Valerio asegura que el Gobierno “reorientará el barco que estaba muy escorado a la derecha”

Europa Press Barcelona
Magdalena Valerio, ministra de Trabajo

Magdalena Valerio, ministra de Trabajo

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha afirmado este domingo que la primera intención del Gobierno es "reorientar el barco que estaba muy escorado a la derecha" y que su objetivo es conseguir, por lo menos, superar el 50 por ciento de los objetivos que se han planteado desde que el PSOE llegó a la Moncloa el pasado 1 de junio.

“Vemos que ahora hay dirigentes, recientemente elegidos de la derecha, que no les parecía suficientemente escorado a la derecha, sino que ahora lo quieren escorar a la extrema derecha. Van hacer ahora competencia con Vox”, ha dicho en el acto de conmemoración del 130 aniversario de la UGT que se ha celebrado este domingo en Barcelona.

Además, ha asegurado que todavía tienen un largo camino por andar, por lo que ha sostenido que el diálogo es fundamental para alentar un buen gobierno, y ha apostado por el consenso como seña de identidad, ya que considera que solo así se darán pasos de cambio: “el diálogo es el mejor instrumento que nos hemos dado a nosotros mismos para promocionar el acuerdo y la implicación democrática de los principales factores en el mundo de trabajo”.

En el ámbito del trabajo, la ministra ha afirmado que en la base de la agenda social están puestos una serie de asuntos que asegura que saldrán adelante, como por ejemplo el nuevo estatuto de los trabajadores y un plan director por un trabajo digno, establecido según la nomenclatura de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Ha celebrado que las últimas reuniones con las entidades sindicalistas pongan de manifiesto la clara voluntad de avanzar en la recuperación de los derechos perdidos, la cual quieren hacer en el marco del diálogo social.

“Este país ha realizado enormes sacrificios durante la crisis y en particular los mayores sacrificios han sido los de la clase trabajadora de nuestro país”, ha aseverado.

Sindicalismo

Valerio ha defendido el sindicalismo de clase orientado a actuar sobre la generalidad de los problemas sociales, trascendiendo de los ámbitos del trabajo para mejorar las condiciones de vida del conjunto de los trabajadores.

A su juicio, el sindicalismo es más necesario que nunca para entender el concepto de justicia social y coordinar el movimiento social ante los riegos que supone la globalización económica.

Ha sostenido que el sindicalismo de clase es también tener una orientación progresista, una unidad de acción para hacer más eficaz la acción sindical, y ha insistido en la independencia y la autonomía del sindicato en el planteamiento de sus normativas y sus propuestas.

Así, ha apostado por un sindicalismo feminista porque, según ella, no solo se trata de dar una mirada de género en la que destaquen las aportaciones y las dificultades de las mujeres en el sindicato porque en ellas están los orígenes de la lucha obrera: “Las organizaciones sindicales pueden y deben contar con las propuestas de las mujeres feministas”.

También ha tenido palabras de recuerdo para aquellos hombres y mujeres que perdieron su vida por el sindicalismo: “Hubo momentos en que ser sindicalista costaba sangre, sudor y lágrimas”.