Cómo ponerte moreno en verano de forma segura

Cómo ponerte moreno en verano de forma segura

Cómo ponerte moreno en verano de forma segura

Con la llegada del verano todos acudimos a la playa o a la piscina con la intención, no sólo de refrescarnos, sino de ponernos morenos (o por lo menos perder esa palidez enfermiza que se nos pone a algunos en invierno), lo que implica pasar unas horitas tumbados encima de la toalla. Todo esto está muy bien, pero es necesario tomar ciertas precauciones para evitar quemaduras o el desarrollo de enfermedades de la piel. Por todas estas razones te traemos unos cuantos consejos para que cojas algo de color este verano manteniendo tu piel protegida:

Escoge la crema protectora en función de cómo sea tu piel

El verdadero funcionamiento de los protectores solares consiste en aumentar nuestro tiempo de resistencia a los efectos nocivos de los rayos solares. Esto quiere decir que cuanto mayor sea el factor de protección, mayor será el tiempo que aguante tu piel bajo el sol sin quemarse. Ojo, esto no quiere decir que puedas echarte crema de factor 50 una vez y luego pasarte 5 horas torrándote en la playa, lo que nos lleva al siguiente punto:

Reaplicar es importante

Los protectores tienen una capacidad limitada, por lo que debemos volver a echárnoslo de vez en cuando para asegurarnos de que estamos protegiendo nuestra piel adecuadamente. Si te bañas, deberías ponerte la crema cada vez que salgas del agua (después de secarte) y si no, lo mejor es hacerlo cada 2 horas.

Usa aftersun después de tomar el sol

Estas cremas son muy hidratantes, por lo que evitan picores y que la piel se pele, además de tener un efecto calmante. Aunque no te hayas quemado, deberías usarla, ya que después de tomar el sol la piel suele estar deshidratada. Lo mejor es que al volver de la playa o la piscina, te des una ducha para eliminar bien los residuos de protector solar que tengas y aplicarte el aftersun sobre la piel limpia y seca.

Usa los protectores específicos

¿Qué quiere decir esto? Pues que, a parte de la que nos echamos todos por el cuerpo, hay cremas solares específicas para la cara cuyo factor de protección es más alto y más potente. Debes poner especial atención a las zonas de la cara y el cuerpo que más sobresalgan, ya que éstas serán las primeras en notar los efectos del sol, es decir, la nariz, los pómulos, la frente (no olvides las orejas), los hombros, el pecho…

Otra parte del cuerpo que solemos olvidar a la hora de protegernos del sol son los labios, sí, también te puedes quemar ahí. Para esta zona en concreto, existen cacaos con protector solar, que además de ayudarte a evitar los efectos nocivos del sol, hidratan.

Come bien

Ésta es una máxima que deberíamos seguir durante todo el año, pero si tu objetivo es coger algo de color en verano y ser capaz de mantenerlo lo máximo posible, debes saber que hay ciertos alimentos que favorecen la producción de melanina (pigmento responsable del color de nuestra piel y nuestro pelo. Cuanta más melanina, más oscura será la piel). Cuanto más oscura sea tu piel, mayor será su resistencia a los efectos del sol.

Los alimentos que más estimulan la producción de melanina son los tomates, las zanahorias, el mango, la calabaza… Además de ser fuente de varias vitaminas y antioxidantes. Otra cosa que debes tener muy en cuenta es el agua. Debes beber mucha agua en verano no sólo para mantener la piel hidratada sino para evitar golpes de calor y deshidratación.

No te pases

Por mucha crema protectora y mucho gazpacho que tomes, no es bueno pasar al sol más de 3 horas. Además, deberías evitar hacerlo durante las horas más calurosas del día, es decir, desde las 12:00 hasta las 17:00. A estas horas el calor es más intenso y el efecto de los rayos del sol es más agresivo. Otro factor que debes recordar es que, aunque esté nublado, te quemarás igual.

Con toda esta información ya puedes ir a la playa sabiendo exactamente qué tienes que hacer para presumir de moreno de forma segura. Y si tienes muchas ganas de viajar a la costa, pero se te sale un poco de presupuesto, puedes recurrir a los minicréditos, que te aportarán la liquidez extra necesaria para poder disfrutar de tus vacaciones al máximo y sin preocupaciones.

Post contratado