El Ejecutivo regional ve esencial la conformación del Gobierno de España para abordar la problemática del agua que afecta a Castilla-La Mancha

Lanza Álcazar de San Juan
Blanca Fernández con Rosa Melchor

Blanca Fernández con Rosa Melchor

Blanca Fernández, portavoz del Ejecutivo regional, se refirió a las soluciones que demandan la legalización de los pozos en el Alto Guadiana. También, destacó el abastecimiento humano con la tubería a la Llanura Manchega o el proyecto de la Plataforma Logística de Alcázar de San Juan. Esta infraestructura es vital para el desarrollo de toda la comarca y cuenta con la complicidad de las administraciones regional y local.

Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, pidió responsabilidad a los partidos políticos para que pongan por delante el interés general de la ciudadanía. Además de que posibiliten la conformación de un gobierno en España “porque es lo más razonable, lógico y respetuoso y, porque salvo las elecciones, no hay otra alternativa que no sea que gobierno el Partido Socialista”, afirmó Fernández. Esta petición se realizó expresamente al PP, Ciudadanos y Podemos para que piensen en la estabilidad que demanda el país. Se necesita seguir avanzado en las políticas de progreso y bienestar que afectan directamente a Castilla-La Mancha con numerosos proyectos que están sobre la mesa.

Legalización de los pozos del Guadiana

En concreto, la portavoz del Ejecutivo regional se refirió a las soluciones que demandan la legalización de los pozos en el Alto Guadiana. También, destacó el abastecimiento humano con la tubería a la Llanura Manchega o el proyecto de la Plataforma Logística de Alcázar de San Juan. Esta infraestructura es vital para el desarrollo de toda la comarca y cuenta con la complicidad de las administraciones regional y local. “Todo ello depende de que haya un presidente del Gobierno de España de forma definitiva” y la posterior aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

“Acabar con la sed que afecta a Castilla-La Mancha”

Fernández incidió en la necesidad de acabar con la sed que afecta a Castilla-La Mancha, un problema de largo recorrido que “nos obliga como país y como comunidades autónomas a pensar en otras alternativas al trasvase, porque no hacerlo de forma inminente es engañar a la gente, a quien hay que mirar a los ojos y decirle la verdad: la decisión del Tajo no aguanta más porque tiene poca agua y de mala calidad”.

En este sentido, Fernández aludió a la merma que lleva sufriendo el río Tajo desde hace 40 años por dicho trasvase, sino que además “estamos en pleno cambio climático y no estamos haciendo los deberes a nivel global, de manera que España se va a encontrar en muy poco tiempo con un 25 por ciento menos de reservas hídricas de las que tenemos en estos momentos”, circunstancia que afectará a todas las cuencas.

Y en este sentido, la portavoz del Gobierno castellano-manchego concluye que “respeta” la decisión de la Comunidad Valenciana de personarse en el recurso al último trasvase del Tajo al Segura, pero advierte que “es una decisión de corto recorrido”.