Luis Rubiales y la vuelta del fútbol: «Hay que tener prudencia y responsabilidad, no jugaremos a ser adivinos»

Europa Press Madrid
El presidente de la RFEF Luis Rubiales apuesta por terminar las competiciones / Foto: RFEF

El presidente de la RFEF Luis Rubiales apuesta por terminar las competiciones / Foto: RFEF

Rubiales reiteró que sigue pensando en que esta temporada "debe acabar porque lleva ya más de la mitad". "Y la única manera de terminarla es llegar al final sea cuando sea, por eso no nos podemos plazos ni queremos volver a toda costa", aseguró, dejando claro que no sería justo impedir a ascensos o descender a los equipos que aún tienen posibilidades de evitarlo.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, dejó claro este miércoles que en su organismo apelan a la «prudencia y responsabilidad» y que por ello no van a jugar a «ser adivinos» sobre cuando volverá la competición, aunque reiteró que su deseo es que la actual temporada termine «sea cuando sea» y se mostró contrario a que cuando se vuelva se juegue cada 48 horas.

«Todas las competiciones están suspendidas por completo y desde la RFEF no vamos a hacer cábalas ni pensar en ninguna fecha, ahora hay que tener prudencia y responsabilidad, no vamos a ser quienes pongamos fechas», afirmó Rubiales

El dirigente insistió en que se hablará de este tema «cuando vuelva la competición y la sociedad retome la normalidad». «Entonces tendremos que dar posibilidad a que los protagonistas compitan en las mejores condiciones», remarcó.

Por ello, desde la RFEF han encargado a la doctora Helena Herrera, jefa del Departamento Médico del organismo, un informe en el que les digan «los plazos y tiempos que se deben marcar». «No sólo cuando se debe empezar, sino también en qué momento, de qué manera y con qué espacio de tiempo entre partidos», advirtió.

«Nosotros no elaboramos los calendarios, trabajamos sobre todos los escenarios y no jugamos a ser adivinos, debemos ser rigurosos», añadió el exfutbolista para el que la fecha límite para volver a jugar la tiene que marcar «la salud y que la nación recupere la normalidad». «Nosotros en la RFEF fuimos bastante prudentes y poco optimistas sobre la posibilidad de empezar pronto. Ojalá me equivoque, pero hay que trabajar en otros escenarios como el de recuperar partidos más allá del 30 de junio y las pérdidas que conllevan esto», agregó.

Rubiales reiteró que sigue pensando en que esta temporada «debe acabar porque lleva ya más de la mitad». «Y la única manera de terminarla es llegar al final sea cuando sea, por eso no nos podemos plazos ni queremos volver a toda costa», aseguró, dejando claro que no sería justo impedir a ascensos o descender a los equipos que aún tienen posibilidades de evitarlo.

Además, consideró «inviable» jugar cada 48 horas cuando se retome la competición para acabar a tiempo. «Creemos que es importante dar herramientas para recuperar esos partidos cuando llegue el momento, pero no a toda costa», advirtió.

«En una reunión, LaLiga planteó jugar cada 48 horas a la AFE y su presidente (David Aganzo) contestó la disposición a ser flexibles y a nosotros nos sorprendió bastante. Entendemos que no habrá que estrujar a los jugadores a toda costa, son personas, y aunque entrenen en casa, recuperar los mecanismos y volver a jugar cada 48 horas es casi inhumano. Lo tenemos que empezar a desterrar de nuestra cabeza», recalcó el dirigente.

En este sentido, tras las palabras de Gianni Infantino, presidente de FIFA, sobre la posibilidad de que sea un buen momento para reformar el fútbol y eliminar encuentros, se limitó a decir que «no hay partidos que sean el problema, todos son importantes».

«No hay que reprochar ni confrontar, hay que buscar soluciones para todos. El factor común es la salud, y si es un camino u otro ya lo veremos. Ya habrá momento cuando salgamos de esta crisis de buscar fórmulas», manifestó tras la réplica de Javier Tebas, presidente de LaLiga, a las palabras del suizo.

«TODOS TENEMOS QUE TRATAR DE SUMAR»

Igualmente, Rubiales también consideró que «la primera opción, siempre que sea posible» es que se reanude la competición con público, pero que no harán nada para «perjudicar» a los clubes si estos deciden hacerlo así si tienen el permiso de las autoridades. «Todos tenemos que rebajar tensiones y tratar de sumar. Deben aflorar las ideas constructivas, yo tiendo la mano para buscar líneas intermedias de actuación», confesó.

Sobre los contratos que terminan a 30 de junio de los jugadores, el presidente de la RFEF reconoció que era «una pregunta con difícil respuesta». «Está en estudio en España y en todo el mundo, pero tanto si se prorrogan como si no, todos los clubes están en igualdad de mantenerlos o de acudir al mercado», admitió.

El mandatario también habló de la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club y la Real Sociedad. «Los presidentes de los finalistas están informados y saben que nuestra intención es la de jugar con público y que entre jugar a puerta cerrada y una manera donde las aficiones puedan disfrutar, buscamos esto segundo, sobre todo por respeto a todos los que han participado y a las ciudades que han mostrado su deseo de albergar estas finales», opinó.

Rubiales eludió responder a las preguntas relacionadas con las elecciones y su posible traslado a 2021 tras el aplazamiento olímpico, mientras que vería «lógico hacer una excepción» con los futbolistas a los que el cambio de fecha de los Juegos les dejaría sin la posibilidad de ir ahora por superar la edad permitida. «Sería muy injusto vetarles porque han cumplido un año más, sobre todo en España que tiene un nivel muy alto en Sub-23», aseveró.

Finalmente, el máximo mandatario de la RFEF quiso tener un recuerdo para todos los fallecidos en esta crisis, que ha dejado a la «sociedad muy golpeada», y envió un «mensaje de unión, confianza, esperanza, prudencia, rigurosidad y disciplina». «El fútbol más modesto y el de elite tiene que dar imagen de unión y ser solidario con los afectados. Todos juntos vamos a poder con este virus», confesó.

«Yo lo estoy viviendo en soledad en mi casa, aislado, trabajando mucho sin parar y con muchas conversaciones, echando mucho de menos a mis hijas que están con su madre en Valencia», sentenció Luis Rubiales a título personal.