General Gimeno: “El reto de la UME son las emergencias medioambientales derivadas del cambio climático”

Julia Yébenes Ciudad Real
El general de división del Ejército del Aire, el puertollanero Manuel Gimeno Aránguez, (al frente) planificando una intervención en Murcia / Lanza

El general de división del Ejército del Aire, el puertollanero Manuel Gimeno Aránguez, (al frente) planificando una intervención en Murcia / Lanza

El segundo jefe de la reconocida Unidad Militar de Emergencias, de origen puertollanense, señala en una entrevista que desde 2005 ha realizado más de 460 intervenciones en todo tipo de emergencias. Trece de ellas han sido en el extranjero, los terremotos de Haití, Nepal, Ecuador y México o los grandes incendios forestales sufridos en Chile, Portugal y Grecia

El general de división del Ejército del Aire, el puertollanero Manuel Gimeno Aránguez, es el segundo jefe de uno de los cuerpos de élite más conocidos por la ciudadanía, como es la Unidad Militar de Emergencias (UME). Sus efectivos son quienes intervienen en situaciones de emergencia y de catástrofes, como ocurrió el año pasado en Baleares, comunidad que se vio afectada por unas graves inundaciones o recientemente en Cantabria, que ha registrado una ola de incendios. “La UME te engancha desde el primer momento”, asegura en una entrevista Gimeno, cuando se cumplen algo más de dos años de su toma de posesión como segundo jefe de la Unidad Militar. El reto para este año, explica, son los nuevos escenarios derivados del  cambio climático, que ya son una realidad”. Será a través del Grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales (GIETMA), con el objetivo de reducir los daños en el entorno natural. “Ahí es donde creemos que está nuestro reto para el futuro, las emergencias tecnológicas y medioambientales”. También es consciente de la imagen positiva que está teniendo la UME y “eso nos exige seguir trabajando para mejorar día a día y estar a la altura de la confianza que han depositado los ciudadanos. Como puertollanense muestra su orgullo de que el pequeño municipio de Villamayor de Calatrava inaugurara hace unos meses la Plaza de la Unidad Militar de Emergencias.

El general Gimeno / Lanza

El general Gimeno / Lanza

Pregunta.- ¿Cómo ha sido su experiencia en estos dos años en el cargo?

Respuesta.- Mi destino en la Unidad Militar de Emergencias está siendo una gran experiencia personal y profesional. La UME te engancha desde el primer momento. Tenemos una misión muy clara que nos exige una preparación y disponibilidad continua. Además nuestro esfuerzo se reconoce por parte de  ciudadanos en cada una de nuestras intervenciones. Los militares lo somos por nuestra vocación de servicio y entrega. La UME responde plenamente a esa vocación.

P.- ¿Cuáles son los principales retos del personal de la UME, teniendo en cuenta los inéditos e inesperados fenómenos meteorológicos derivados del cambio climático?

R.- Como parte de nuestras Fuerzas Armadas, la unidad tiene la misión de intervenir en cualquier lugar y momento en que sea requerida para contribuir a la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas. Tiene consolidada una importante capacidad de actuación en emergencias derivadas de los riesgos naturales más frecuentes en España como pueden ser los grandes incendios forestales, las inundaciones o las tormentas invernales severas. Uno de nuestros objetivos principales para el 2019 es incrementar nuestras capacidades operativas y, entre ellas, precisamente una que está relacionado con el cambio climático. Me refiero al Grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales (GIETMA), un Grupo especialmente preparado para reducir los daños en el medioambiente causados por cualquier emergencia y reducir así los efectos del cambio climático. Ahí es donde creemos que está nuestro reto para el futuro, las emergencias tecnológicas y medioambientales.

P.- Hemos visto la imprescindible labor de sus efectivos en Cantabria, Asturias y en Baleares, sobre todo en esta última comunidad donde tristemente las inundaciones más afectaron a la población, ¿cómo se organizan en este tipo de catástrofes? ¿Y en el caso de los incendios?

