Pino Zamorano tira de la manta

Francisco J. Otero Ciudad Real
Pino Zamorano cuando dirigía en Primera

Pino Zamorano cuando dirigía en Primera

El exárbitro que vive en Miguelturra cuenta, en una entrevista a El Español, cómo gente “metida a nivel territorial” le pidió un 5% de mordida por pitar en Primera. Da cuenta de la manipulación del voto arbitral y denuncia el pucherazo de las elecciones en la FFCM.

El ex árbitro Alonso Pino Zamorano es de los primeros que ha tirado de la manta después de la detención del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. En una entrevista que publica hoy domingo  El Español desgrana el procedimiento por el que se controla a los árbitros. Pino Zamorano habla de cómo se decidían discrecionalmente los ascensos y descensos, de cómo se castiga a colegiados “rebeldes”, como Daudén Ibáñez o Fernández Hinojosa.

Quizás una de sus revelaciones más jugosas es la de que le exigieron pagar una “mordida” del 5% cuando ascendió a Primera a un “representante arbitral”, a gente “que está por ahí metida a nivel territorial”. “El día que tiren de la manta de él… De hecho la Ley del Deporte dice que los presidentes autonómicos no pueden cobrar nada y éste tranquilamente según un informe que llegó por correo el otro día se está llevando 6.000 euros que se sepa. Por eso te digo que este…. tienen que salir muchísimas cosas”, explica Pino Zamorano en una entrevista firmada por Alejandro Requeijo, Daniel Montero y Carlota Guindal.

Pino Zamorano tampoco se muerde la lengua al hablar de la elecciones para la Asamblea de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha: “uego resulta que son ellos los que van con toda la maquinaria de la Federación territorial llamando uno a uno para que les firmes un papel y les des una fotocopia del DNI, y luego son ellos los mismos que rellenan el voto por correo. Es decir, tu eres entrenador y yo voy a buscarte a atosigarte y te dicen: ‘este es el voto, vota a Escribano’.

Pino Zamorano ha sido uno de los primeros en hablar ahora que el miedo a hacerlo sobre el Imperio Villar  empieza a diluirse.