Trucos para ahorrar en el precio medio de la cesta de la compra

La crisis económica que ronda a España desde hace unos 10 años no remite. Ésta ha supuesto grandes dificultades para muchas familias españolas, que han tenido que suspender ciertos gastos como las actividades de ocio, las vacaciones o, en casos extremos, los estudios. Incluso, algunas se han visto obligadas a recurrir a plataformas online como Viaconto, entre muchas otras, para solicitar préstamos rápidos que les ayuden a llegar a fin de mes y cubrir ciertos imprevistos. Sin embargo, hay algunos gastos, como la comida, que no son prescindibles y para ello hay que seguir yendo al supermercado cada semana. Para intentar ahorrar en la cesta de la compra lo máximo posible, ya que cada céntimo es importante, se recomienda seguir ciertos consejos o trucos como los que se presentan a continuación:

Como ahorrar en la cesta de la compra

Como ahorrar en la cesta de la compra

1. Además de hacer la famosa ‘lista de la compra’ en la que cada miembro de la casa puede ir apuntando lo que cree que es necesario comprar la siguiente vez que se acuda a la tienda, se recomienda hacer una lista semanal de comidas y, por tanto, adquirir los ingredientes que se necesiten para éstas, ciñiéndose tan solo a eso.

2. Parece un consejo poco útil, pero ir a hacer la compra cuando no se tiene hambre evita que se compromen productos-antojo.

3. Escoger las marcas blancas frente a las primeras marcas supon.

4. Convertirse en miembro o cliente fiel de los supermercados donde más se compra.e un ahorro de cerca de un 40% del total del ticket de la compra.

5. Aprovechar las ofertas y descuentos también es clave en el ahorro. Se recomienda acudir a supermercados de los que se tiene la tarjeta-cliente, ya que eso puede suponer una acumulación de puntos que se conviertan en una rebaja del precio final. Asimismo, hay que fijarse en los especiales 2×1 ó 3×2 que a veces encontramos, así como descuentos de cierto porcentaje en la compra de la segunda unidad. Este último truco es válido para productos no perecedores.

6. Hay que fijarse bien en la posición de los productos dentro del supermercado, ya que aquellos de mayor precio, que son los que el supermercado quiere que compres, están a la altura de los ojos. Conviene echar un vistazo hacia arriba o hacia abajo para comparar.

7. Es preferible consumir productos frescos de temporada, ya que son los más baratos. Comprar, por ejemplo, mandarinas en verano será bastante más caro que en invierno, además de ser mucho más difícil de encontrar.

8. Llevar el típico carro de la compra de tela o las bolsas desde casa hará ahorrar cada día un poco más, pero sobre todo ayudará al medio ambiente y al planeta.

9. Muchos de los alimentos se pueden hacer desde casa en vez de comprarlos en el supermercado y, por tanto, así se ahorra algo de dinero. Un buen ejemplo es la mayonesa.

10. Cocinar en grandes cantidades y congelar dicha comida en porciones evitará tener que tirar comida sobrante.

Seguir estos consejos supondrá un gran ahorro semanal para todas las familias, lo que ayudará, sobre todo económicamente, a aquellas que realmente lo necesiten.

Post contratado