Gregorio Prieto y sus Libros en el Museo de la Fundación

Enrique Pedrero Muñoz Valdepeñas
Gregorio Prieto y sus Libros

Gregorio Prieto y sus Libros

Del 16 de junio al 31 de diciembre de 2018 se puede admirar en el Museo de la Fundación Gregorio Prieto, de Valdepeñas, una interesante exposición sobre las numerosas ilustraciones que Gregorio Prieto realizara para libros, dentro de su activa y dilatada vida. Su interés por este tipo de dibujo surgió en sus primeros años, donde ya trabajaba las naturalezas muertas o bodegones, independientemente de los retratos que realizara sobre poetas, artistas, intelectuales, etc.

 

VIDA SOCIAL Y ARTÍSTICA

Desde muy pequeño copiaba pinturas a escondidas de su padre reproducidas en la revista literaria  Blanco y Negro, fundada en 1891, en la que más tarde, en 1912, era la única revista que imprimía ya en color en España. Contaba por aquellas fechas el joven Gregorio con 15 años.

Pero sobre todo en la década de los años veinte es cuando comienza como colaborador dibujante, interviniendo en numerosas ediciones, con retratos de artistas, poetas, intelectuales y escritores de la vanguardia del momento, en revistas como Alfar, la Gaceta Literaria, La Esfera, Litoral o Verso y Prosa.

Su formación abierta a la cultura le hace conocer en estos años a varios intelectuales, de la Generación del 27, entre ellos, a Rafael Alberti, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez o Luis Cernuda.

La ilustración sobre poesía le surge en 1924 con el retrato de Enrique Diez Canedo, posando con libros, para una crónica del crítico y esteta José Francés en la revista la “Esfera”.

Más tarde lo haría en 1930 sobre varios libros del gran poeta valdepeñero Juan Alcaide Sánchez. El primero para el diseño de la portada del libro “Colmena y pozo” en 1930;  el segundo para la cubierta de “La noria del agua muerta” en 1936; o los dibujos que incluiría en los ejemplares “La Trilogía del vino” en 1948; “La octava palabra” en 1953;  o  “Juan Alcaide en su verso” en 1973.

Ilustraciones de Gregorio Prieto

Ilustraciones de Gregorio Prieto

ESTANCIA EN OTROS PAÍSES

En 1925 le es concedida una beca para ampliar estudios en Francia y Bélgica. En París conecta con la intelectualidad parisina entrando en contacto con el Cubismo, que aún está en boga en esos momentos, y el Surrealismo con el primer manifiesto en Francia por André Bretón y otros en 1924. También conocerá a Paul Valery, Jean Cocteau, Manuel Altolaguirre, Francisco Bores, Vicente Aleixandre y otros.

Reanuda su actividad ilustrativa. Así en noviembre de 1925 se publica a Enrique Diez Canedo en la revista Alfar, dos años más tarde, en mayo de 1927, en La Gaceta Literaria con otros dibujos de Albert Thibaudet; en agosto de Guillermo de Torre; en noviembre 1931 en la misma revista sobre Daniel Vázquez Díaz, entre otros.

Entre 1928 a 1936 y su estancia en Italia, Grecia y Egipto, pinta numerosos cuadros en Roma y gran parte de Grecia, sobre todo, del mundo clásico. En 1930 conoce al pintor Eduardo Chicharro Briones, que también es pensionado en Roma. Allí realizan fotomontajes, donde siempre el protagonista es Gregorio Prieto, que es fotografiado en varias poses y formas. Posteriormente, estos trabajos serán presentados al público como movimiento postista.

Tras su marcha a Inglaterra en 1937, estancia que duró 10 años, Gregorio  realizó numerosos dibujos para ilustrar varios ejemplares, aunque antes de su llegada se editara con poemas de Ramón Pérez de Ayala “Los Jardines Ingleses” en 1936 y ya durante su estancia en el Reino Unido “Estudiantes de Oxford y Cambridge” en 1938;  “Poems” los dibujos de Prieto para el libro de Federico García Lorca en 1939, con retrato del granadino realizado en 1936; “Los Sonetos de Shakespeare” en 1943 y otros ejemplares en 1948; también Selected Poems del crítico y esteta  con el título “Baudelaire“  publicado en 1946, etc. También ejecutó diversos retratos de personalidades de la vida artística y pública londinense como Greta Garbo, Bette Davis o el primer ministro Winston Churchill en 1942.

