Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
29 febrero 2024
ACTUALIZADO 08:55
  • Ciudad Real
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El Cid volvió a ser El Cid

ElCidvolviaserElCid 2748 216
cid
Julio César Sánchez
6 toros de Juan Albarrán, de presencia muy justa, a excepción de 4º y 5º, con más cara. Manejables y justos de raza. Mejor el sexto, al que se le concedió la vuelta al ruedo. Rivera Ordóñez, (de verde botella y oro): Estocada entera desprendida (oreja). Pinchazo y estocada entera desprendida (oreja).Miguel Abellán, (de blanco y azabache): Gran estocada entera arriba (dos orejas). Pinchazo y muy buena estocada entera arriba (oreja).El Cid, (de verde hoja y oro): Estocada entera tendida y desprendida (dos orejas). Dos pinchazos y cinco descabellos con aviso (ovación). Casi tres cuartos de entrada en tarde con mucho viento. El festejo comenzó con casi quince minutos de retraso. Los tres toreros salieron a hombros.

Lo mejor de una tarde condicionada por el intenso viento reinante fueron varios naturales antológicos de un Cid que, por momentos, volvió a ser El Cid de los mejores tiempos. ¡Incluso pinchó este toro! Eso sí, el oponente al que instrumentó esta faena, sexto de la tarde, noble y con clase aunque rajado, era de entidad limitada. Pero ahí quedaron esos naturales de mano baja, cintura quebrada y trazo largo y semicircular. Con menos ajuste aunque parecida compostura  anduvo en su primero, con el que también brilló en unas suaves y mecidas verónicas de recibo, igual que ocurriera con el que cerró plaza. Interesante El  Cid, andando muy a gusto y cómodo con su también cómodo lote.
Miguel Abellán destacó por su firmeza en el segundo de la tarde, en una faena que fue de más a menos. Hubo varios derechazos de mando, mejor cuando se decidió a bajar la mano, si bien en el tramo final hubo numerosos enganchones provocados por el molesto tornillazo del toro y el incesante viento. Con su incierto y probón segundo no se llegó a confiar aunque se justificó ante el público.
Rivera Ordóñez anduvo en tono vulgar y desganado toda la tarde. A sus dos toros puso banderillas -más que discretamente- para deleite de unos tendidos entregados y que le perdonaron todo, bien por desconocimiento o bien por generosidad. Citó sin compromiso por fuera en su primero, con el que anduvo por lo menos aseado. Pero en el cuarto, que no tuvo clase, se juntaron el hambre con las ganas de comer, y Rivera se puso a la altura del de Albarrán en cuanto a poca sutileza, pegando tirones de su aliada la muleta y buscando el aplauso fácil del tendido sin reparo alguno, lo cual consiguió con creces.

Publicado en:
Noticias relacionadas:
Un momento del evento/ Lanza
Daimiel cartel jornadas taurinas para niños
Imagen de la plaza de toros de Daimiel
La gran carrasca de El Pedregal (Guadalajara) ilustra el nuevo sello del Camino del Cid
Ateneo Taurino plaza de toros de Ciudad Real/ J.Jurado
Juan Pérez Serrano / Foto: JCS
Cerrar