Ence y el sector de la celulosa se comprometen a impulsar una recuperación verde en Europa, tras la crisis creada por el COVID-19

Lanza General
Planta de biomasa de Ence, Biollano / G.G.

Planta de biomasa de Ence, Biollano / G.G.

Ence, como compañía miembro de la Confederación de Industrias Papeleras Europeas (CEPI, por sus siglas en inglés), suscribe y apoya decididamente la Alianza Europea para una Recuperación Verde

Se trata de un compromiso conjunto para impulsar soluciones ecológicas y sostenibles en la estrategia de la Unión Europea para la recuperación tras la crisis sanitaria causada por el coronavirus.

El cambio climático y la defensa de la biodiversidad son los pilares de las políticas que esta alianza pretende promover e implantar en el territorio comunitario. Los firmantes del manifiesto se comprometen a participar en la lucha y en la victoria de estas dos batallas simultáneas: la sanitaria y la climática.

El sector de la celulosa y el papel está decididamente implicado en el impulso de la excelencia medioambiental, la bioeconomía y el crecimiento sostenible. La CEPI, y sus miembros en toda Europa, entre ellos Ence, apoya con determinación esta Alianza Europea para una Recuperación Verde.

La iniciativa ha sido presentada por Pascal Canfin, presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo. Su manifiesto está respaldado por 180 responsables políticos, directivos de grandes multinacionales, sindicatos, ONG y expertos.

Todos ellos han acordado trabajar juntos para crear, apoyar e implementar inversiones que permitan la recuperación económica tras la crisis causada por la pandemia, manteniendo al mismo tiempo la lucha contra el cambio climático como pilar clave de la estrategia de la Unión Europea en materia económica. Se pretende la movilización de paquetes de inversión verde, para “preparar nuestras economías para el mundo de mañana”, tal y como recoge el manifiesto.

La búsqueda de una sociedad neutra en carbono y el avance hacia una transición ecológica justa son un eje fundamental del modelo de negocio de Ence, una compañía comprometida firmemente con la lucha contra el cambio climático.

La compañía se encuentra inmersa, del mismo modo, en el desafío sanitario, económico y social que supone la pandemia del Covid-19. Ence mantiene, gracias a su actividad, el suministro de celulosa, para la producción de material higiénico y sanitario, así como de energía, para prestar servicio a hogares y centros médicos y asistenciales.

Para garantizar su continuidad, tanto las biofábricas de Ence en Pontevedra y Navia (Asturias) como las diferentes plantas de energía renovable de la compañía continúan en marcha, extremando las medidas de seguridad para evitar cualquier riesgo de contagio entre sus trabajadores.