2018, el año en que el feminismo tomó las calles: del 8-M al ‘Yo sí te creo’ contra la Manada

Lanza Madrid
Mujeres de todas las edades participaron en la movilización del 8-M en Ciudad Real / J. Jurado

Mujeres de todas las edades participaron en la movilización del 8-M en Ciudad Real / J. Jurado

En el año 2018 el feminismo ha echado un pulso a la calle, donde la bandera 'morada' ha sido enarbolada en varias movilizaciones convocadas en señal de repulsa de la 'cultura patriarcal' y para clamar por la igualdad entre hombres y mujeres. De hecho, la oleada feminista se ha levantado con la suficiente fuerza como para marcar la agenda política y social.

La huelga feminista del pasado 8 de marzo, convocada por la comisión 8-M en toda España, venía fraguándose desde la primavera de 2017. Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, se produjo una movilización sin precedentes con marchas multitudinarias a favor de la igualdad de la mujer en la mayoría de ciudades de España.

Pero ése solo fue el preámbulo de una lucha por la igualdad que empezó poniendo los pies en las calles, y en ellas se ha quedado denunciando la ‘cultura patriarcal’ y expresando su rechazo a las distintas violencias machistas.

En medio de este clamor feminista, la Audiencia de Navarra hizo pública en abril la sentencia que condena a los cinco miembros de la Manada por un delito de abuso sexual a una joven de 18 años durante las fiestas de San Fermín en 2016. El tribunal les absolvió del delito de agresión al no apreciar ni violencia ni intimidación en los hechos.

Esta sentencia provocó un malestar que se tradujo en la convocatoria espontánea de movilizaciones en todas las ciudades de toda España. Las famosas proclamas de ‘No es no’, ‘Yo sí te creo’, ‘No es abuso, es violación’ y ‘Tranquila hermana, aquí está tu Manada’ llegaron a las calles ese mismo día. En el caso de Madrid, una multitud lo gritó a las puertas del Ministerio de Justicia, exigiendo el ‘Basta ya de justicia patriarcal’.

Aquella fue la primera de muchas movilizaciones que han tenido lugar a lo largo de este año en señal de protesta a raíz de este asunto. En junio, las feministas volvieron a las calles contra la puesta en libertad bajo fianza de los cinco miembros de La Manada. Los lemas feministas ‘Si tocan a una, nos tocan a todas’, ‘No es un caso aislado se llama patriarcado’, ‘Justicia de mierda, la estáis juzgando a ella’, volvieron a resonar en distintos lugares del territorio español.

La última vez que se han escuchado este año ha sido a principios de diciembre, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmase la condena de nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual con prevalimiento, que ahora debe ser ratificada por el Tribunal Supremo.

Agenda política

La polémica sentencia también marcó la agenda política después de que muchos líderes y dirigentes de distintos partidos la cuestionasen, así como asociaciones juristas. Incluso el Gobierno, liderado entonces por Mariano Rajoy y con Rafael Catalá al frente del Ministerio de Justicia, expresó su respeto a todos los fallos judiciales, pero en esta ocasión decidió encomendar a la sección Penal de la Comisión General de Codificación la revisión de los delitos sexuales en el Código Penal con el objetivo de reformarlo.

De hecho, los expertos de este órgano asesor han remitido recientemente al Ejecutivo un informe en el que proponen la supresión del tipo delictivo del abuso sexual y calificar como agresión o violación cualquier acto sexual efectuado sin consentimiento, e incluyen en el tipo de violación la participación de dos o más personas.

En línea con esta propuesta se manifestó desde el primer momento el actual Gobierno de Pedro Sánchez, que expresó su intención de introducir en el ordenamiento jurídico el consentimiento expreso en la tipificación de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, así como realizar una revisión de la ley de Enjuiciamiento Criminal desde una perspectiva de género.

‘Consejo de Ministras’

“Si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no”, apuntaló la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en su primera comparecencia parlamentaria un mes después de la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa al prosperar la moción de censura contra Rajoy.

Con su ascenso como jefe del Ejecutivo, Sánchez formó un Gobierno “feminista” con más mujeres que hombres en las carteras ministeriales por primera vez en la historia. Fue precisamente la mayoría femenina la que inspiró a los ministros a prometer su cargo ante el Rey refiriéndose al ‘consejo de ministras’, en lugar de la tradicional fórmula del ‘consejo de ministros”.

El líder del PSOE también recuperó el Ministerio de Igualdad y lo dejó en manos de Vicepresidencia y la ‘número dos’ del Ejecutivo. Calvo, además de dejar clara su postura sobre el ‘sí es sí’, se ha mostrado muy crítica con la prostitución, siendo incluso partidaria de abolirla.

Vientres de alquiler y prostitución

Además de considerarla la “gran esclavitud” del siglo XXI, Calvo, antes de estar en el Gobierno defendió castigar a los proxenetas y a los hombres que acuden a prostíbulos que, a su juicio, “son Guantánamos de cercanía”.

Precisamente otra de las polémicas de este año se desató tras el visto bueno del Gobierno para la constitución del sindicato de trabajadoras sexuales (OTRAS). Se produjo a través de una resolución en el BOE autorizada por la entonces directora general de Trabajo, Concepción Pascual, que dimitió posteriormente.

“Lo desconocía por completo. Me han colado un gol por la escuadra”, confesó la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, quien dirige el departamento que dio luz verde a la creación de OTRAS.

El Ministerio ya abogó por su impugnación a través de la vía judicial y, en este contexto, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ya declaró el pasado mes de noviembre la nulidad de sus estatutos, al considerar la prostitución por cuenta ajena no pude ser objeto de un contrato de trabajo válido. Está pendiente que el Tribunal Supremo dicte sentencia firme.

La gestación subrogada es otro de los caballos de batalla en el debate político de este último año. En reiteradas ocasiones, el Gobierno ha rechazado los vientres de alquiler alegando que es “una compraventa de niños”, en palabras de la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá.

Este es uno de los debates que más ha elevado el tono entre Ciudadanos –partidario de regular la prostitución– y el Gobierno, contrario a toda regulación de esta práctica que “utiliza” el cuerpo de las mujeres.

8-M 2019, en marcha

A cierre de año, con el objetivo de visibilizar la lucha de las mujeres, doce mujeres de la Comisión 8-M acudieron al Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad 2018 con décimos con el número 80319, la fecha de la próxima convocatoria el 8 de marzo de 2019.

Los preparativos para “construir” la próxima huelga feminista 8-M ya están en marcha. Las feministas integradas en las distintas comisiones territoriales del 8-M llevan meses trabajando, “sumando fuerzas” y “repensando” la convocatoria con el objetivo de que sea “más potente” que la de 2018.