Año nuevo, vida conocida

Francisco Fernández-Bravo
Francisco Fernández-Bravo

Francisco Fernández-Bravo

No, he de asegurarles que este portavoz no ha perdido la cabeza, conozco perfectamente la expresión de nuestro refranero popular “año nuevo, vida nueva”, pero desgraciadamente en Ciudad Real, hasta mayo, no lo pondremos en práctica. Me explico, nos encontramos bien iniciado el mas de Enero y no tenemos sobre la mesa ni tan siquiera un mísero borrador de presupuestos para este año 2019, con lo cual -agárrense bien fuerte- el Equipo de desgobierno pretende fustigarnos con la misma realidad que el año pasado, como si no hubiésemos tenido suficiente, ¡dos tazas!.

Parafraseando aquella maravillosa frase de   aquella tarde del 23 de febrero de 1981, que quedará en los anales como paradigma del constitucionalismo y la democracia, “los presupuestos ni están ni se les espera”. Zamora y su gente se han pasado por el arco del triunfo la exigencia impuesta por la Ley de Haciendas Locales que exige su aprobación inicial antes del 15 de octubre, casi tres meses después aún seguimos sin tan siquiera un borrador.

Y no es un tema menor, todas las inversiones, los servicios públicos y, en el fondo, el funcionamiento integral del Ayuntamiento se basa en el presupuesto. Si el año 2018, con presupuesto aprobado, fue desastroso, imagínense como podrá ser la gestión del PSOE hasta mayo del 2019 sin unos presupuestos “ad hoc”.

Ya se ha merendado el PSOE de la Sra. Zamora la tramitación de las tasas y precios públicos, prorrogando los del año 2018, demostrando lo que venimos denunciando, que Ciudad Real no avanza. Por mucho que el PSOE se afane en vendernos una situación irreal, lo cierto es que con sus actos demuestra todo lo contrario, una ciudad que no necesita modificación de ordenanzas fiscales ni un nuevo presupuesto es porque no avanza, la tienen anclada en el pasado.

Ya entrando al análisis político, este comportamiento transmite una sensación de debilidad y falta de ambición absoluta. La Alcaldesa y su Equipo de desgobierno debía haber demostrado fortaleza, valentía y convicción en su proyecto presentando sus respectivas propuestas de tasas y presupuestos, su negociación tendrá mayor o menor fortuna, pero los presenta, por responsabilidad, aunque se los pueda tumbar la oposición, pero al menos demostraría su valentía y convicción en el ejercicio de desgobierno en el que tiene sumido a Ciudad Real. Presentar sus propuestas y que se aprueben es mejor que demostrar la misma debilidad unido a una profunda cobardía reveladora de una falta de creencia en el propio proyecto.

A escasos meses de las elecciones

Y poco tiempo y opciones le restan, porque estoy totalmente convencido que el PSOE y Pilar Zamora no van a tener la desvergüenza de presentar el proyecto de presupuestos a escasos meses de las elecciones municipales, utilizando de forma torticera, partidista y electoralista una herramienta trascendental para la vida de los vecinos.

Malo es un Gobierno débil y falto de gallardía, peor es utilizar una Institución tan importante como es el Ayuntamiento de Ciudad Real como un arma electoral en beneficio propio. Espero mayor altura democrática en Pilar Zamora que del precarista que vive en la Moncloa, protagonista de la campaña política más cara de nuestra historia, aunque he de reconocerles que mientras escribía este artículo no he podido dejar de tararear el estribillo de la canción “Pedro Navaja” de Rubén Valdés, “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida,  ¡¡ay Dios!!!”… Vaya usted a saber…