R.- La UME fundamentalmente interviene a petición de las comunidades autónomas, a través de las delegaciones del gobierno que solicita la intervención a la Dirección General de Protección Civil en el Ministerio del Interior y éste al Ministerio de Defensa. Esta petición se realiza en base a los distintos planes de emergencias establecidos (incendios forestales, inundaciones, nevadas, accidente químico, etc.). La unidad tiene preparados módulos de personal y material para cada tipo de emergencia que, una vez activados, se despliegan. Y si resulta necesario se van reforzando con personal y material de la propia unidad, del resto de Fuerzas Armadas o de otros organismos.  Estos medios se integran en el dispositivo que está trabajando y se ponen bajo la dirección del responsable civil de la emergencia. Normalmente se nos asigna una zona de actuación y misiones en función de las capacidades que podamos aportar de manera que estas sean complementarias y en apoyo a las que ya están trabajando en zona.

P.- ¿Cuál sería el balance general, de los últimos 13 años de la unidad, creada en 2005? ¿En qué tipos de catástrofe han participado y cómo han sido sus despliegues, tanto en España como en otros países del mundo?

R.- Desde el 7 de octubre de 2005, fecha en la que se crea la UME por acuerdo del Consejo de Ministros, el balance para la unidad se puede visualizar fácilmente en las más de 460 intervenciones reales de la unidad en todo tipo de emergencias. Trece de estas intervenciones han sido en el extranjero, los terremotos de Haití, Nepal, Ecuador y México o los grandes incendios forestales sufridos en Chile, Portugal y Grecia. En estos 13 años la UME ha dado decididos pasos para aportar mejores capacidades de intervención, personal más preparado, mayor presencia nacional e internacional y un mayor liderazgo en el mundo de las emergencias.

P.- ¿Hay unidades similares en otras naciones? ¿El dispositivo español tiene relación con ellas?

R.- Una de las claves distintivas del trabajo de las Fuerzas Armadas en la gestión de las emergencias está en la integración de sus capacidades y procedimientos en la resolución de situaciones críticas. Por esa razón, son muchos los países que cuentan con unidades similares. Esto no es casual ya que los valores inherentes a los militares como son su disponibilidad, autonomía logística, experiencia en la gestión en entornos caóticos, peligrosos e inciertos, fuerza integral, empleo en masa, medios y capacidades específicas son factores clave para la resolución de situaciones de crisis imprevistas, complejas y evolución muy acelerada.

Países de nuestro entorno tienen unidades similares y nosotros compartimos experiencias con ellos. Francia tiene unas Unidades de Instrucción e Intervención de la Seguridad Civil, las UIISC’s, unidades de bomberos en París, los Sapeurs Pompiers, y en Marsella, los Marins Pompiers son militares con los que colaboramos permanentemente. En América, hemos firmado un acuerdo técnico la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC), un organismo internacional especializado de carácter militar, instituida para contribuir a la seguridad, al desarrollo e integración militar de la región, impulsar la consolidación de los procesos de paz, coordinar esfuerzos para auxiliar a la población en situaciones de desastres e intervenir en operaciones humanitarias. En este sentido, estamos cerrando un convenio de colaboración específico con Perú. Marruecos cuenta con  una Unidad de Salvamento y Rescate de las Fuerzas Armadas en cuya preparación colabora la UME dentro del PLAN FORUME (Plan de Formación de Unidades Militares de Emergencia). Mediante este Plan, España colabora con otros países en la preparación de sus militares ante emergencias. La propia OTAN cuenta con un Centro de Coordinación de Respuesta en Catástrofes (EADRCC) con la que la UME colabora al igual que con la Oficina de Coordinación Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA) o el Mecanismo Europeo de Protección Civil, perteneciente a la ECHO (Unión Europea). Son muchos más los países que tienen unidades militares especializadas en catástrofes con los que mantenemos una estrecha. No es extraño que ya nos hayan visitado más de 56 países para conocer e aprovechar nuestro modelo.

P.- ¿Con qué organismos trabajan a la hora de planificarse ante posibles riesgos?

