La asignatura pendiente del Quixote Maratón: el poco público en las calles

Lanza Ciudad Real
Varios atletas corren el 23ª Quixote Maratón / Foto: Clara Manzano

Varios atletas corren el 23ª Quixote Maratón / Foto: Clara Manzano

Mateo Gómez Aparicio, presidente de la asociación organizadora ADAD, lamentó este hecho que también mencionaron los ganadores de la carrera de este domingo, Gemma Arenas y Laureano García, a la vez que agradeció la labor de todos los voluntarios y subrayó que es maratón prueba "viva y consolidada que tiene recorrido".

El 23º Quixote Maratón de Castilla-La Mancha, que este domingo llenó las calles de Ciudad Real de atletas de toda condición y distintas nacionalidades, volvió a demostrar que es una prueba viva y consolidada que tiene recorrido. Así al menos lo considera el presidente de la asociación organizadora, Quixote Maratón ADAD, Mateo Gómez Aparicio, que mostró su satisfacción por cómo transcurrió el evento que reunió en el Polideportivo Rey Juan Carlos y en las calles de la capital a unas 8.000 personas.

Gómez Aparicio destacó fundamentalmente la labor de los voluntarios, “sin ellos sería imposible sacar adelante una prueba de esta magnitud en la que hay cientos de cosas que organizar, desde cortar calles a repartir dorsales, sin olvidar a los que guardan las mochilas y efectos personales de los corredores o los que marcan con las bicicletas a los cabezas de carrera, por no hablar de los que se instalan en los puntos de avituallamiento”. Más de 400 personas participaron este año y a ellas, el director de la prueba les dio su agradecimiento más sincero.

Mateo Gómez Aparicio (tercero por la derecha), junto a autoridades antes de la salida

Mateo Gómez Aparicio (tercero por la derecha), junto a autoridades antes de la salida

Agradecimiento que hizo extensivo al equipo sanitario, coordinado por el doctor Alberto Martínez Calero, nefrólogo del Hospital General de Ciudad Real, con servicio de Enfermería dirigido por la decana de la Facultad de enfermería, Carmina Prado, y Fisioterapia a cargo de Teresa Vellón, de CENFIS. En ambos dispositivos participaron alumnos de los últimos cursos de las facultades de Enfermería de Ciudad Real y de Fisioterapia de Toledo. Finalmente, resaltó también la labor del servicio de podología con el secretario del Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha, Mariano Vellón, al frente.

Imprescindible por otro lado la implicación de todos los patrocinadores, tanto de las administraciones, Ayuntamiento con su Patronato de Deportes, Diputación, Dirección General de Deportes de la Junta y Universidad de Castilla-La Mancha, como de todas las empresas privadas que se vuelcan para que todo salga a la perfección. “El Quixote Maratón es una prueba de esfuerzo, pero también es una fiesta y una herramienta para transmitir buenos valores, y eso es algo que las empresas que nos ayudan valoran positivamente, porque sus marcas se asocian a la salud y el fair play”, afirmó Gómez Aparicio.

El Quixote Maratón tampoco sería posible sin el trabajo de los dispositivos de seguridad, tanto de la Policía Nacional y la Policía Local, como de Protección Civil. “Sabemos que es una mañana en la que revolucionamos el tráfico en la ciudad, pero creo que merece la pena montar todo este lío”, aseguró. Sí lamentó, como ya hicieran algunos de los corredores, sobre todo la atleta Gemma Arenas, ganadora por sexta vez del Maratón, así como el ganador Laureano García, que sea poco el público que se congrega por las calles, todo lo contrario que en los alrededores del Polideportivo. “Es nuestra asignatura pendiente, pero también sabemos que los aficionados prefieren estar en la salida y en la meta, aun así tengo que dar las gracias a los clubes y personas que montan los puntos de animación, ya que los corredores agradecen mucho los ánimos en esos momentos de carrera que son muy duros”, manifestó.

El Quixote Maratón, a vista de dron / Peco Fotógrafos

El Quixote Maratón, a vista de dron / Peco Fotógrafos

Finalmente, el coordinador del Quixote Maratón destacó el gran éxito que supuesto este año la 18 edición de la Carrera Escolar donde se partía con 2.429 inscritos pero a última hora se sumaron 150 más. “El polideportivo Rey Juan Carlos fue una fiesta del deporte para estos miles de niños y niñas y eso para nosotros es una gran satisfacción, vemos como año tras año el número de participantes aumenta y como cada vez más el atletismo gana en adeptos”, indicó.

Gómez Aparicio agradeció a los maestros y maestras de los colegios participantes, 33 entre los de la capital y otros de Miguelturra, Porzuelo, Poblete y Valenzuela, su labor por difundir esta carrera “Jugando al atletismo” que organizan la Federación Regional de Atletismo y Quixote Maratón ADAD, así como a los profesores de los seis institutos de Ciudad Real que también participaron y a todos aquellos niños y niñas que lo hicieron de forma independiente.

En este sentido, el director de la prueba quiso felicitar a todos los participantes por contribuir a engrandecer el Quixote Maratón y por sumarse a esta fiesta regional del atletismo, a la vez que pidió disculpas por si en algunos momentos hubo sensación de descoordinación a la hora de organizar a los escolares. “Tenemos todo bien organizado y una experiencia enorme con la carrera escolar, es cierto que hay veces en las que cuesta un poco más y sobre todo las familias pueden pensar que esto es un caos, realmente no lo es, y al final todo ha salido perfectamente que es lo importante”, finalizó.