Sánchez y Aragonés inagurarán la mesa de diálogo y se marcharán después para dejar trabajar a los equipos

Lanza Madrid
Aragonés y Sánchez durante su encuentro del pasado mes de junio

Aragonés y Sánchez durante su encuentro del pasado mes de junio

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonés, inaugurarán este miércoles la nueva etapa de la mesa de diálogo entre sus dos Ejecutivos, aunque solo se quedarán al principio de la reunión, que tendrá lugar en Barcelona a primera hora de la tarde. Después, se marcharán y dejarán trabajar a sus respectivos equipos, según informan a Europa Press fuentes de Moncloa.

Eso sí, los dos mandatarios serán los encargados de prefijar los objetivos y abordar la metodología de la mesa de diálogo en una reunión previa que mantendrán los dos solos antes del encuentro de la mesa de diálogo.

Por parte del Gobierno, la delegación que presidirá Sánchez estará formada además por el ministro de Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; y por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, del lado socialista; y por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; y el ministro de Universidades, Manuel Castells, de Unidas Podemos.

En cuanto a la delegación de la Generalitat, los socios de la coalición todavía no se han puesto de acuerdo sobre quién conformará finalmente su equipo. La última propuesta de Junts, de sentar a la mesa, entre otros, a dos expresos del procés indultados por el Gobierno, ya ha sido rechazada por el presidente catalán, de ERC, Pere Aragonés, porque no forman parte del Govern.

A este respecto, Moncloa ha vuelto a dejar claro que la mesa de diálogo es un foro «entre Gobiernos», aunque entiende que es el Govern el que tiene que aprobar quién conforma su delegación, según las fuentes consultadas.

Sánchez confirmó este lunes su asistencia a la mesa de diálogo, tras semanas de incertidumbre. Tanto ERC como Junts llevaban días reclamando su presencia en este foro. Según explicó el presidente en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, su decisión responde a que él siempre «ha defendido el diálogo entre catalanes y la necesidad de abrir un nuevo tiempo» de reencuentro.

«Lideraré esa delegación del Gobierno de España y tendré la oportunidad de reunirme con el presidente de Catalunya y encontrarme con amabas delegaciones, y espero que avancemos en esa línea de diálogo y reencuentro», argumentó.