El mejor escaparate de nuestras fiestas

Miguel Ángel Ruiz Puertollano
Miguel Ángel Ruiz es el presidente de FEPU / Lanza

Miguel Ángel Ruiz es el presidente de FEPU / Lanza

Estas son las fiestas en las que venían los primos de Tarragona.En las fiestas de Septiembre, nuestras madres siempre han preparado las mejores galas para lucirlas el día de la Virgen. Un octavo día de septiembre que nos despertaban con gran estruendo de cohetes y que concluía con la traca y fuegos artificiales al final de la procesión como clausura a los días de jarana. Hoy día siguen siendo las fiestas de referencia para muchos oriundos de Puertollano, que vuelven a visitar a  familiares o amigos, con la excusa de la fiesta  de la Virgen.

Las fiestas deSeptiembre, más allá de las casetas representan una exaltación desbordada de espiritualidad, en las que el fervor de todo un pueblo se concentra en la procesión de nuestra Patrona, la Virgen de Gracia.    Miles de personas que se confiesan no practicantes, el día 8 no faltarán a una cita íntima, llena de sentimientos, como mandan los cánones de la tradición emanada de nuestros mayores como respuesta de dignidad y orgullo por ser hijos de la ciudad.

En Puertollano siempre tuvimos el debate de, si las fiestas patronales debieran tener mayor notoriedad lúdica o si las de mayo debieran ceder parte de presupuesto a las de septiembre. Aunque últimamente a nadie se le escapa, que el protagonismo concedido a las fiestas patronales más allá de sentimientos personales o religiosos obedece obligatoriamente a una cuestión de falta de presupuesto municipal en la partida correspondiente para llenar de contenido los días festivos con actuaciones, actividades o conciertos musicales. Un debate que se repite año tras año,justificado, entre otras cosas, por aquello de que al final del verano, al contrario  que,al principio de mayo,  es mayor  el número de  visitantes que recibe la ciudad. Un asunto peliagudo que debieran replantearse de manera consensuada nuestros munícipes.  Bien es cierto, que no es un asunto capital, pero, al margen de populismosla fiesta  forma parte de la identidadde un pueblo, y como manifestación cultural también debiera ser tenida en cuenta. De hecho, hubo un Alcalde hace algunos años que llegó a sugerir la unificación de las fiestas de mayo y septiembre en una fecha intermedia. Por desgracia no prosperó la bien intencionada propuesta abierta a cuantas sugerencias la hubieran podido enriquecer.

Así pues, nos encontramos un año más ante las fiestas de nuestra Patrona. Vengan o no los primos de Tarragona o de cualquier otro punto donde hayan emigrado, bueno será, que nos dispongamos a recibirles con nuestras mejores galas, que de bien nacidos será si son adquiridas en los comercios de nuestra ciudad. Como igualmente recomendable será  que les paseemos e invitemos a degustar nuestras tradicionales tapas en los bares de nuestro pueblo y que las sobremesas las hagamos  en los restaurantes de aquí tras disfrutar del momento fraternal de la comida. En definitiva disfrutemos de nuestro pueblo, de nuestra fiesta y honremos a la Madre con la más afable predisposición para convivir estos días con alegría.

Que todos juntos gritemos una vez más: ¡Viva La Virgen de Gracia!