El Simbiosis Mushing Team se trae dos medallas de plata de Carcabuey

Lanza Miguelturra

El equipo manchego consigue el segundo puesto en patín y bikejoring en la primera prueba de la Copa de Andalucía. La solidaridad entre rivales fue la clave en una carrera donde el terreno destacó por sus pronunciadas cuestas.

El Simbiosis Mushing Team de Miguelturra logra dos segundos puestos en las categorías de patín y bikejoring en el entorno del Parque Natural de la Sierras Subbéticas. La primera prueba del circuito andaluz de Mushing, celebrada el pasado domingo 17 de noviembre en la localidad cordobesa de Carcabuey, ha dejado “optimismo” y “buenas sensaciones” para el equipo manchego de cara a la próxima prueba de la Copa de España.

Así lo ha explicado Eva Lucerón, corredora del equipo que, junto a Nala, ha ascendido al segundo puesto del podio en la categoría de bikejoring tras hacer una carrera “corta pero muy técnica”, en el que el circuito ha destacado por sus desniveles, obligando al equipo a concentrarse a la hora de subir y bajar las cuestas que tuvieron que afrontar durante la carrera.

Por su parte, Miguel Ángel Zaragoza y Thor tuvieron que sortear las distracciones ocurridas al inicio de la carrera, con varios corredores que sufrieron varias caídas. A pesar de ello, humano y cánido consiguieron centrar su atención en la marcha, alcanzar un ritmo adecuado y mantenerlo hasta llegar a la meta, traduciéndose ese esfuerzo en la segunda posición de la modalidad de patín.

Esta primera prueba del circuito andaluz ha servido a los corredores manchegos para coger ánimo de cara a su siguiente reto la segunda prueba de la Copa de España. El próximo fin de semana viajarán al municipio turolense de Valdecebro donde volverán a competir en las categorías de patín y bikejoring nórdicos e intentarán mejorar las marcas conseguidas en su anterior carrera en la competición nacional.

Solidaridad entre “rivales” 

En el mundo del mushing, la pasión por la naturaleza, el deporte y la armonía entre perros y humanos está por encima de cualquier otra cosa. Ese sentimiento de solidaridad llevó a Eva Lucerón a detener su marcha durante la carrera de Carcabuey para ayudar a otra compañera que había sufrido un resbalón.

“Vimos una contrincante que se había caído y nos paramos a ayudarla”, relata la corredora manchega. En este caso, se trató de una caída leve, pues la corredora accidentada informó a la manchega de que se encontraba bien. Enseguida retomaron la marcha, avisando al punto de control de la carrera para que atendieran a esta corredora.

“Es un deporte en el que creas un muy buen vínculo con tu perro, aprendiendo de sus necesidades”. Esa empatía también se traslada a la carrera, donde todos los participantes tratan de hacer su mejor tiempo, pero teniendo presente siempre la hermandad que se crea entre humanos y perros de distintos lugares en torno a la pasión de correr en plena naturaleza.