Diana Sánchez ha vuelto a casa

Antonio Martínez Socuéllamos
Diana Sánchez ha sido el gran fichaje del CV Kiele Socuéllamos

Diana Sánchez ha sido el gran fichaje del CV Kiele Socuéllamos

A sus 40 años y sin pensar en la retirada, la jugadora internacional de voleibol jugará en el CV Kiele Socuéllamos con el ambicioso objetivo de llevarlo a la Superliga

¿Qué deportista de élite de cualquier modalidad en la que el físico sea el principal condicionante para continuar en la brecha no pensaría ya en la retirada? Diana Sánchez Garijo (Socuéllamos, 1977) ni se lo plantea, y ha regresado a Socuéllamos para continuar ejerciendo su profesión y su pasión como jugadora de voleibol. Eso sin pasársele por la mente ni un momento el día en que dejará lo que ha sido su dedicación durante más de 20 años, desde sus primeros pasos en el Roycan en los años 90 hasta hoy, cuando se entrena con compañeras a las que dobla en edad. Entre medias ha jugado en el Playas de Benidorm, Caja de Ávila, Visual Home Benidorm, CV Albacete, CAV Murcia, Menoría, Infotel Forli (Italia), UCAM Murcia, CV Aguere, CV Jav Olímpico, Miranda de Ebro, CV Aguere (segunda etapa) y Leadernet Iruña. Con España, Diana Sánchez ha jugado más de 150 partidos.

Hace unas semanas dábamos la noticia de que la deportista más ilustre de Socuéllamos regresaba a su casa después de una dilatada y exitosa carrera, pero no para apartarse, sino para seguir en activo al frente de un ambicioso proyecto que no es otro que devolver a la élite al voley de la localidad después de tantos años de aquel boom.

Lo hace tras numerosos títulos, equipos, ciudades, reconocimientos y más de 150 internacionalidades con la Selección Española.

Ahora… ¿qué te hace regresar a Socuéllamos para seguir en el voley después de tantos años?

Lo primero es por un motivo personal y familiar, que no es otro que mi madre. Ahora es cuando me necesita y aparte se unió el objetivo del club, que es un proyecto serio y me daba la opción de poder venir a trabajar aquí a hacer lo que me gusta: jugar. Se unieron muchas cosas para decir que sí.

¿Este paso que acabas de dar en tu carrera profesional supone que pienses en la retirada?

No, la verdad que no, es una decisión que no viene por una lesión o  porque no esté en forma, además el nivel en Superliga no es el de hace diez años. Aparte quiero que el equipo suba a Superliga y mi opción no es retirarme, es seguir.

¿Qué te pareció cuando publicamos en Lanzadigital la noticia que serías el Neymar del Kiele?

Yo nunca he pensado que sea nada. Me encantó la noticia porque habla bien de mí, pero al final el deportista hoy está arriba, mañana esta abajo y el objetivo que tengo este año, aunque mucha gente piense que tengo menos presión, es al revés”.

Después de tantos años fuera de casa, hacer tu vida en grandes ciudades ¿sigues conectada a Socuéllamos y a su gente o cuesta volver para quedarse?

Siempre he estado enganchada a Socuéllamos, he venido todo lo que he podido y nunca he perdido las relaciones. Ayuda bastante mi forma de ser y aquí estoy súper cómoda, esto no lo tengo en otros sitios.

¿Cambiará mucho tu rutina diaria después de estar en capitales, las islas o el extranjero?

Al final todo es entrenar. Vivir fuera te da la opción de conocer otros sitios y otras culturas, conocer mucha gente que me ha ayudado muchísimo, pero al final la vida es la misma: entrenar, jugar, casa y cuando había tiempo salir, pero es lo mismo solo que con distinta camiseta.

Diana Sánchez, en un partido de la Copa de la Reina 2016 con el Leadernet Iruña

Diana Sánchez, en un partido de la Copa de la Reina 2016 con el Leadernet Iruña

¿Descartarías de aquí a un par de temporadas un nuevo cambio de aires?

Yo no descarto nada, siempre estoy dispuesta.

Después de tan larga carrera, tantos equipos y ciudades ¿cuál ha sido el sitio donde más a gusto te has encontrado?

Soy una enamorada de Albacete, allí pasé los mejores años de mi carrera, aunque he vivido en sitios espectaculares me quedo con Albacete.

¿Y el mejor club en cuanto a estructura y nivel?

De corazón Albacete, todos tienen una de cal y otra de arena pero el más potente era el Murcia. En Italia el nivel era mucho mayor que aquí.

Cuantos años han pasado desde el mítico Roycan…

Ascendimos en la 96-97, la 97-98 jugamos en Superliga y yo me fui en la 99-2000 a Benidorm, tenía 20 años y he vivido tantas cosas que para mí es un recuerdo tan lejano….

¿Cómo empiezas en esto y cuándo te das cuenta que puedes ser profesional y vivir de ello como has hecho?

