Tres puntos y mucho sufrimiento

Chicastro Puertollano
Varios jugadores del Calvo Sotelo / Foto: CSP

Varios jugadores del Calvo Sotelo / Foto: CSP

El Calvo Sotelo se las vio y se las deseó para doblegar a un Torrijos muy correoso y muy bien plantado (2-0). Abraham, a quince del final, y Juanma Barbero, sobre la bocina, dieron la victoria al conjunto industrial.

CALVO SOTELO
2
TORRIJOS
0
Reguero, Ricardo, Mamadou, Víctor (Iori 45’), Abraham, Carlos López, Iván Limón, Andoni, Ribalta, Juanfri (Usero 79’) y José Manuel (Barbero 70’). Roi, Iñaki, Morales, Gorrasi, Escoredo, Carlos Gutiérrez, Rodríguez, Pineda, Pedro Alonso (Diego Icierra 87’), Greuchi (Rodríguez 55’), Barrientos y Auñón.
ÁRBITRO
Ruíz Alonso, del colegio castellano manchego. Amonestó por parte local a Reguero, Víctor, Iván Limón y Andoni, y por parte visitante a Gorrasi, Carlos Gutiérrez y Pedro Alonso. Expulsó con doble amarilla a Iñaki del Torrijos.
GOLES
1-0. Min 76. Abraham. 2-0. Min 93. Juanma Barbero.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la primera jornada de liga del Grupo XVIII de Tercera División disputado en el Ciudad de Puertollano ante unos 1000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones en una tarde calurosa. Se guardó un minuto de silencio en memoria de tres socios del Calvo Sotelo de Puertollano fallecidos recientemente.

Bienvenidos a Tercera División, esa categoría donde hay nombres y donde hay hombres, donde hay proyectos majestuosos y proyectos humildes, esa categoría donde, al fin y a la postre, compiten once contra once y donde el respeto al rival debe convertirse en una máxima a la hora de afrontar los partidos.

Recibía el Calvo Sotelo al Torrijos en el Ciudad de Puertollano. Sobre el papel, la afición se frotaba las manos dando por hecha una victoria que parecía ya establecida. Fue arrancar el partido y desde el minuto uno se notó de qué material estaba hecho el Torrijos, un rival recién ascendido, con quince caras nuevas y con la vitola bien clara de un técnico como Fran Sánchez que basa sus equipos en la fuerza y en lo físico.

Iván Limón / Foto: CSP

Iván Limón / Foto: CSP

Llevando el reglamento al límite y rozando la raya entre lo legal y lo prohibido, el Torrijos dominó mentalmente el partido. Y es que el Calvo Sotelo tampoco tuvo su día. Serio en defensa, las ideas se le nublaron en el centro del campo y el último pase le condenó para llegar con claridad a la meta de Roi. Quiso cocinar a fuego lento el equipo industrial el partido mientras la grada del Cerrú se impacientaba con el paso de los minutos.

El caso es que a los once minutos llegó la primera y más clara ocasión del partido con un centro medido de Abraham al segundo palo en el que Andoni remataba a bocajarro, pero apareció Roi para despejar el esférico cuando el respetable ya cantaba gol. Entonces, hubiera cambiado el partido.

Entre pérdidas de tiempo y continuas interrupciones, el Torrijos se llevó el partido a su terreno ante un Calvo Sotelo que quería y no podía. Auñón, al borde del descanso, avisaba por partida doble con dos disparos que atrapó seguro Kike Reguero.

Una acción del partido / Foto: CSP

Una acción del partido / Foto: CSP

Superioridad numérica

La segunda parte empezó con susto para los de Darío. Y es que Escobedo aprovechaba un despiste de la defensa para plantarse ante Reguero y enviar el balón al palo. El ritmo del partido seguía lento y fue entonces cuando el técnico industrial apostó por los cambios de ritmo de Iori y por la frescura de Barbero.

A quince minutos del final, el Torrijos se quedaba con un hombre menos por la expulsión de Iñaki por doble amarilla. Dicho y hecho. El equipo toledano siguió achuchando de lo lindo olvidando que tenía un hombre menos. Apareció entonces Iván Limón para filtrar un gran pase a Abraham. El sevillano se plantaba solo ante Roi, se fue del portero y con algo de suspense la metió por bajo para subir el 1-0 al marcador. La grada del Cerrú respiraba aliviada y el Calvo Sotelo se quitaba una losa muy grande de encima.

A pesar del 1-0 y con un hombre más, el Calvo Sotelo terminó sufriendo con un Torrijos valiente que no le perdía la cara al partido y que iba a por todas a pecho descubierto. De hecho, en el minuto 89, el asistente de Ruíz Alonso anulaba un gol por fuera de juego de Escoredo cuando remataba solo de cabeza a gol. También tuvo Iori el 2-0 antes del final, pero su disparo raso se marchó lamiendo el palo.

Abraham trata de irse de varios jugadores del Torrijos / Foto: CSP

Abraham trata de irse de varios jugadores del Torrijos / Foto: CSP

Y fue en el último suspiro, en el 93 y sobre la bocina, cuando Juanma Barbero arrancó desde su campo para aprovechar un pase en profundidad, plantarse solo ante Roi y finalizar de manera magistral para poner el definitivo 2-0. Al final, tres buenos puntos para un Calvo Sotelo que comienza el campeonato liguero ganando y con muchas cosas que corregir.

RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN