Vibrante y épica victoria del Villarrubia

Chicastro Villarrubia de los Ojos
Los jugadores del Villarrubia celebran un gol /Foto: eñe tv

Los jugadores del Villarrubia celebran un gol /Foto: eñe tv

Los de Javi Sánchez lograron su sexta victoria consecutiva ante el Toledo después de remontar un 0-2. Pituli se erigió como protagonista del partido con dos goles de bella factura. Los blanquiazules terminaron con uno menos por la expulsión de Pablo.

FORMAC VILLARRUBIA
4
TOLEDO
3
Manolo, David, Carlos Martínez, Héctor (Diop 57’), Víctor, Toni Seoane, Pituli (Juli Cacho 90’), Nico Cháfer (Pablo 83’), Nando Copete, Domenech y Charlie. Machuca, Pascu (Marcos 90’), Germán, Chato, Santigosa, Rubén Moreno, Manu Gavilán (Acuña 78’), Cifuentes, Jokin Esparza (Álex 81’) y Álvaro Antón.
ÁRBITRO
Tercero Campos, del colegio castellano manchego. Amonestó por parte local Héctor, Charli y Víctor, y por parte visitante a Chato y Álvaro. Expulsó en el minuto 85, y por doble amonestación, a Pablo, del Villarrubia.
GOLES
0-1. Min 34. Álvaro Antón (p). 0-2. Min 56. Rubén Moreno. 1-2. Min 59. Nico Cháfer. 2-2. Min 62. Germán (p.p.) 3-2. Min 69. Pituli. 3-3. Min 72. Iván Bueno. 4-3. Min 90. Pituli.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la décimo séptima jornada de liga del Grupo XVIII de Tercera División disputado en el Nuevo Campo de Villarrubia de los Ojos ante unos 600 espectadores, varios de ellos llegados desde Toledo. Terreno de juego en perfectas condiciones en una tarde fresca.

El Formac Villarrubia está imparable. Dicen los sabios de este mundo que los de Javi Sánchez atraviesan una crisis de juego, pero agachan la cabeza cuando miran a la tabla y ven los resultados. Ante el Toledo, tiró de épica para sobreponerse a las circunstancias y remontar un partido que, prácticamente, a la hora de juego, se le había puesto muy crudo.

Tiró de fe el Villarrubia en cuanto Rubén Moreno hizo el segundo tanto. Entonces, despertó de su letargo el conjunto blanquiazul para apelar a la heroica y creer en la victoria. La sexta consecutiva, para ser más precisos. Una vez más, el fútbol volvió a ser caprichoso y a demostrar ese tópico que dice que es un estado de ánimo. ¡Vaya si lo fue! Sin ir más lejos, en el minuto 57, el Villarrubia estaba muerto y nadie esperaba tal reacción.

Punto de inflexión

Quizá esa puntilla de Rubén Moreno con el 0-2 hizo cambiar el chip para los de casa. Y es que al minuto siguiente, Nico Cháfer apareció en el segundo palo para poner el 1-2 en el marcador. No era un gol cualquiera. Era el tanto de la resurrección. Entonces, apareció esa pizca de suerte que suelen tener los grandes, esa pegatina que hace tiempo se puso el Villarrubia y que la clasificación le atesora.

Pasada la hora de partido, un centro colgado de Pituli al corazón del área fue rematado por Germán, defensa del Toledo. Él quería despejar, pero llegó algo forzado y se la metió en su propia portería. En cuatro minutos, los de Javi Sánchez habían empatado la contienda. Tirando de inercia y arengado por una incondicional afición, Nando Copete tuvo el tercero en sus botas, pero el palo escupió su buen disparo. No cesó en su empeño el equipo blanquiazul y en pleno trasiego llegó el tercero. Fue en una obra magistral de Pituli, ese jugador que rebosa calidad y que suele aparecer en las grandes citas. Se metió David por el costado derecho y la puso en bandeja a Pituli más allá del vértice izquierdo de la portería de Machuca. El de Villacañas mimó el balón y la pegó con esa rosca que le ha dado muchos goles en su carrera deportiva. Golazo. Era el 3-2 y la grada del Nuevo Campo se venía abajo.

Sin embargo, en plena locura y con el partido totalmente abierto, surgió Iván Bueno por la banda izquierda, se metió hasta la cocina y, en lugar de pasarla al segundo palo, la cruzó por bajo a Manolo para poner el partido en tablas con el 3-3. Con el partido emocionante y totalmente abierto, la balanza se podía desequilibrar para ambos lados en cualquier momento. De nuevo avisó el Villarrubia con un disparo de Pablo que volvió a dar en el palo. El madrileño tuvo tan mala suerte que en un minuto mandó un balón al palo y se fue a vestuarios. Era la segunda amarilla y los de Javi Sánchez afrontaban la recta final con un hombre menos.

Pituli dio la victoria

Se echó arriba con todo el Toledo. También el Villarrubia. Así, hasta que un gran pase de Toni Seoane llegó a Pituli en el vértice del área. El control fue de genio, la orientación, mejor todavía. Así, hasta que se plantó ante Machuca y lleno de sangre fría la cruzó al palo largo para poner el definitivo 4-3 en el marcador en un partido de locura.

Al final, gran victoria del Formac Villarrubia que aguanta el ritmo de los de arriba para sumar nuevamente de tres en tres y defender esa tercera plaza de privilegio. Quién lo iba a decir después de un partido donde el Toledo dominó 55 minutos y tuvo todas las papeletas de llevarse el partido con el tanto inicial de penalti de Manu Gavilán y con el 0-2 de Rubén Moreno. Pero como ya es sabido, el fútbol es esa ciencia que nadie entiende y que, en días como estos, aparece un poquito la locura.

 

RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN