Javier Rivas: “Llegaba al campeonato con incertidumbre, pero me encontré muy bien”

Raúl Fernández Ciudad Real
Javier Rivas posa con sus cinco medallas

Javier Rivas posa con sus cinco medallas

El nadador de Miguelturra dejó definitivamente atrás una dura lesión en el tobillo que le hizo pasar en junio por el quirófano con cinco medallas en el Nacional Absoluto de Invierno celebrado la pasada semana en Barcelona.

Javier Rivas Gallego aterrizó la pasada semana en Barcelona, el escenario del LXII Campeonato Absoluto de Invierno de natación, con dudas e incertidumbre. Especialmente en el aspecto psicológico, porque en el físico sí que sabía que llegaba en una forma óptima. Desde el pasado mes de abril, el nadador de Miguelturra que milita en el Canoe no había tomado parte en una competición por una lesión en el tobillo, una calcificación en el hueso astrágalo que le impedía la movilidad en la articulación y por la que tuvo que pasar por el quirófano en junio. El verano lo pasó con duras y exigentes sesiones de recuperación y fue en septiembre cuando comenzó a entrenar con el grupo. “Empecé con tranquilidad, poco a poco, sin ninguna presión”, comenta a Lanzadigital.

Por eso, Javier Rivas acudió a la Ciudad Condal con un objetivo principal: “Quería volver a disfrutar de la competición, coger sensaciones para la temporada”. Pero el primer día ya se encontró muy bien en la piscina de 25 metros y pudo darlo todo en la primera final con el resultado de un bronce en el 100 mariposa y un oro por equipos con su club en el 4×50 estilos. Su confianza aumentó considerablemente, porque lo que el miguelturreño pretendía en este Nacional Absoluto “era superar lo psicológico, el hecho de salir de una lesión me costó mucho”, dice. Y después, en las jornadas posteriores del campeonato, llegaron tres medallas más, dos individuales con otro bronce en el 50 mariposa y una plata en el 200 mariposa, además de un oro en el relevo 4×100 estilos. Cinco preseas que suma ya un extensísimo palmarés en estas competiciones nacionales y que no alcanza a contabilizar en número el propio nadador, que sí recuerda sus ocho títulos de campeón de España. “Estoy muy contento con estos resultados, me encontré bastante bien”, sentencia y lo hace, además, satisfecho con las marcas realizadas, “ya que aunque no hice ninguna marca personal, sí que estuve muy cerca”.

Con estas nuevas medallas ya en casa, Javier Rivas mira con más optimismo hacia las próximas citas de la temporada. Del 21 al 23 de diciembre competirá con el Canoe en la Copa de España de Primera División con el objetivo de ayudar a su equipo a quedar en lo más alto del podio, competición en la que participará también, aunque en Segunda, su ex equipo, el CN Alarcos de Ciudad Real, con un conjunto masculino y, por primera vez, otro femenino.

Luego, en abril, se celebrará la gran cita del Open de Primavera, en la que tratará de sumar más éxitos para volver al equipo nacional, del que salió por esa lesión. “Es otro de mis objetivos, poder regresar a la selección”, reafirma un nadador de cara a las citas internacionales del 2019, el Mundial y la Universiada. Todavía quedan lejos, pero hacia ellas mira ahora con más confianza un Javier Rivas que ha dejado atrás esa dura lesión con cinco medallas en el reciente Campeonato de España.