R.- Son muchos los organismos con los que la UME comparte información, formación y planificación tanto a nivel estatal como autonómico, local, organismos especializados, asociaciones, empresas, etc. En emergencias, toda la colaboración, entrenamiento y conocimiento mutuo previo a la intervención real ahorra tiempo y eso, a la hora de salvar vidas, es fundamental. El eje troncal de nuestra integración en el Sistema Nacional de Protección Civil se materializa en la participación en ejercicios y en la contribución en la planificación de riesgos a nivel Nacional a través de nuestra intervención en las reuniones del Comité Estatal de Coordinación que, lideradas por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, analiza y planifica la contribución del Estado en las diferentes riesgos (incendios forestales, nevadas, Operación Paso del Estrecho, etc…). A nivel autonómico no solo participamos en el planeamiento de las diferentes campañas sino que además, mantenemos un contacto periódico a través de las Comisiones Mixtas de Seguimiento (COMISE). Respecto a otros organismos, instituciones y empresas la UME tiene firmados más de cien convenios que nos permiten conocernos y formarnos en áreas tecnológicas, de recursos críticos, de protección de bienes de interés cultural, etc.

P.- ¿Cuántos militares de los tres ejércitos y cuerpos comunes de la UME hay repartidos por todo el territorio nacional?

R.- La UME está compuesta por 3.500 militares procedentes del Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire y Cuerpos Comunes.  Se organiza en un cuartel general desde donde se dirigen las intervenciones y donde contamos con una importante unidad de apoyo, la Unidad de Cuartel General. La punta de lanza de nuestras intervenciones la constituyen nuestros cinco batallones de Intervención en Emergencias (BIEM), cuyas bases están en Torrejón de Ardoz (BIEM I), Morón de la Frontera (BIEM II), Bétera en Valencia (BIEM III),  Zaragoza (BIEM IV) y León (BIEM V). Además, en las Islas Canarias contamos con una Unidad de Intervención (UIEN Canarias) que depende del BEIM II. En Torrejón de Ardoz tenemos también el Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias (RAIEM) para la intervención en emergencias tecnológicas y apoyo logístico al resto de unidades y el Batallón de Trasmisiones (BTUME) que aporta una capacidad de ‘Mando y Control’, fundamentales para nuestras actuaciones. Recientemente se ha constituido, también en Torrejón, la Escuela Militar de Emergencias (EMES) como referencia de la formación, especialización y el desarrollo de la doctrina militar en emergencias.

P.- Y en cuanto a las dotaciones, ¿qué equipos y material tecnológicos utilizan estos efectivos para afrontar  contingencias?

R.- Desde su creación, los responsables de la unidad han muy conscientes de la importancia del uso de la tecnología en las emergencias. Actualmente, está inmensa en diferentes procesos de desarrollo tecnológico de nuestro material y equipos de forma que incorporemos nuevas tecnologías a nuestros medios y procedimientos de actuación. Con el apoyo de nuestra industria estamos desarrollando nuevos vehículos más versátiles y efectivos. Estamos incorporando nuevas tecnologías a nuestros sistemas de información, localización y comunicaciones. Un ejemplo de este esfuerzo puede ser la intervención de la UME en el río Guadiana para la retirada del Camalote en unas zonas que nos han sido asignadas. Hemos adaptado nuestras máquinas a este nuevo escenario, hemos potenciado la utilización de imágenes satélite y mejorado la integración de toda la información GIS sobre plano, fotografía y vídeo. Otro de los importantes avances en materia I+D+i es la interacción que tiene la Unidad con el proyecto de posicionamiento global por satélite GNSS Galileo. La UME está participando en pruebas, que desde el Ministerio de Defensa,  permitan al sistema de posicionamiento adaptar los medios específicos a las necesidades de la emergencia y mantengamos localizados a todos nuestros intervinientes. Por otro lado, estamos en constante innovación para mejorar nuestra capacidad de empleo de nuevos medios y tecnologías como los satélites, drones o potenciar la cooperación y colaboración con las Autoridades civiles, tanto del Estado como de las CCAA y con otros organismos relacionados con las emergencias en sistemas de Mando y Control, comunicaciones, etc.

P.- Ustedes, en esta unidad, salvan vidas, ¿cómo es la conexión con los afectados? ¿Cómo los reciben?

