La esperanza de Europa

Julio García-Casarrubios Sainz
Parlamento Europeo

Parlamento Europeo

Hay un clamor de esperanza por toda Europa, surgido a partir del éxito de Pedro Sánchez en las elecciones del pasado 28 de abril. Hace ya tiempo que Europa se está dando cuenta de la deriva política en la que se ha sumergido por méritos propios.

Va a costar mucho trabajo, mucha decisión política, volver a la Europa que sus fundadores concibieron. La Europa de los Pueblos; la Europa de la solidaridad y la cohesión; la Europa pionera en el bienestar social.

Todo el mundo lo sabe, nadie lo pone en duda: Europa había pasado muchas penas, muchos enfrentamientos, muchos nacionalismos absurdos y excluyentes, hasta que la Segunda Guerra Mundial nos hizo recapacitar y cambiar el rumbo. Con un espíritu socialdemócrata, un grupo de líderes diseñaron una Europa con valores de inclusión y solidaridad. Europa entró en una de las etapas mejores de su historia. Pero, pronto cambió el rumbo. El neoliberalismo y neoconservadurismo volvió a extenderse provocando crisis y desigualdades galopantes. Y cuando el malestar se apodera de la ciudadanía surgen corrientes populistas que impiden avanzar.

Cuando existe malestar

Echarle la culpa a la ultraderecha que se extiende por Europa y España no conduce a nada. Los movimientos populistas surgen cuando existe malestar. Aparecen todos los síntomas de la involución, de la desigualdad. La lucha contra estos movimientos emergentes hay que llevarla a cabo volviendo a las políticas de solidaridad y cohesión, al diálogo y la convivencia, a clases medias y trabajadoras fuertes.

Es el mensaje con el que Pedro Sánchez, ha llegado, de momento, a donde está. Es por eso que en Europa empiezan a poner su punto de mira en España. La socialdemocracia europea confía en la española. Tenemos una oportunidad única. Oportunidad que hay que consolidar con el empuje y contribución de todos.

Hay que hacer ver a los españoles que está en nuestras manos influir para que volvamos a ser la Europa de los Pueblos, y no la Europa de los separatismos, de las banderas patriotas y excluyentes, y de los discursos trasnochados. España, se ha convertido en la esperanza de la socialdemocracia europea. España puede liderar, una vez más, la Europa que todos necesitamos: “Una Europa fuerte, socialmente”.

 

http://juliocasarrubios.blogspot.com