Montero confía en que la ley antifraude quede definitivamente aprobada en el primer semestre

Europa Press Madrid
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero / Eduardo Parra-Europa Press

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero / Eduardo Parra-Europa Press

Montero ha indicado que cada Campaña de la Renta "tiene su afán y sus peculiaridades" y ha afirmado que en la de 2020 se ha puesto el foco en aquellos contribuyentes que tienen más dudas y dificultades, como los trabajadores que han recibido prestaciones por estar en un ERTE y que, por tanto, tienen dos pagadores: su empresa y el SEPE

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha expresado este miércoles su confianza en que la ley contra el fraude fiscal quede definitivamente aprobada en el primer semestre de este año.

Montero ha afirmado que no espera muchos cambios en la tramitación parlamentaria de esta ley y que las enmiendas presentadas, en general, son «bastante razonables». «Creo que la ley contra el fraude fiscal es una ley con mucho consenso y no creo que tenga muchas pegas», ha asegurado.

La ministra, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, también espera que en la Campaña de la Renta de 2020, que arranca este mismo miércoles, no aumente el fraude fiscal.

«Este año deberíamos ser capaces de llevar a la conciencia de los ciudadanos la necesidad de pagar impuestos en función de la capacidad que tenga cada uno porque esto es lo que financia los ERTE, todo el refuerzo de la Sanidad Pública, la seguridad en las escuelas. Probablemente este año es la mejor expresión de para qué se pagan impuestos y de qué manera revierte en el conjunto de la población, tenga cada uno lo que tenga», ha subrayado.

Montero ha indicado que cada Campaña de la Renta «tiene su afán y sus peculiaridades» y ha afirmado que en la de 2020 se ha puesto el foco en aquellos contribuyentes que tienen más dudas y dificultades, como los trabajadores que han recibido prestaciones por estar en un ERTE y que, por tanto, tienen dos pagadores: su empresa y el SEPE.

En este sentido, ha recordado que en algún momento puntual del año pasado hasta 5 millones de personas llegaron a estar en un ERTE, por lo que, al tener dos pagadores, tienen la obligación de presentar la declaración de la Renta, aunque ésta no les salga necesariamente a pagar. Lo mismo sucede con los perceptores del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

En todo caso, la ministra de Hacienda ha recordado que, en el caso de que la declaración resulte a ingresar, se permitirá a los trabajadores que hayan estado en un ERTE en 2020 fraccionar el pago del IRPF en seis plazos, sin intereses, «para que no suponga un quebranto para su economía familiar».

Para ello, Hacienda ha publicado este mismo miércoles una Orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en la que se habilita este fraccionamiento extraordinario.

Montero ha asegurado a los trabajadores que estuvieron en un ERTE que no pagarán más impuestos de lo que les corresponde, de forma que tributarán de manera proporcional a lo recibido.