R.- Las Fuerzas Armadas, en el cumplimiento de sus misiones, dentro y fuera de nuestro territorio, siempre nos sentimos muy conectados con los españoles a los que servimos. Esta importante dimensión del trabajo de nuestros soldados está resultando exigente pero a la vez muy estimulante, no sólo por ver directa y rápidamente el resultado de nuestro esfuerzo diario y trabajo durante las emergencias sino también por sentir directamente el reconocimiento de las personas. Nuestro lema es ‘La UME ¡Para Servir!’. Para servir precisamente a los españoles y ser consecuentes con la exigencia de nuestra misión. Somos conscientes de la imagen positiva que está teniendo la UME y eso nos exige seguir trabajando para mejorar día a día y estar a la altura de la confianza que han depositado en nosotros los ciudadanos. Además, hay que tener en cuenta que somos una Unidad que interviene en momentos difíciles y, en estos casos, cuando las personas suelen estar emocionalmente afectadas, la confianza de la población en sus Fuerzas Armadas es muy importante.

P.- ¿Cómo está organizada la UME en Castilla-La Mancha y Ciudad Real a la hora de intervenir de la manera más rápida posible en situaciones de catástrofe o emergencia grave?

R.- Toda la comunidad de Castilla La Mancha está dentro del área de responsabilidad del Primer Batallón de Emergencias (BIEM I), del que hablamos anteriormente, con sede en la Base Aérea de Torrejón Ardoz. Este batallón está compuesto por cerca de 500 efectivos y dispone de unos equipos de intervención que, a petición de esta región y según las necesidades de la emergencia, se integran en el dispositivo desplegado como uno más. En todo caso, y si fuera necesario, a estos efectivos del BIEM I podrían sumarse militares del resto de batallones de intervención, personal con capacidades específicas de nuestro regimiento de apoyo, e incluso medios del resto de las Fuerzas Armadas coordinados por la UME. Esta vinculación se articula en base a un convenio firmado entre nuestra unidad y la Comunidad Autónoma, cuyos contenidos incluyen la colaboración mutua en materia de planificación e intervención en emergencias, formación e intercambio de información. Permite dar una respuesta más eficaz ante la necesidad de una intervención conjunta.

La UME interviene en distintos  escenarios / Lanza

La UME interviene en distintos escenarios / Lanza

P.- Recientemente, la UME ha firmado un convenio con el SESCAM, ¿qué acciones se desarrollarán en su marco y en qué materias?

R.- Entre otros objetivos, este convenio pretende mejorar nuestra colaboración en el marco científico-sanitario, enriqueciendo los conocimientos y la doctrina asistencial  de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario (G.U.E.T.S) y del Equipo de Asistencias Sanitaria del BIEM I. Esto, contribuirá a mejorar la formación técnica de ambas partes a través de la participación en las actividades formativas desarrolladas en materia sanitaria, de protección civil y gestión de emergencias y la participación en cualquier otra modalidad de colaboración y cooperación de carácter práctico o técnico acordada por ambas partes.

P.- En la provincia han realizado varios simulacros, incluso con equipos de intervención internacionales, ¿tiene en cartera la unidad alguna acción de este tipo, y en qué poblaciones?

R.- Uno de los criterios para seleccionar el escenario de este tipo de ejercicios es su realización en diferentes comunidades autónomas cada año para practicar y mejorar los procedimientos de coordinación con cada una de ellas en caso de Emergencias de Interés Nacional (Nivel III), nivel en que la Unidad Militar de Emergencias se haría cargo de la “Dirección Operativa” de la emergencia. Este año, está previsto realizar este tipo de ejercicios en Aragón. Aparte, se realizan ejercicios de menor entidad en diferentes localizaciones de las zonas de responsabilidad de los batallones.

P.- ¿Cómo han vivido y qué significa para la UME que un pequeño municipio como el ciudadrealeño Villamayor de Calatrava haya inaugurado recientemente la Plaza de la Unidad Militar de Emergencias?

R.- Como sabe, yo soy de Puertollano y cualquier colaboración entre la UME y nuestra tierra me enorgullece. Que municipios como Villamayor de Calatrava nos dedique una plaza o una calle significa mucho para la UME y para todas la Fuerzas Armadas a las que representamos.  Para un soldado es muy importante sentirse apoyado y reconocido por la sociedad a la que pertenece, sirve y representa. Los militares queremos que los ciudadanos conozcan a sus Fuerzas Armadas, que conozcan a unos profesionales conscientes de su misión y dispuestos en todo lo momento para lo que se les requiera.