Me apunté a voleibol porque donde iba mi hermano Javi iba yo, se apuntó él y fui yo detrás, se lo voy a agradecer eternamente. El primer día Paco del Amo (entrenador del Roycan y precursor de este deporte en Socuéllamos) apostó por mí y la verdad que he ido cumpliendo con todas las expectativas, pero es ahora cuando me doy cuenta. En juveniles veía que destacaba, aunque llegar a nivel profesional era un sueño. Muchas jugadoras con mi edad estaban ya en selecciones y a ti te tenía que ver alguien en un pueblo perdido de Ciudad Real, eso lo sabía, de hecho hasta que no juego con el Roycan en Superliga no recibo ninguna oferta. Se pierde mucho en el deporte base y me da mucha pena.

¿Qué supone para ti llegar a la selección española?

Antes había muchísimo nivel y en mi puesto era muy difícil entrar, pero llegó un entrenador, Magú, y me cambió de puesto de central a receptora y me empezó a cambiar la vida, le estoy agradecidísima porque eso me lo dio todo, el cambiar de puesto me abrió muchas puertas.

La socuellamina ha sido más de 150 veces internacional con España

La socuellamina ha sido más de 150 veces internacional con España

¿Por qué España, que en otros deportes es potencia mundial, no lo es en voleibol?

Europa tiene las potencias más fuertes y es difícil entrar en unos Juegos Olímpicos, teníamos que ganar a Rusia que eran Campeonas del Mundo, ni en su peor día las ganabas. Quedamos novenas de Europa, cosa que no se había hecho nunca, dejamos por debajo a equipos que habían jugado Olimpiadas pero era muy difícil entrar, era casi ganar un Campeonato de Europa. Creo que nuestra Federación no se está preocupando lo suficiente y los que mandan no están haciendo el trabajo que tienen que hacer. No hay televisiones, no se invierte y entonces el voleibol está escondido, y es el segundo deporte más practicado del mundo.

¿Has probado el voley playa?

Estuve en torneos internacionales en Marruecos y me gustó un montón, pero como un hobby, es mucho más duro y te gastas más que ganas, solo se puede ganar la vida una pareja.

¿Cuáles han sido tus logros más importantes?

Un título que me gustó mucho ganar fue la Supercopa con Murcia, porque fue el primero, lo hicimos muy bien y jugué con unas compañeras que eran unas máquinas, Campeonas del Mundo y Olímpicas. Estar en el Europeo con la Selección Española, la Medalla de Oro al Mérito Deportivo de Castilla-La Mancha porque normalmente no se la dan a una deportista de equipo. Luego tengo Liga, Copa, pero eso es lo que destaco”.

¿Le aconsejarías a una compañera tuya de este año que esté comenzando que apostase por el voley como futuro profesional?

No. Es una oportunidad para que te paguen una carrera y en todo caso un extra. El voleibol ha pasado por muchas fases, antes no nos dejaban estudiar y teníamos que entrenar mañana y tarde, no había más. Luego algunos equipos te obligaban a estudiar y ahora la gente joven va a los equipos con la condición de que le paguen los estudios, el piso o comida, pero no para vivir del voley.

En carrera tan larga también habrá habido malos momentos ¿en alguno de ellos has pensado en dejarlo?

Algún calentón del momento o cuando te has lesionado que por suerte apenas he tenido lesiones, cuando lo he hecho ha sido por todo lo alto. Casi me rompo el cruzado, me querían operar, no lo hice y aquí sigo desde hace diez años. Tuve una hernia discal que me llegaron a diagnosticar que me iba a quedar inválida porque perdí la movilidad en una pierna, tampoco me operé, me traté con un entrenador personal y un osteópata y la cabeza que hace milagros, al mes jugué y ganamos la liga. Me dijeron que no iba a poder jugar más y eso lo sabe muy poquita gente, que no iba a poder andar, estuve un mes en la cama sin poder levantarme y todavía tengo secuelas pero está controlado.

¿Cómo has sufrido en este deporte las crisis y los impagos?

Gracias a dios, de 18 temporadas me deben dinero en tres y ahora Tenerife me debe cuatro meses, han cambiado de presidente y me han dicho que me van a pagar, les daré un voto de confianza.

¿Qué diferencias hay entre aquel Roycan y este Kiele?

Ahora soy la mayor (risas), estoy volviendo a entrenar con amigas de juveniles como Cuchi o María Fernández y estoy encantada. Tenemos que ayudar todas en lo que podamos para hacer crecer al club.

Mirando ya al futuro, ¿cuál es el objetivo del equipo esta temporada?

Subir a Superliga 2, yo vengo para eso, el club hace un esfuerzo económico con este proyecto para conseguirlo.

¿Crees que puede recuperar Socuéllamos el nivel de aquella época y subir a la máxima categoría o es ahora más complicado?

Ahora es más fácil, si el club quiere seguir apostando por el voleibol se podrá hacer. Es posible llegar.

Aunque ya has dicho que no lo contemplas todavía pero… ¿tienes planes de futuro cuando llegue el momento de dejar el voley?

Ya veremos, tengo muchas cosas pero ninguna, no sé, no me gusta hablar de eso”.