Aunque Prieto estaba ubicado en Inglaterra por esas fechas, no fue completamente olvidado en España. Fruto de ello fue su inclusión en el primer manifiesto de la revista Postismo, con el título “España lanza el Postismo” en enero de 1945, donde se manifiesta como “Movimiento Estético-Literario de Vanguardia”, apareciendo la imagen de Gregorio Prieto en la portada, de alguna forma extravagante o surrealista, con una tira de aproximadamente 1 cm. de diámetro envuelta la cabeza, entre otros elementos como estampas, más o menos discordantes, como novedad o impacto.

Más tarde, en febrero de 1946, Ángel Crespo comenzó a publicar en diversas páginas del Diario Lanza de Ciudad Real el primer Manifiesto titulado “Alcaide y el postismo”, donde estaban involucrados Carlos Edmundo de Ory, Eduardo Chicharro, Ángel Crespo, Ramírez de Lucas, Gregorio Prieto y Juan Alcaide, también simpatizante del nuevo “ismo” y colaborador del mismo en su revista Balbuena.

Del Postismo se puede afirmar que fue un movimiento más bien poético, ya que en el arte no tuvo tanta repercusión, como otros movimientos internacionales. Fue como una vuelta a reivindicar el surrealismo, que podríamos definir en algunos momentos dentro de su trayectoria.

Portada del Postismo

Portada del Postismo

VUELTA A ESPAÑA

De nuevo en la piel de toro en diciembre de 1947, recibe una satisfacción enorme,  ya que en 1948  le publican un libro de dibujos titulado “Poesía en Línea” dentro de la colección Adonais, que representaba su amigo Juan Luis Cano, poeta y editor. Dicho ejemplar estudiaba las relaciones de Gregorio Prieto como conocido “Pintor de la Generación del 27”, con los escritores españoles más importantes de los años cincuenta y también como pintor poeta. Así mismo, también se analiza la influencia de la poesía de esa misma época y en especial del Postismo en sus dibujos. El género quizá más representativo del Prieto de estos años sería dibujo-poesía- la  Generación del 27 y el Postismo, según fechas de surgimiento.

En 1948 le nombran Hijo Predilecto en Valdepeñas y le ofrecen la construcción  de un Molino-Museo en la misma ciudad, llevado a cabo como el molino de viento más grande del mundo, regalado por un gran número de albañiles y carpinteros molineros al inmortal dibujante y pintor valdepeñero. En principio tuvo como misión albergar una colección de las obras que Gregorio Prieto que ejecutó sobre la molinería. Como decía Gregorio, “pretendo que mi molino sea madre y símbolo de todos los demás“.

Posteriormente, interviene en la revista Ínsula, revista de letras y ciencias humanas creada en 1946 y Clavileño, revista cultural creada en 1950, esta última de corta duración, ya que el último ejemplar se editó en 1957.

En la década de los años sesenta, setenta y ochenta, los dibujos de Prieto sirvieron para ilustrar a diversos poetas, literatos, pintores, escultores, etc. Toda esta dedicación a la ilustración se fue multiplicando hasta llegar a la publicación de más de 100 libros, catálogos etc., independientemente de los fotomontajes dan cuenta de su interés por esta dedicación, aunque el artista afirmara  numerosas veces: “yo no soy ilustrador de libros”, sólo utilizo mis dibujos.

Mencionaremos los más importantes, aunque todos ellos tienen un fin común, los extraordinarios dibujos y pinturas de Gregorio Prieto, con su impronta personal e intransferible, por medio de la línea perfecta en el diseño de ellos. Citamos a continuación: Seis dibujos para el libro “Mundo a solas” de Vicente Aleixandre en 1950. Entre ellos estarían los Libros de Viaje  “Por tierras de Isabel La Católica” en 1951;” El Zaratán de Juan Ramón Jiménez en 1953; “Cartas a mí mismo”  de Ramón Gómez de la Serna en 1956; el de Miguel de Cervantes Saavedra “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, ilustrado por Gregorio Prieto en 1969-70 y otras reediciones posteriores o “El Paraíso Perdido de Milton” en 1972 con prólogo de Vicente Aleixandre; “20  Poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda” en 1979; La colección “Entretén, el Postismo o la publicación de  “Cernuda en Línea” en 1981, por citar algunos.

 

Ilustración de Gregorio Prieto

Ilustración de Gregorio Prieto

BREVE BIOGRAFÍA

Gregorio Prieto Muñoz (Valdepeñas, 1897-1992). Nacido de una familia modestamente acomodada. Con 8 años de edad, en 1905, su familia se traslada a Madrid y abren al público un taller de ebanistería. Comienza una vocación temprana por el dibujo y la pintura.

