“Este Plan Estratégico del Vino tiene claro que quien manda es el consumidor”

Francisco Navarro Tomelloso
Presentación del Plan Estratégico del Sector Vitivinícola

Presentación del Plan Estratégico del Sector Vitivinícola

El consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, asegura que el gran reto tiene que ser proyectar y vender la calidad que desde hace tiempo hemos conseguido

El consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo,  presentó este miércoles en el Ivicam de Tomelloso el Plan Estratégico del Sector del Vino de Castilla-La Mancha en el que todos sus estamentos vienen trabajando durante mucho tiempo.

“Tengo que agradecer el compromiso que ha demostrado el sector en la elaboración de este plan, con un esfuerzo muy importante de todos para llegar a un documento con las conclusiones de este trabajo, si bien este documento estará vivo. Las recomendaciones que en él se recogen tienen que servir para orientar el futuro del sector vitivinícola en el que todos nos tendremos que comprometer a hacer cosas, en primer el Gobierno regional”, ha dicho el consejero.

El acto de presentación ha contado con la presencia de la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez; de la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo; varios directores generales de la Consejería, además de representantes de la Universidad y de todos los estamentos del sector como Denominaciones de Origen, organizaciones profesionales agrarias, cooperativas y organizaciones empresariales del mundo del mosto y el alcohol.

Inmaculada Jiménez ha dado la bienvenida a los asistentes manifestando que “para mí es todo un honor que el Ivicam albergue el acto de presentación de este Plan Estratégico que es una hoja de ruta,  con medidas importantes y un horizonte claro hacia donde debe caminar un sector que tenemos que cuidar y mimar, ni la región ni tampoco Tomelloso se pueden entender sin este sector”.

Martínez Arroyo ha agradecido el trabajo que se ha realizado desde la Universidad de Castilla-La Mancha, representada por Sebastián Castillo y Francisco Montero, “que han analizado todo lo relacionado con el vino, el mosto y la viña” y también el del director general de Agricultura y el director general de Cooperativas “que han realizado una magnífica labor, encajando todas las piezas, para que el documento pueda ver hoy la luz”.

El  consejero de Agricultura ha otorgado gran importancia a un documento que busca relanzar el sector más representativo de la región “del que viven muchas familias, empresas y genera mucho empleo, con una significación social y medioambiental como ningún otro. El sector del vino nos toca a todos, a los dos millones de habitantes de Castilla-La Mancha”, ha señalado.

Al acto han acudido representantes de sector

Al acto han acudido representantes de sector

Centrándose en el Plan Estratégico, Martínez Arroyo ha asegurado que su objetivo fundamental era “proyectar la calidad del sector vitivinícola, la calidad de nuestro productos que existe, pero que muchas veces no hemos sabido vender a los consumidores. El documento parte de la premisa de quien manda y decide es el consumidor, por tanto el sector del vino tiene que acompasar sus movimientos a lo que el consumidor desee. Esto lo tenemos meridianamente claro”.

El consejero ha insistido en la apuesta por la calidad de un plan que “tiene que dirigir su mirada hacia el consumidor, ya sea de Castilla-La Mancha o de cualquier rincón del mundo. Es un Plan Estratégico para adaptarnos a los deseos de los consumidores y hacer mejor a Castilla-La Mancha”.

Martínez Arroyo ha considerado vital para la región “una Ley de la Viña y el Vino que, si la hubiéramos tenido antes, habría resuelto muchos de los problemas que ha tenido el sector a lo largo de la legislatura. Una Ley que apueste por la calidad y que nos sirva también para poder engarzar mejor aspectos como la trazabilidad o la limitación de rendimientos. La elaboración de esa Ley debe ser inminente”.

Una Interprofesional Regional

Por otro lado, el Plan Estratégico apuesta por una Interprofesional Regional del Vino. “Hay cuestiones que el sector demanda y que no tienen respuesta por parte de la Administración, por razones normativas o jurídicas que le impiden abordarlas”, ha explicado el consejero de Agricultura.

“Es necesario encajar los problemas del sector en una estructura en la que estén todos los eslabones del sector para abordar la disminución del rendimiento por hectárea o la producción de las bodegas. Tenemos un sector que nos va a traer muy buenas noticias en el futuro, pero también nos va a traer algunas malas y tenemos que intentar evitarlas, en definitiva, tenemos que estar preparados”, ha señalado.

Martínez Arroyo ha valorado el trabajo de las tres interprofesionales que hay en la región, una de ellas la D.O.La Mancha, “que están regulando internamente muchas cosas y están llevando a cabo una importante apuesta por la calidad”. También ha puesto como ejemplo la reestructuración de viñedo, “en la que se ha apostado por las variedades que más demandan los consumidores.

El Plan Estratégico también favorecerá la integración comercial de las empresas, especialmente de las cooperativas. “Se podrán crear entidades prioritarias de interés regional y agrupaciones de productores que también podrán crear las bodegas particulares. Una vez que se constituyan se beneficiarán de más ayudas”.

El consejero se ha mostrado  convencido de que “con este Plan Estratégico vamos por el buen camino” y ha mencionado el Plan de Control de la Trazabilidad, “que está dando resultados tanto en mostos, como en alcohol, como en vino. Un plan que nos hace mejores y del que podemos presumir”, poniendo como ejemplo lo que se está haciendo en la D.O. Valdepeñas.

En cualquier caso, el consejero ha elogiado a las nueve denominaciones que hay en la región, “que son punta de lanza del sector y estamos obligados a mimarlas, quererlas y apoyarlas. Lo que está claro es que el sector del vino que yo conocí hace diez años,  nada tiene que ver con el de hoy. Estamos sentando las bases con este plan para que en el 2025 alcancemos el objetivo de una facturación de 2.500  millones de euros para el sector vitivinícola de Castilla-La Mancha”.