Vílchez, dos semanas en el dique seco

Chicastro Almagro
Vílchez, de rojo, cae al suelo durante un partido / Elena Rosa

Vílchez, de rojo, cae al suelo durante un partido / Elena Rosa

El mediocentro del Almagro sufre una rotura de medio centímetro en el sóleo de su pierna derecha.

Luis Mariano Vílchez respira aliviado. El pasado domingo, tras saltar a por un balón, cayó de mala manera y pronto se le encendieron las alarmas. No eran buenas, ni mucho menos, las sensaciones que sentía en su pierna derecha y eso le llevó a abandonar el terreno de juego entre lágrimas. Por un lado, porque pensaba que era algo grave de rodilla. Por otro, por todo lo que se está jugando el Almagro en estos momentos.

Al final, y tras someterse a unas pruebas con el fisioterapeuta, el jugador catalán sufre una rotura de medio centímetro en el sóleo de su pierna derecha y deberá estar en reposo entre diez días y dos semanas.

“Por suerte, es cosa de poca”, explicaba aliviado el bueno de Vílchez. “Hubo un momento que pensé que me había roto porque sentí algo raro detrás de la rodilla al caer. Apoyé mal y pensaba que se me había ido la rodilla. Tras hacerme las pruebas, el fisio me ha dicho que esté tranquilo porque todo está bien; tan solo se ve una pequeña rotura en el sóleo”, relataba.

Cuestionado por sus lágrimas a la hora de abandonar el campo el pasado domingo, el jugador del Almagro explicaba que “más bien eran lágrimas de impotencia porque venía de otra lesión y venía con muchas ganas”. Además, haciendo examen de conciencia, Vílchez reconocía que “sé que estoy mayor por la edad, pero sé lo que puedo dar al equipo. Me siento bien ayudando a mis compañeros y estoy muy comprometido con el equipo. Si yo supiera que no iba a aportar nada, sería el primero que colgaría las botas”.

Por último, hablando de la salvación, el mediocentro rojillo aseguraba que “si sacamos siete u ocho puntos más, acabaremos décimos o undécimos. Somos conscientes de que tenemos el agua casi al cuello, pero también es cierto que todo va a estar muy bonito y muy abierto hasta el final. Pero también te digo que hasta las tres o cuatro últimas jornadas no se decidirá nada”.

Mientras tanto, el Almagro continúa con su rutina de entrenamientos pensando ya en el próximo partido ante el Formac Villarrubia, un partido complicado para los hombres de Javier Bermúdez y que llegará al Nuevo Campo sin ningún tipo de complejos.