La venta de espumosos de La Mancha permanece estable pese al conflicto catalán

Noemí Velasco Manzanares
Espumosos de elaboración tradicional con segunda fermentación en botella de Vinícola de Castilla / N. V.

Espumosos de elaboración tradicional con segunda fermentación en botella de Vinícola de Castilla / N. V.

El boicot a los productos catalanes lanzado a través de las redes sociales y observado por algunos organismos de momento parece no afectar a los espumosos producidos en La Mancha, ni tampoco a los cavas que producen bodegas con presencia en la provincia en otras partes de España. Las bodegas de Ciudad Real consideran que “las dificultades que sufren algunas regiones de España no puede ser un argumento de venta”

La venta de espumosos de La Mancha permanece inalterable y sin oscilaciones derivadas del conflicto catalán. El temido boicot al cava parece un mero “revuelo” en el inicio de la temporada de máximas ventas, aunque habrá que esperar hasta Navidad para tener resultados certeros.

Con plantas de producción de vino repartidas por toda España, desde Valdepeñas a Cataluña, el responsable de marketing y publicidad de García Carrión, Alberto Hernández, asegura que el mercado permanece “estable”. La empresa, que nació en 1890 en Jumilla (Murcia), no ha contemplado variaciones ni en cavas, ni espumosos.

El cava ‘Jaume Serra’, con Denominación de Origen, mantiene la posición de García Carrión como “líderes de venta” en Cataluña. Alberto Hernández confiesa que el cava es “un producto de consumo muy catalán”, que consumen durante todo el año, a diferencia del resto de España.

Tampoco hay cambios en la demanda del espumoso ‘Don Luciano’, producido en Daimiel con DO de La Mancha, aunque la época de mayores ventas empieza a partir de octubre y en los meses cercanos a la Navidad. Alberto Hernández aconseja “que todo el mundo esté tranquilo, porque no pasa nada, es más revuelo que otra cosa”.

Así pues, grandes cadenas de supermercados como El Corte Inglés y Carrefour confirmaban a Europa Press que no han reducido el volumen de compras de productos procedentes de Cataluña, pese a la incertidumbre generada por el traslado de la sede social de empresas como Codorniu, uno de los grandes exponentes del cava catalán, a raíz del referéndum del 1 de octubre.

La crisis de Cataluña no puede ser un argumento de venta

En la misma línea, el gerente de Vinícola de Castilla en Manzanares, Alfonso Monsalve, afirma que “el comportamiento del mercado hasta finales de octubre es el habitual”. Existe un “incremento previsible” para los próximos meses, pero en la línea de todos los años, porque el consumo de espumosos aumenta en esta época del año.

Ahora bien, Alfonso Monsalve tiene claro que las bodegas de Castilla-La Mancha tienen que defender su producto por la alta calidad, “porque tenemos la mejor uva, el suelo más apropiado, unos excelentes enólogos y unas bodegas muy bien dotadas”.

En Vinícola de Castilla de Manzanares, la primera bodega que hizo espumosos de elaboración tradicional con segunda fermentación en botella en la región, “las dificultades que sufren algunas regiones de España no pueden ser un argumento de venta”.

La bodega manzanareña, que esta misma semana ha empezado a embotellar los vinos jóvenes de la nueva añada, vende la marca ‘Cantares’ por todo el mundo, en la Unión Europea y fuera, también en Cataluña, donde incluso ha ganado algún premio, a pesar de no contar con la DO propia del cava por su disposición geográfica.

La preocupación es digerir los costes de la vendimia 2017

La principal preocupación para Alfonso Monsalve en estas fechas no es las consecuencias del desafío independentista catalán en la venta de ‘Cantares’, que tiene una gran acogida en el mercado sin conflictos de identidad de por medio, sino “digerir los costes de la vendimia de 2017”.

El representante de Vinícola de Castilla admite que lo deseable es que suba el precio del vino, dado el incremento, “por tercer año consecutivo”, de los precios de la uva. Alfonso Monsalve advierte el desequilibrio entre “incrementos interanuales de la uva de en torno al 20 o el 30 por ciento” y un vino a precios mínimos.

Molsalve considera “Castilla-La Mancha no tiene que competir en precios bajos”, porque tiene un vino de alta calidad, y al mismo tiempo afirma que “debería aumentar el volumen de vino envasado, con marca y contraetiqueta en la región”, porque “fija más los precios del mercado” frente al granel.

Con o sin desafío catalán, la demanda de espumosos aumenta

Desde la “ciudad del vino”, Bodegas Navarro López tampoco nota una relación directa del posible rechazo al producto catalán en el resto de España con el aumento de la demanda de espumosos, aunque afirman con rotundidad que el reclamo de estos vinos ha subido de forma exponencial en los últimos tiempos.

En respuesta a las necesidades del mercado, el director de marketing, Echedey Hernández, hace referencia al nuevo espumoso de la bodega, recién salido al mercado, con una pequeña producción de 6.000 botellas, que ha desbordado las expectativas. De hecho, Bodegas Navarro López procederá la semana próxima a un nuevo llenado con el doble de producción de botellas.

Asimismo, la compañía de origen valdepeñero, que tiene repartidas plantas de producción de vino por toda España, no puede sacar conclusiones certeras sobre la venta del cava de Almendralejo que sacó al mercado a finales del año pasado, por la falta de la secuencia histórica.

Ahora bien, Echedey Hernández afirma que “es posible que los cavas de la Rioja o de Almendralejo experimenten un aumento de ventas”, ya que, según explica, “el consumidor de cavas buscará cavas en otras partes de España, y no espumosos”.