Consternación en la Asamblea Local de IU Valdepeñas por el fallecimiento de Julio Anguita

Lanza Valdepeñas
Julio Anguita / Lanza

Julio Anguita / Lanza

Agradecen las muestras de cariño y pesar que han recibido de numerosos valdepeñeros y valdepeñeras, partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales de la localidad

Alberto Parrilla. coordinador local de IU Valdepeñas, ha expresado la consternación de la Asamblea Local de Izquierda Unida Valdepeñas por el fallecimiento de Julio Anguita.

Ha agradecido las muestras de cariño y pesar que han recibido de numerosos valdepeñeros y valdepeñeras, partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales de la localidad.

Parrilla destaca del ex líder de Izquierda Unida “su interés por situar el debate en el lugar adecuado, diciendo lo que los poderosos siempre tratan de evitar, clamando justicia contra las desigualdades existentes en nuestro país. Se nos va un referente político y ético, Julio Anguita, un hombre íntegro y coherente que dignificó la política”. “Para las nuevas generaciones nos deja su ejemplo de lucha y rebeldía ante el cinismo del poder y los cálculos estratégicos que tan comúnmente atraviesan los discursos políticos”.

Junto a estas palabras, han enviado el siguiente comunicado de IU:

Cartel de despedida a Julio Anguita en el balcón de la sede de IU Valdepeñas / Lanza

Cartel de despedida a Julio Anguita en el balcón de la sede de IU Valdepeñas / Lanza

Adiós Julio, adiós maestro: seguimos tu ejemplo de lucha

Ha muerto Julio Anguita. Ha muerto un referente sin parangón de la izquierda española; una persona coherente e íntegra; un maestro, un luchador. Para nosotros y nosotras se ha ido un compañero, un camarada.

Julio fue coordinador general de esta formación entre 1989 y 2000, además de secretario general del PCE. Buena parte del pueblo español le recuerda aún perfectamente en su primera etapa como alcalde de Córdoba y diputado en el Parlamento andaluz, y unos años después con su rotunda claridad desde el escaño o la tribuna del Congreso.

Como fundador que fue de Izquierda Unida, actuó como un firme defensor de la unidad de la izquierda transformadora, siempre en base a acuerdos programáticos para mejorar la vida de la clase trabajadora. Con esa misma firmeza y autoridad criticó la corrupción de las élites y todas aquellas actuaciones políticas que, como ya avisó, acabarían vaciando de democracia y soberanía a nuestro país.

Sufrió como pocas personas los ataques inmisericordes del poder. Su salud y su corazón se fueron resintiendo poco a poco hasta convertirse en la única razón posible que le pudo apartar de la primera línea, pero nunca de la Política, así con mayúsculas, como él la entendía.

Volvió por un tiempo a su trabajo de maestro y renunció con desprecio a todos los privilegios posibles, cuando ya se oían los ruidos de esas ‘puertas giratorias’ tan queridas ayer y hoy por muchos de los que le criticaron.

Julio demostró que se puede luchar contra el poder y salir éticamente indemne. Su coherencia y su integridad conforman una trayectoria ejemplar, la misma que desde hace tiempo supone un capital político incalculable, no solo en el día de hoy, sino también para el futuro.

Sus intervenciones públicas y los textos que elaboró tanto para esta organización como para tantas otras ocupan un lugar privilegiado en el acervo de la izquierda, y no solo para la de nuestro país. Su clarividencia a la hora de adelantarse a los tiempos y su capacidad pedagógica -desde el Tratado de Maastricht a la irrupción del 15M fue reconocida, aunque nunca por todos, como les pasa a los grandes, según se iban cumpliendo sus análisis.

El ‘gran discurso antisistema’ que dio junto a José Saramago o el mitin de la Fiesta del PCE en 1996, donde ya señalaba la ruptura del pacto constitucional por parte de las élites, están entre algunas de sus intervenciones más relevantes y seguirán siendo analizadas como parte de la historia de nuestro país.

Hoy, 16 de mayo, se va un gigante de la política. Un defensor de la clase trabajadora y de su necesaria unidad. Julio fue un hombre incorruptible que, en un sistema corrupto, hizo de los principios una de las armas más poderosas que puso al servicio de todas las personas.

 

Seguimos luchando, compañero, camarada Julio.

Que la tierra te sea leve,

Comisión Colegiada de Izquierda Unida