Sergio Arribas llegó y besó el santo

Chicastro Villarrubia de los Ojos
Sergio Arribas terminó satisfecho con su doblete

Sergio Arribas terminó satisfecho con su doblete

El extremo madrileño, con apenas dos entrenamientos, se estrenó con un doblete en la victoria del Formac Villarrubia ante el Conquense.

Fue la sensación en el doble partido de la final por el ascenso entre el Formac Villarrubia y el Alcobendas Sport y, desde entonces, a Javi Sánchez no se le olvidó el nombre de un tal Sergio Arribas, ese extremo joven, delgadito, eléctrico y con mucho desparpajo. Prácticamente, un mes después, Arribas estaba en el Nuevo Campo, pero como jugador blanquiazul.

Aterrizaba el pasado lunes el jugador madrileño después de disfrutar de unas merecidas vacaciones y aterrizó con fuerza. En pocas palabras, llegó y besó el santo. Con apenas un par de entrenamientos en sus piernas, Sergio Arribas jugó la segunda parte en la victoria del Villarrubia por 3-0 ante el Conquense. El extremo blanquiazul generó peligro para firmar un doblete y arrancar con más confianza que nunca. Pese a ello, el jugador madrileño sabe que la pretemporada es cuestión de sensaciones más allá de los resultados.

“Llevaba dos entrenamientos y el partido me sirvió para coger ritmo. La verdad es que terminé muy contento”, reconocía el madrileño mientras indicaba que “conocía al equipo de haberme enfrentado a ellos. Mantiene la base y creo que es importante para esta nueva temporada y este nuevo proyecto”.

No obstante, Sergio recordaba que “el objetivo es la salvación y no pasar apuros. Tenemos que conseguir al principio todos los puntos posibles” en una categoría exigente y complicada. Además, reconocía haberse encontrado “un vestuario joven y muy majo” y finalizaba hablando un poco de su carta de presentación como jugador. “Espero aportar intensidad por banda, control de juego y verticalidad arriba”, comentaba Sergio Arribas mientras reconocía llegar con la máxima ilusión a este grupo IV de la Segunda División B.