Los solaneros ‘Quesos de Luna’ reciben la medalla de bronce en los ‘World Cheese Awards’ por su ‘Cremoso de Cabra’

Javier Ruiz La Solana
Se elabora con leche de cabra recién ordeñada / J. R.

Se elabora con leche de cabra recién ordeñada / J. R.

Se trata de una quesería artesanal de campo que siempre ha buscado la calidad de la leche de su ganado

La fábrica de quesos solanera ‘Quesos de Luna’ ha sido galardonada por su queso ‘Cremoso de Cabra’ con la medalla de bronce en la última edición de los ‘World Cheese Awards’, que se ha celebrado en la ciudad noruega de Bergen. En esta edición han participado más de 3.500 quesos de 45 países diferentes, contando con un jurado internacional compuesto por 239 expertos de 29 naciones.

Juan José Luna y Rosana Golvano son los responsables de esta quesería artesanal de campo, donde fabrican quesos de cabra con leche de su propia ganadería, recién ordeñada. Se fabrican quesos frescos, de pasta blanda, coagulación láctica y pasta prensada. El matrimonio Luna y Golvano indica que es una explotación familiar de caprino lechero, en el paraje conocido como ‘Casa de la Campana’. “Siempre hemos buscado la calidad de la leche de nuestro ganado, enfocada a la elaboración de quesos”. Para ello, comenzaron criando cabras de la raza anglonubia, ya que la composición de su leche la hace ideal para la elaboración de queso. Posteriormente se introdujeron sementales de raza ‘florida’, y algunas chivas para dar mayor rusticidad y producción a las cabras.

En la Plaza de la Hojarasca, se encuentra ‘Quesos de Luna’ y, según aseguran los propietarios, ya en 2012 se pudo construir la quesería para elaborar parte de su producción de leche. Es una ‘quesería de campo’ en la que se elaboran quesos artesanalmente, con leche fresca de la propia explotación y fermentos naturales. El responsable dijo que obtener este premio conlleva afianzarse y que lo que se está haciendo “se hace bien”, siendo una ventana para que conozcan el producto.

Mostrando su orgullo y satisfacción por este galardón, Luna aseveró que realmente en Castilla-La Mancha parece que hay “nacionalismo geotécnico con la oveja manchega”, cuando realmente el queso manchego es el 10 por ciento del que se produce en la comunidad autónoma, alcanzando el 20 por ciento el número de explotaciones. “Estamos muchos más pero no tenemos visibilidad”, dice el propietario de la quesería, añadiendo que tienen que salir fuera de la región para que se conozca su producto. Por esto quiso dejar claro que sólo se da publicidad al queso manchego “por el tema nacional cazurrista”, no dándose cuenta que la ganadería de pequeños rumiantes en Castilla-La Mancha es mucho más amplia “y que estamos muchos más de los que siempre aparecen en los medios”.