Toni Seoane vaticina una final “muy pareja y equilibrada”

Chicastro Villarrubia de los Ojos
Toni Seoane trata de despejar el balón / Foto: Dxt campeón

Toni Seoane trata de despejar el balón / Foto: Dxt campeón

El mediocentro del Formac Villarrubia hace hincapié en encontrar el equilibrio emocional entre la ilusión y la realidad.

Toni Seoane es un tipo muy experimentado en el mundo del fútbol. Jugar una fase de ascenso para él no supone nada extraordinario. “Es parte de mi trabajo y hay que tratar de hacerlo lo mejor posible como todo buen profesional”, afirma el de Cerro Muriano.

Tras apear en primera y segunda ronda a dos pesos pesados como Coria y Bergantiños, el Formac Villarrubia se prepara para la batalla final frente al Alcobendas Sport, un equipo que, si bien no tiene demasiada historia o afición, cuenta con un bloque que, cuando menos, hay que tenerle mucho respeto al contar con hombres en sus filas como Rangel, Pituli, Roberto García o Toni Lechuga, entre otros.

“Llegamos con muchas ganas e ilusión. Cuanto más se alargue esto, mejor para todos. Además, la ilusión está intacta y la afición está a tope. Es increíble cómo se está volcando”, comentaba Toni Seoane mientras matizaba que “estamos encantados con la respuesta del pueblo, pero tenemos que ir con los pies en el suelo y encontrar el equilibrio”.

En este sentido, de cara al partido del domingo, el mediocentro cordobés reconocía que “vamos a ir a intentar madurar el partido y vamos con el aliciente del todo o nada. Por eso creo que va a ser una eliminatoria muy pareja y muy igualada como ya pasó en las dos rondas anteriores”.

Sobre el Alcobendas Sport, al cual tiene bien estudiado, Toni indicaba que “me recuerda un poco al Bergantiños; muy ordenado, sale bien a la contra y mucho potencial. David Barca, Roberto, Pituli o Arribas son jugadores que hacen mucho daño a la contra, por lo que tenemos que contrarrestar de la mejor manera sus puntos fuertes, es decir, creo que el que menos se equivoque se plantará en segunda B”.

El ascenso como objetivo

Tirando de veteranía y sin pelos en la lengua, Toni Seoane no se escondía a la hora de poner los puntos sobre las íes. “Bien es cierto que, de puertas para afuera, el objetivo era mejorar los números del año pasado, pero nuestro objetivo de puertas para adentro era el de ascender y no me escondo al decirlo. Tenemos un potencial para luchar por todo, pero siempre con respeto y con los pies en el suelo”, subrayaba el capitán del Villarrubia mientras recordaba que “este equipo se ha sobrepuesto a muchas circunstancias y ha levantado muchos marcadores, entonces hay una confianza entre nosotros muy grande porque miras a tu alrededor y sabe que tu compañero va a morir por ti”.

Mientras tanto, los pupilos de Javi Sánchez siguen preparando la cita del domingo a base de trabajo y más trabajo. Este jueves, a pesar de ser festivo, la plantilla se ha ejercitado en el Nuevo Campo y lo hará hasta la jornada del sábado. Ya el sábado, después de entrenar y comer, la expedición del Villarrubia se desplazará hasta la capital de España para dormir y afrontar el partido con las mejores garantías. Además, el equipo no estará solo ya que se espera que medio millar de incondicionales azules viajen hasta Matapiñonera para arropar a los suyos.