo de fútbol de césped artificial hay que auditarlo, porque hay malos constructores que te engañan. Cuando se saca el pliego, este debe contemplar esas pruebas. No te puedes gastar medio millón de euros y no comprobar si está en condiciones”.

El equipo de Leonor trabajando en campo de césped artificial

Leonor Gallardo no tiene pelos en la lengua. Cuando se le saca a colación las malas cifras de nuestra región en el Anuario de Estadísticas Deportivas, en el que, por poner solo un ejemplo, Castilla-La Mancha es la última en práctica deportiva semanal, la albaceteña señala claramente a los poderes público. “Ponlo, ponlo”, dice y hace una pausa para afirmar que “la mayor parte de los políticos no tienen ni idea de gestionar el deporte. Por eso nos pasa lo que nos pasa. Los poderes públicos tienen que comprometerse con el cambio. Hay que diseñar las ciudades para que sean saludables. Tenemos que hacer un esfuerzo si no queremos ser una vergüenza. La administración no debería invertir en deporte de élite, sino en deporte para todos”.