Desconcierto en Podemos por el empeño de Sánchez en pedir la abstención del PP

Pablo Iglesia en su escaño este lunes /E. Press

Pablo Iglesia en su escaño este lunes /E. Press

La estrategia del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su debate de investidura ha sumido en el desconcierto a los dirigentes Podemos que ven cómo el aspirante a seguir en La Moncloa obvia en la tribuna la negociación que mantiene abierta con la formación morada para pactar un gobierno de coalición y, además, sigue apelando a la abstención del PP y Ciudadanos para ser investido.

Distintos dirigentes de la formación morada han expresado su extrañeza ante los discursos de Sánchez, el que pronunció durante la sesión matutina del debate y la réplica y contrarréplica que ha dedicado al presidente del PP, Pablo Casado.

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, sigue la sesión con atención desde su escaño del Congreso con semblante muy serio y en ocasiones frunciendo el ceño ante determinadas afirmaciones de Sánchez.

Por ejemplo, cuando el líder del PP, Pablo Casado, ha recriminado a Sánchez que aún no haya aclarado con quién va a formar Gobierno, Iglesias ha movido la cabeza realizando un gesto afirmativo de forma resignada.

Desde Podemos se quejan de que Sánchez no ha variado su discurso público, pese al giro que dieron los acontecimientos el pasado viernes cuando Iglesias decidió dar un paso a un lado renunciando a estar en el Gobierno de coalición que Podemos quiere formar con el PSOE.

A partir de ahí, se retomaron las negociaciones pero en sus primeras intervenciones en el debate de investidura, Sánchez no ha hecho mención a la nueva situación, lo que no acaban de entender en el partido morado.

“Sólo tenemos dos mejillas”, ha llegado a escribir tras el discurso matutino de Sánchez el diputado Rafael Mayoral, mientras que el líder de IU, Alberto Garzón, ha tildado de “surrealista” que el presidente insista en buscar la abstención de ‘populares’ y naranjas.
“El PSOE parece empeñado en repetir elecciones”, se ha lamentado.