Sánchez usa su duelo con Abascal para atizar a Casado y Rivera por pactar con Vox

E. Press
Pedro Sánchez responde a Abascal

Pedro Sánchez responde a Abascal

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha utilizado su respuesta al líder de Vox, Santiago Abascal, en el debate de investidura que se celebra en el Pleno del Congreso para atizar a los presidentes de PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera,/ E. Press

Abascal dice que el candidato socialista "no tiene escrúpulos" sino "ambición de poder" y que le da lo mismo "Juana que su hermana"

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha utilizado su respuesta al líder de Vox, Santiago Abascal, en el debate de investidura que se celebra en el Pleno del Congreso para atizar a los presidentes de PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera, por los acuerdos que han alcanzado con esa formación en comunidades y ayuntamientos. A su entender, están viendo un “retroceso” en los planteamientos de esos dos partidos por sus pactos con la ultraderecha.

En su réplica, el presidente del Gobierno ha saludado que la representación de la “ultraderecha” en España sea menor que en otros países europeos, pero ha recalcado que el “problema” es la “irresponsabilidad” de PP y Cs porque están permitiendo que “influya decisivamente en gobiernos autonómicos y municipales”.

“Eso es lo que me preocupa señor Casado y señor Rivera”, ha proclamado Pedro Sánchez, para recalcarles que sus partidos “hermanos” en Europa están manteniendo un comportamiento “radicalmente distinto”. A su entender, lo que están “sufriendo” en España es una “auténtica anomalía”.

En este sentido, Sánchez ha afirmado que PP y Cs “han puesto un cordón sanitario al partido equivocado, el PSOE”. “La mejor foto que explica la deriva de PP y Cs es la foto que vimos en la Plaza de Colón de Madrid”, ha enfatizado, para pedir a esos dos partidos que “reconsideren su posición” y pongan el “cordón sanitario” a la “ultraderecha”, que es la “auténtica amenaza que tiene España.

Discurso clasista y cargado de “nostalgia” de VOX

Además, Sánchez ha asegurado que Abascal ha pronunciado un discurso “cargado de intolerancia” hacia las minorías y “nostalgia” de una época “predemocráticas”. Según ha añadido, lo que quiere el PSOE es cerrar las “heridas” que sufren muchos españoles que “están buscando los restos de sus seres querido en muchas cunetas” de España.

De la misma manera, ha acusado a Abascal de un discurso “clasista” que “cuestiona la igualdad entre españoles” y que “de alguna manera se infiere un discurso del odio” y “cargado de rabia”, algo que ha achacado a que representan a personas que con la Transición “vieron arrebatados” los “privilegios” y “riquezas” que lograron con el régimen franquista.

En su intervención, el presidente del Gobierno en funciones ha recalcado desde la tribuna que el PSOE será “salvaguarda” de los derechos de las minorías y la convivencia entre todos. Además, ha querido reconocer el “extraordinario trabajo” que está realizando Fernando Grande-Marlaska al frente del Ministerio del Interior.

Abascal le reprocha sus ataques a los votantes

En su turno, Abascal le ha reprochado que subiese a la tribuna con el discurso ya escrito y que se haya centrado en hablar de Casado y Rivera. “Trae los papeles preparados y no está contestándome a mi sino a los señores del PP y Cs”, se ha quejado, para recriminarle también que intente “difamar” y “atacar” a los votantes de Vox.

El líder de Vox ha agradecido a Sánchez que no le haya pedido la abstención, dado que no se la darían al no “tener credibilidad”. A su entender, el candidato socialista “no tiene escrúpulos sino ambición de poder” y “le da lo mismo Juana que su hermana”.

“Creo que va a ser elegido presidente del Gobierno, quizá no en el día de hoy, con los votos de los enemigos de la nación española. No puedo felicitarle pero me apiado de su destino y que la historia le juzgue a usted lo mejor posible”, ha concluido.