Inicia sus estudios de ingeniería en la Escuela Industrial de Madrid, tomando preferencia por el dibujo lineal y los proyectos. A la vista de su inclinación artística, se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, bajo la tutela del profesor D. Marceliano Santamaría Sedano 1866-1952 y realiza prácticas en el Museo de Reproducciones Artísticas del Casón del Buen Retiro, donde siente predilección por las estatuas griegas, a las que copiaba abundantemente. Ya con su inclinación totalmente decidida, pasa a estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid donde, a través de diversas exposiciones de alumnos, obtiene una beca para estudiar en la Residencia de Paisajistas del Paular (Madrid), que le es concedida por el director de Bellas Artes D. Mariano Benlliure y Gil, 1862-1947.

A partir de 1917 comienza con una completa actividad expositiva, realizando su primera exposición individual en el Ateneo de Madrid, Bilbao y otras exposiciones colectivas y consigue ser pensionado por la Diputación Provincial de Ciudad Real.

Obtiene algunas medallas en las Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid.

Conoce a varios intelectuales, entre ellos, a Rafael Alberti, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez y Luis Cernuda.

En 1925 le es concedida una beca  de tres años para ampliar estudios en Francia Bélgica, e Inglaterra.

Vuelve a España y consigue una beca de estudios para La Academia de Bellas Artes de Roma, donde coincidirá con Eduardo Chicharro y se relaciona con los representantes de la pintura metafísica en Italia con F. De Pisis, F. T.  Marinetti, C. Carra, G. De Chirico, Alberto Moravia, etc.

Pasa de Roma a Atenas permaneciendo en ambas ciudades cuatro años, desarrollando una de sus épocas más fecundas. Regresa temporalmente a España y es ampliada su beca por dos años más, para viajar por Europa y Egipto, complementando su estancia con exposiciones en las principales capitales. Marcha a Gran Bretaña en 1937, y lo que se trataba de un simple viaje, se prolonga hasta 10 años. Allí convive con el poeta Luis Cernuda,

Se instala definitivamente en Madrid en 1948 y entre los años 1959-1967, inicia una febril actividad expositiva, principalmente en España, confeccionando una gran cantidad de libros de dibujos de ciudades españolas.

En 1968 se constituye la Fundación Gregorio Prieto con fondos artísticos del pintor y un conjunto de obras de otros pintores, literatos y poetas, quedando totalmente realizada esta Institución en 1982. Ese mismo año se inaugura en Valdepeñas el Museo de los Molinos del Mundo, justo enfrente de su molino, albergando numerosas obras donadas por el pintor y otros artistas valdepeñeros y recibe la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

En 1987 se inaugura la primera fase del futuro Museo de la Fundación Gregorio Prieto en Valdepeñas. Le es concedida también la Medalla de Oro de la Ciudad de Valdepeñas y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que organiza una exposición itinerante antológica de sus obras, que se exhibirá por todas las provincias castellano-manchegas.

Un año después, en 1988 sufre una caída con pronóstico de rotura de cadera que, dada la alta edad del pintor, le lleva a permanecer en una silla de ruedas hasta sus últimos días, viviendo en una residencia de ancianos en Valdepeñas.

En 1990 es definitivamente inaugurado oficialmente el Museo de la Fundación Gregorio por su Majestad el Rey de España D. Juan Carlos I, recibiendo a la vez la Medalla de Oro de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que le había sido anteriormente otorgada. También este año es nombrado Académico Honorario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Dicha actividad se prolonga hasta la década de los años ochenta, que se paraliza como consecuencia de aquel accidente que le deja inmovilizado en una silla de ruedas y también por su avanzada edad.

En 1992 fallece a los 95 años de edad, en la Residencia de Ancianos de Valdepeñas, dejando una huella imborrable, como pintor-poeta de La Mancha, pero también como uno de los mejores dibujantes y pintores que ha tenido España.

 

Datos de Exposición:

Museo de la Fundación Gregorio Prieto

C/ Pintor Mendoza, 57

Valdepeñas 13300 (C. Real)

Exposición: “Gregorio Prieto y sus libros”

Del 16 de junio al 31 de diciembre de 2018

Horario: de martes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de  18.00 a 21.00 horas

Domingo de 11.00 a 14.00 horas.

 

Enrique Pedrero Muñoz

Miembro de la Asociación Madrileña y Española de Críticos de Arte, AMCA y AECA