El efecto acelerador que Internet ha causado en la literatura, el entretenimiento y la música

La década pasada ha visto un cambio increíble en la producción cultural pues Internet ha generado un cambio drástico en la cultura pop. Ya no necesitamos esperar un año para ver una serie terminada en la televisión, pues podemos darla por finalizada a nuestro ritmo gracias a las plataformas de streaming. Además, las industrias creativas se han abierto a los nuevos talentos audiovisuales que pueden emerger de un canal de Youtube, a escritores que nacen de un blog e incluso a músicos que se dan a conocer a través de redes sociales. En este universo digital nos enfrentamos a una producción rápida y accesible. Pero, ¿cómo ha afectado esto a las diferentes industrias de entretenimiento? En este artículo analizamos ésta cuestión:

La tecnología: desafiante nueva herramienta para las empresas

Hoy en día convertirse en una celebridad está al alcance de todos pues no sólo existe una audiencia que se muestra ampliamente abierta a nuevas ideas sino que la tecnología ofrece la herramienta necesaria para conseguirlo. Como ejemplo podemos citar a Instagram que, tal y como ha demostrado Lyst en este reportaje, se ha convertido en el escenario más importante en el sector de la moda además de un gran impulsor de las ventas. Ello gracias a las publicaciones de atuendos de usuarios como Kylie Jenner que -tal y como leemos en Leo Noticias- es ya la celebridad más influyente del año. Y es que, la pequeña de las Kardashian sorprende a sus seguidores con conjuntos que van desde elegantes prendas de Alexander Wong hasta el chandal de Adidas pasando por el vestido de Barbie (que consiguió que las búsquedas de ‘mini vestidos rosas’ aumentaran un 107% en las siguientes 48 horas).

Pero no es necesario ser una celebrity, la plataforma está abierta para todos aquellos que tengan algo que decir y no existe duda de la gran influencia positiva que este factor puede causar en los negocios. Sin embargo, pese al impulso que la tecnología ha generado en el comercio, el desafío que ésta trae para las empresas es el aprender a aprovechar la energía creadora de sus participantes para generar algo realmente bueno para el cliente. A continuación observamos cómo ha sido tomado este desafío en la literatura, el entretenimiento y la música:

La literatura rápida a través de los ebooks o audiolibros

La tecnología no sólo ha cambiado la forma en que compramos sino también la forma en que leemos. De hecho, cada vez leemos menos y “escaneamos” más pues la lectura en horizontal, línea tras línea, ha dado paso a una lectura en ‘F’, es decir, saltos dirigiendo nuestra vista hacia lo realmente importante. ¿Está Internet reeducando nuestro cerebro? Eso es lo que se pregunta este artículo de El País que además también se cuestiona si nuestra forma de pensar está cambiando. Lo cierto es que ya no somos capaces de sumergirnos por horas en la lectura de un libro, ahora tras unos párrafos necesitamos saltar nuestra vista a otra tarea que hacer (tal y como hacemos en Internet). De ahí que hayan surgido nuevas alternativas a la lectura gracias a Apps de audiolibros (como Audible de Amazon) que nos permiten adquirir el conocimiento mientras estamos en el gimnasio, caminando o realizando las tareas del hogar. Aparte de ésta también encontramos otras como 12 Min, App de iTunes que ya usan más de 50.000 personas que nos permite acceder a resúmenes de libros defendiendo el aprender más en menos tiempo. Y por supuesto, no podemos obviar el gran eco que los libros electrónicos han causado en el consumo pues no sólo debido a su económico precio aumentan las ventas sino que el consumidor está encantado de poder tenerlo en su dispositivo de manera inmediata.

La adaptación del entretenimiento a los tiempos modernos

Internet ha cambiado no sólo la forma en que consumimos el entretenimiento (activamente gracias a los dispositivos portátiles como smartphone y tablet) sino también la velocidad a la que lo hacemos. Y es que, si bien hace 10 años debíamos esperar a que estrenaran la segunda temporada de nuestra serie o película en televisión y esperar cada semana a que lanzaran un nuevo episodio, hoy día podemos acelerar el proceso gracias a Netflix y mientras tanto acceder a nuestros personajes favoritos a través de otros medios de entretenimiento inspirados en ellos. Esta sed de consumo por parte de los usuarios se ha expandido por distintos sectores del mundo del entretenimiento, siendo los casinos online un caso muy concreto, y es por ello que en sitios como Betway Casino podemos encontrar adaptaciones de películas o productos culturales contemporáneos, como sucede con las máquinas tragaperras basadas en series como Juego de Tronos o películas como Parque Jurásico, donde incluso vemos el rostro de Chris Pratt. Además, debido a la rapidez con la que deseamos consumir nuestros productos culturales existen versiones rápidas de juegos de cartas como el famoso solitario, el baccarat o el veintiuno. De hecho, en cuanto a este último juego, podemos encontrar también la variante blackjack de varias manos que convierte al juego en mucho más rápido que la versión clásica pues permite a los jugadores jugar más de una mano independiente (hasta cinco) en un mismo juego.

La música en la modernidad: del vinilo al streaming

El consumo de música también ha sido modificado debido a la tecnología, pues hace a mientras hace unos años comprábamos el vinilo de nuestro cantante favorito, hoy día los escuchamos por Spotify. De hecho, tenemos acceso a tantas canciones y albumes que seguramente nunca compraríamos. Esto es debido a la cantidad de oferta y la facilidad de acceso. Y es que gracias a plataformas como Soundcloud, Spotify o Deezer se nos recomiendan listas de reproducción a las que jamás hubiésemos tenido acceso hace 10 años y que nos hacen descubrir nuevos estilos. El cambio en el consumo de música es imposible de obviar pues tenemos al alcance millones de canciones, cuando queremos y cómo queremos. Además, por si la oferta no fuese lo suficientemente amplia, Youtube ha estrenado Youtube Music ofreciendo directos, radios, playlist y ampliando su catálogo. Esto presenta retos para la industria de la música, que ahora compite desde múltiples plataformas y con infinidad de artistas, además porque intenta mantener el paso acelerado de un consumidor cada vez más ávido y veloz.

Tal y como has podido comprobar en este artículo, en los tiempos modernos es de vital importancia para las industrias mantener el paso de los consumidores. Nosotros por nuestra parte, podemos ser un poco más cocientes de lo que consumimos y la velocidad a la que lo hacemos, teniendo en mente que nada en exceso es bueno.

Post contratado